Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Trigo panificable ecológico, una demanda al alza

El Grupo Operativo Trigopaneco orienta su proyecto a la producción de trigos con buena calidad de panificación en producción ecológica, en secanos frescos

M.C.
30/07/2018

 

En Castilla y León se produce trigo panificable ecológico, aunque no es suficiente ni siempre de calidad. La demanda de este tipo de producciones es «cada vez mayor», como explica Roberto Ruiz de Arcaute, del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Neiker), especialmente si tenemos en cuenta que España cubre su demanda con producto de terceros países, a un precio «que es competitivo», siempre que se hagan «bien» las cosas. De forma general, el sector pone de manifiesto que «hay margen de mejora para la calidad y para los precios». Dos aspectos esenciales para el agricultor.

El Instituto Neiker promueve, en estos momentos, el Grupo Operativo recientemente constituido con el reto de incrementar la calidad del trigo panadero en cultivo ecológico. Un proyecto supraautonómico, en el que participan todos los agentes de la cadena de valor, y del que forma parte Castilla y León. Hay ocho socios principales ( Neiker, Itacyl, Irta, Intia, Molinos del Duero, Grupo AN, y Cereales de Aragón y Cataluña), además de otros colaboradores donde se incluye la sociedad cooperativa Arae, con sede en Zamora, y el Centro Tecnológico de Cereales de Castilla y León, entre otros.

El proyecto innovador, que se encuentra en una primera fase, pretende desarrollar un protocolo de gestión del cultivo que permita «incrementar la calidad». Un reto ambicioso en el que entran en juego distintos parámetros, como el contenido en proteínas, la fuerza o el equilibrio. Se busca un trigo que sea harinero y que se trabaje bien en el amasado y en la elaboración de pan. Puede ser importante, en este caso, estudiar el grano ya transformado y dar un paso más respecto a los análisis realizados como alveogramas. Todos estos parámetros, en cualquier caso, deben definirse aún, según Ruiz de Arcaute, antes de arrancar el trabajo en campo.

Un tema que se está analizando en las diferentes reuniones del Grupo y que ayudará a definir el Plan de Trabajo definitivo que se llevará a cabo a partir de la próxima campaña 2019-2020. Aspectos como todos aquellos que tienen que ver con la fertilización, teniendo en cuenta que hay una limitación en la aportación de materias orgánicas, o las distintas variedades. Se ha demostrado, según el promotor del proyecto, que incluso con variedades de reputada calidad «nos encontramos con calidades buenas o malas».

Hay que tener en cuenta las condiciones climatológicas, la ubicación y el manejo. Existen, por ejemplo, variedades locales que «no siempre dan buena calidad», por eso, a través de este proyecto se quiere saber si esas variedades responden a lo que se pretende hacer, a través de un itinerario técnico participativo. Con ese fin, el Grupo Operativo ha reunido a centros de investigación, productores ecológicos, harineras y panaderos certificados para trabajar expresamente en la gestión ecológica.

Aunque la idea es que las pruebas en campo se desarrollen a partir del año que viene, los socios y colaboradores se han planteado un ‘año cero’ con financiación propia, para «no desaprovechar la campaña». La idea es multiplicar semilla, determinar la rotación de cultivos, algo que es clave para el resultado final, recoger muestras, y poner en común la situación de los trigos ecológicos en todas las comunidades, ya que en muchas de ellas, como en Castilla y León, «hay poca información».

Desde el Instituto Vasco confirman el «interés» de la industria y la demanda creciente de pan de producción ecológica. Los investigadores creen que es fundamental trabajar con una fuente de trigo de calidad cercana para evitar que las harineras traigan producto de otras comunidades al no encontrar las especificidades que requieren para sus elaboraciones. La demanda ha aumentado «considerablemente», según señalan desde Neiker.

El proyecto parte de ese «margen de mejora» que el Grupo quiere «explorar». Por eso, se van a desarrollar pruebas en campo con siembras de otoño e invierno. Las primeras parece que ofrecen peores resultados de calidad en general, según los investigadores, aunque eso es algo que se deberá estudiar en el desarrollo de esta iniciativa.

Desde la cooperativa ecológica Arae, su gerente, Arturo Martín, valora positivamente la creación de este grupo supraautonómico que tiene al pan de calidad como el producto final. La sociedad gestiona unas 4.000 hectáreas de distintos cultivos, de los que unas 200 son de trigo panificable para harinas. Este responsable confirma la «variabilidad» en las producciones, según el suelo o el manejo del agricultor, con una horquilla que puede ir desde los 1.500 a los 3000 kilos, entre unos y otros.

Para Martín las rotaciones son un hecho «esencial» de cara a los resultados finales. Respecto al precio, desde la cooperativa zamorana confirman la rentabilidad de estas producciones, que pueden suponer unos 40-60 euros de diferencia respecto a un trigo ecológico sin alta calidad, mucho más si lo comparamos con el convencional. Arae pondrá a disposición del proyecto fincas para determinados ensayos dentro del grupo. El proyecto, pendiente de una segunda fase, se enmarca en el Plan Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria