Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Benditos gusanos

 

ESTE texto que va a continuación es un bello relato de amor, de luz y de vida enmarcado en la noche. Escondite certero del amor a las cosas. Nido de luna y nostalgia. Léase con nocturnidad y déjate llevar por la imaginación. Puedes poner la voz del pozano y burgalés Félix Rodríguez de la Fuente, el eterno ausente en la educación de las nuevas generaciones en esta región. Mejor aún, cuando termines el texto de ahí abajo, apenas unos renglones, busca en tu memoria la voz de tu abuelo, cuando de niña te explicó por primera vez qué eran aquellas lucecitas que tintineaban en las noches mágicas del pueblo.

Todas lo eran hasta las que venían sin luna. Y no me negaréis que cuando en los conciertos de rock y cerveza se encendían los mecheros en una orgia final de ritmo y danza (ahora lo hacemos a la luz del móvil) siempre te venían a la memoria otras redes inalámbricas llenas de magia de luz y de vida que nos regalaba la naturaleza en la noche del pueblo.

La característica más distintiva de los lampíridos es su cortejo nocturno, diálogo complicado entre los machos y las hembras. Ellos patrullan en busca de pareja con un vuelo característico mientras emiten secuencias de destellos de luz.

Las hembras pueden responder con destellos específicos y, así, el apareamiento ocurre. En las noches cálidas, es posible ver a las hembras iluminarse para atraer a los machos que sobrevuelan. Si se sienten amenazadas, desactivan la luz. Dice Wikipedia que generan luz en intervalos de seis a ocho segundos, que se produce por un proceso de oxidación de la luciferina en presencia de la enzima luciferasa, que ocurre muy rápidamente. Un proceso que se llama bioluminiscencia por el que se emite una luz brillante con poca elevación de la temperatura…

Benditos gusanos de luz. Añoradas luciérnagas que nos habéis abandonado matando los sueños de la niñez. Cuántos niños y niñas hoy no experimentan la fascinante experiencia de tener en su mano un “gusiluz” sin pilas. Una lámpara de ilusión. Fuegos artificiales en silencio. Es triste que no se pueda repetir el relato aquel de «mirad, mirad se han caído las estrellas del cielo y están desperdigadas por los campos y colgadas de la ramas de los árboles». Bendita bioluminiscencia. Siempre es mejor escribir sobre las luciérnagas que sobre mortecinas luces de la política rural de una tierra donde se apaga poco a poco la luz del pueblo.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria