Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El tiempo primaveral despejará la «incógnita» de la espinaca

El «exceso» de agua es muy «perjudicial» para este cultivo «complicado» / La lluvias provocaron «enfermedades de hongos» en la campaña pasada, «una de las más difíciles» para los agricultores

E. ORTIZ
11/03/2019

 

Febrero se despidió de Castilla y León con la siembra de la espinaca de industria, que este año se hizo un poco de rogar. La verdura que aportaba una fuerza sobrehumana a Popeye es «siempre una incógnita» para la Comunidad. «Es un cultivo complicado», asegura el propietario de Agroturrado, la empresa que realiza la gestión agraria del Grupo Virto, que posteriormente comercializa este producto.

Quizá por el mal sabor de boca que dejó la campaña anterior o porque aún es pronto para aventurarse, David Turrado tiene un presagio halagüeño y la esperanza de conseguir una buena temporada. «De momento no hay ningún argumento para pensar lo contrario, a ver cómo viene la primavera», comenta con cautela.

Y es que es esta estación, que arranca a finales de marzo, la que determina el desarrollo de la espinaca, influyendo en su calidad en el caso de ser muy lluviosa. «El exceso de agua es muy perjudicial», asegura sin restar importancia al problema de la «escasez» que repercute en los riegos. Considera que las temperaturas anómalas de las pasadas semanas «no tienen por qué afectar en nada» puesto que aun no había dado comienzo la siembra.

Agroturrado continúa su «línea ascendente» con un planteamiento inicial que supera al de 2018, al contemplar unas 850 hectáreas en la región. Sus cultivos de espinacas están presentes en Valladolid, Zamora, Segovia y Ávila.

Dos meses, de media, necesita estar en el campo este vegetal. Las primeras siembras alcanzarán las 75 jornadas al «pillar días más cortos con menos luz y temperaturas más frías», mientras que aquellas que se efectúen en abril tendrán suficiente con unas 55.

DIFICULTAD

Si Agroturrado hiciese un balance de sus 16 años de andadura, la campaña pasada ocuparía el podio de la dificultad. «Fue muy pero muy difícil, de las más difíciles», sentencia su propietario tras recordar las copiosas lluvias primaverales que hicieron mella en la calidad, «incluso en el caso de al segunda siembra», la que se hace en agosto con recolecciones en octubre y noviembre. «Afectaron muchísimo con una gran cantidad de enfermedades de hongos, más de lo normal», apunta para después añadir que la primera tanda «no se sembró en condiciones» a causa del exceso de agua.

La espinaca es un «cultivo muy minoritario» en la Comunidad. «Hablar de 850 hectáreas en Castilla y León, con la cantidad que hay para el regadío, es muy insignificante», asegura Turrado, quien la compara con la judía verde de industria. «Son muy puntuales y, además, dependen siempre de una fábrica que los procesa», matiza. En el caso de esta empresa familiar, la verdura viaja hasta Badajoz, donde el Grupo Virto se encarga del resto del proceso y la comercializa a grandes superficies, como es el caso de Mercadona, así como al mercado internacional.

El mismo balance de la trayectoria de Agroturrado devuelve que la espinaca es también un «cultivo al alza» porque, como recuerda su responsable, empezó con medio centenar de hectáreas en toda la región y todos los años se va aumentando de manera progresiva. «Pero nunca va a alcanzar las 10.000 hectáreas», ejemplifica, con un tono realista, en referencia a los que son de regadío.

VERANO

Florette Ibérica, la empresa de vegetales frescos envasados, comparte apuesta con el famoso marinero. Y lo hace en la localidad soriana de Olmillos, pero espera hasta la estación más calurosa del año para ponerse manos a la obra. «Cultivamos en verano porque, al estar Soria a una altitud considerable, su climatología es muy adecuada: por el día hace más calor y luego bajan las temperaturas, por lo que la noche es más fresca y mantiene una humedad relativa perfecta», señala el director de producción agrícola para después añadir que este ambiente propicia «un crecimiento natural» del producto que «conserva todas sus propiedades».

La «época fuerte de producción» en Soria es, insiste Carlos Faiante, la estival. «Comenzamos la actividad a principios de abril, con plantaciones que tienen lugar hasta finales de julio; mientras que la recolección se extiende de principios de junio a octubre», concreta.

Junto a los beneficios de la climatología, desde Florette destacan la «buena calidad de la tierra» castellana y leonesa para el tipo de cultivos con los que trabaja, que permite «desarrollar sistemas de riego modernos, con buenos accesos, y agua en cantidad y calidad suficientes».

El imperio de lo verde «empezó su actividad en 2004» y desde hace dos años «parte de la producción» estival de espinaca de encuentra en Olmillos, concretamente en 14 hectáreas en las que plantan de «cuatro a ocho millones» de semillas por cada una. En total, cuenta con 250 hectáreas en dicho pueblo de Soria, donde también cultiva distintas variedades de lechuga como: iceberg, escarola rizada, escarola lisa, romana, batavia, rojo, lollo verde, trocadero y radicchio; además de acelga, brócoli, colifor, col lombarda y col lisa.

Faiante adelanta que el cultivo de vegetales es «muy sensible» y las condiciones climatológicas se convierten en un «factor clave» para «garantizar la calidad», de ahí que requiera un «especial cuidado» con los «cambios bruscos de temperatura» y las «incidencias adversas». Como ejemplo de este contexto pone la campaña pasada, que arrancó con «unos días de retraso» porque la lluvia «dificultó la preparación óptima del terreno». Demora que, tal y como garantiza, «no afectó a la producción» ni influyó en el éxito de la cosecha.

A pesar de este comienzo con «cierta incertidumbre», el balance del año anterior es «muy positivo» para Florette pues «todo fue según lo previsto» a partir de julio. «Hemos cultivado el cien por cien de lo planificado», celebra su director de producción agrícola para después añadir que en Soria fueron 220 hectáreas.

«Continuar en la misma línea apostando por la calidad» es el patrón a seguir esta temporada, que contempla «cultivar un 10% más de la superficie respecto al año pasado» con el fin de «responder a la demanda de los consumidores».

Para Florette, el éxito de una campaña se determina cuando «cumple con la producción esperada para así garantizar el suministro de vegetales los 365 días del año». Las señas de identidad de los mismos son la «máxima calidad y frescura».

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria