Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Los índices negativos obligan a tomar decisiones

EDITORIAL
15/12/2019

 

DESPOBLACIÓN, SANGRÍA POBLACIONAL o, como se da por llamar ahora, España vaciada. Se denomine como se denomine, los diferentes índices, todos ellos negativos, vienen a demostrar el gran problema al que se enfrenta Castilla y León. El último, el que tiene que ver con el saldo vegetativo, viene a demostrar que la demografía autonómica lleva treinta años consecutivos en números rojos. En 1998 se registró el primer saldo vegetativo negativo de una serie estadística que se remonta a 1975. Y, lo peor, es que se trata casi ya de un mal endémico de esta tierra.

Y es que no sólo Castilla y León se coloca a la cabeza del país, sólo superada por Galicia, con el peor saldo vegetativo, sino que la práctica totalida de los ayuntamientos de la Comunidad no cuentan con números rojos en este balance. De hecho, sólo en una mínima parte de los municipios de los nacimientos superan a fallecimientos. Es decir, en casi ocho de cada diez localidades hubo más despedidas que bienvenidas. Los que registraron incremento demográfico son, en su mayoría, núcleos próximos a las ciudades, receptores de la fuga que registran sin excepción las nueve capitales de provincia. El perfil es el de zonas residenciales del alfoz cuyos vecinos comenzaron a mudarse al albur de la burbuja inmobiliaria que hizo prohibitiva la vivienda en el centro histórico de las ciudades.

En este caso resalta el vallisoletano de Arroyo de la Encomienda, que viene durante años acaparando habitantes de la capital vallisoletana. Los números no engañan y Arroyo es la localidad con el mayor crecimiento vegetativo de Castilla y León. Una cifra positiva que se suma a otras viene añadiendo, como el que es de los pocos municipios que gana habitantes en el padrón municipal, tanto que todo apunta, que en el próximo superará la simbólica cifra de los 20.000 habitantes. Y todo con familias jóvenes con hijos. Existen otros casos similares al de Arroyo, como es el de Carbajosa de la Sagrada, uno de los municipios salmantinos beneficiados por la fuerza centrífuga que la capital charra.

Estos son los datos positivos, pero por desgracia para Castilla y León son una pírrica excepción en el conjunto de la Comunidad. El resto es un solar en lo que a población se refiere. A la segunda peor posición de la Comunidad en el conjunto del país hay que sumarle el hecho de la decadencia, en lo que a habitantes se refiere, en la que se encuentran la mayor parte de pueblos de este territorio.

Estos índices negativos obligan a actuar y a hacerlo ya, sin solución de continuidad. Es hora de dejarse de estudios y comenzar a tomar las decisiones que vengan a frenar, primero, y revertir, después, esta grave sangría. Algo que se sólo se conseguirá mediante el consenso de todos.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria