Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Medicina y humanismo

FÉLIX VILLALBA FÉLIX VILLALBA
09/08/2018

 

LA SALUD es una de nuestras grandes preocupaciones, sobre todo cuando falta, por lo que la gestión de la sanidad pública es uno de los asuntos que más interés despierta en la ciudadanía. Los españoles decidimos que una materia tan importante debía ser fundamentalmente pública con un modelo en el que debe primar la calidad asistencial. Se trata de un acierto visto el resultado, pues cualquier ciudadano puede acceder a tratamientos que en otros lugares del planeta están reservados a quienes tienen un alto poder adquisitivo o un seguro privado que responde en función del precio abonado. Los niveles que ha alcanzado la sanidad pública española son muy altos y Castilla y León es un buen ejemplo, aunque también es normal que en una cuestión tan importante para la sociedad nunca se pueda estar satisfecho del todo. Es para estar orgullosos, lo que no significa que no haya muchos peligros que pueden afectar a la evolución de un servicio que es muy caro y que se puede resentir si deja de ser alimentado adecuadamente, algo que ha sido un foco de atención durante la crisis económica. Pero también en la crisis se ha evidenciado, al menos para quien suscribe, un factor de confianza, la profesionalidad de quienes llevan bata blanca en los centros sanitarios. Por supuesto, con las excepciones que ustedes quieran, como en cualquier gremio. Viene esto a cuento porque el proyecto piloto de las consultas no presenciales en atención primaria ha generado algunos recelos dentro y fuera de la Comunidad. Regular el uso de una tecnología no precisamente nueva como el teléfono no parece mala idea. Cuántas veces hubiera deseado solucionar mediante una llamada una duda con mi médico, del que no dudo que me hubiera dicho ‘vente para acá’ si creyera que tenía que verme la cara y mirarme a los ojos, no ya auscultarme. Entiendo a la presidenta de la Asociación Defensor del Paciente, Carmen Flores, que perdió un hijo al parecer por una negligencia médica cuando desconfía de esas consultas no presenciales, y también es bueno que haya gentes que estén siempre alerta, pero en este caso, la clave está en los médicos, en los de cabecera que se decía antes. Ellos son los garantes de que el uso de las consultas telefónicas sea adecuado y limitado solo a lo que puede solucionarse por ese medio. Los médicos, afortunadamente y a pesar de la increíble evolución tecnológica, siguen siendo ante todo humanistas y si esto no lo ha cambiado la medicina nuclear no creo que lo haga un teléfono.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria