Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El tomate se resiste a despegar

La meteorología augura mejores producciones, aunque la Junta no dispondrá de las estimaciones de superficie hasta después del cierre de solicitudes de la PAC / La última campaña se cerró con 4.976 toneladas

DIEGO SANTAMARÍA
15/05/2018

 

Pese a los esfuerzos de algunos productores que durante los últimos años han logrado hacerse un hueco en el sector, el cultivo de tomate se resiste a despegar en Castilla y León. De hecho, la campaña del año pasado supuso un notable retroceso tras la pérdida de 6.464 hectáreas respecto al ejercicio anterior. Aún con todo, el rendimiento de las 117 hectáreas de superficie tomatera arrojaron un rendimiento, para nada desdeñable, de 4.976 toneladas.

La producción regional se enmarca principalmente en el tomate de verano, que acaparó cerca del 97% de la superficie durante la última campaña. Dentro de este apartado, Segovia (26 hectáreas), León y Salamanca (25) encabezaron la apuesta por un cultivo que, salvo casos aislados, sobrevive en huertos particulares y pequeños invernaderos. Sea como fuere, las tres provincias concentraron más de 3.000 toneladas, casi un tercio de la cosecha total (4.822), que contaron con aportaciones de toda la región salvo Soria. Burgos, por su parte, se situó a la cola del ranking autonómico con una hectárea y unas producciones de 50 toneladas.

Mucho más testimonial resulta el cultivo de tomates de invierno. Tan solo Ávila y Salamanca, con una y tres hectáreas, respectivamente, lograron sacar adelante sendas cosechas de 40 y 114 toneladas entre octubre y diciembre. Resulta lógico que esta modalidad apenas se desarrolle en la Comunidad, ya que la planta «se ve afectada por temperaturas inferiores a 0 grados» al requerir una «climatología cálida» no exenta de una «determinada alternancia de temperaturas», subrayan fuentes de la Junta de Castilla y León. Así pues, se antoja necesario disponer de un invernadero. El problema, aparte de la inversión en sí, es que el proceso se alarga mucho más que en el sur peninsular. Por lo tanto, los agricultores no compiten en igualdad de condiciones y prefieren centrarse en cultivos mucho más rentables y afines a la meteorología castellana.

¿Qué nos depara esta campaña? De entrada, se espera una mejor producción porque el calendario, en principio, no se verá condicionado por la sequía extrema del año pasado. No en vano, la Consejería de Agricultura y Ganadería confía en recoger a finales de mes las primeras estimaciones de superficie. En este sentido, fuentes del Gobierno regional consultadas por este suplemento apuntan al «cierre de solicitudes de la Política Agraria Comunitaria (PAC)» como un factor clave a la hora de destinar más o menos hectáreas durante el presente ejercicio.

«BONITO» PERO «COMPLICADO»

Hace unos años, un grupo de emprendedores afincados en Miranda de Ebro (Burgos) trató de exportar el producto más valorado de la huerta local a través del grupo Co-marca Mirandesa. Para ello, sus socios impulsaron Tomartesano, la empresa con la que pretendían gestionar la distribución por la región y el norte peninsular sin perder de vista el resto del mercado nacional.

«Lo intentamos» recuerda Koldo Madariaga, uno de los promotores de un «proyecto tan bonito como complicado» que acabó desapareciendo porque «no nos iba bien». Lo que nunca faltó fue ilusión y fe en su propuesta. De hecho, la compañía se planteó en 2013 la consolidación de una marca de garantía para regular la comercialización de sus variedades autóctonas, a caballo entre la Ribera del Ebro y los Montes Obarenes. Tan solo un año después, los hortelanos asociados obtuvieron una cosecha histórica que rondó las 25 toneladas.

El tomate mirandés mantiene su tirón de puertas hacia dentro gracias a los pequeños productores locales. A Madariaga le resulta «muy triste» que en la actualidad «nadie» apueste por este cultivo «a nivel profesional» en la comarca. La «falta de iniciativa» impide el despegue de una hortaliza muy presente en los mercados de la ciudad. Por desgracia, su escasa rentabilidad y la dura competencia de los agricultores sureños dificulta el desarrollo de este tipo de iniciativas en la provincia de Burgos, que tan solo cuenta con un profesional que apuesta por el tomate a gran escala en Huérmeces.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria