Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Solo el 14% de la semilla empleada es certificada

El porcentaje baja respecto a la pasada campaña con un 50% de material de siembra que no está sometido a control o es incluso ilegal

M.C.
08/10/2018

 

La inversión en mejora genética de variedades de cereal ha supuesto importantes avances relacionados con el aumento de la productividad por hectárea y la sostenibilidad. En la última campaña de siembra 2017/2018, en Castilla y León se consumieron 48.500 toneladas de semilla certificada correspondiente a los cultivos de avena, cebada, trigo blando, trigo duro, triticale y guisante, según los datos de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales, Anove.

Unas cifras que se alejan mucho de las «necesidades reales» de semilla, que se estiman, según Luis Fuentes, técnico de Cereales y Proteaginosas de Anove, en 338.000 toneladas. Es decir, el porcentaje de utilización de semilla certificada apenas llega al 14%, tal y como confirman los datos de la Asociación. Un valor que supone dos puntos menos respecto a los de la pasada campaña 2016/2017, con valores del 16%.

Fuentes destaca, a pesar de estos porcentajes, la «clara tendencia al alza» que en los últimos años está teniendo el uso de semilla certificada. De hecho, atribuye esta disminución a las «pésimas» condiciones climáticas del pasado año, marcado por la sequía y una nefasta cosecha.

La previsión desde Anove es que la dinámica en Castilla y León, comunidad cerealística por excelencia, con cerca de dos millones de hectáreas de cereales sembradas la pasada campaña, «la tasa de utilización continúe aumentando con una amplia implantación del cultivo».

El gráfico sobre la evolución del empleo de semilla certificada desde la campaña 2011/2012 refleja un cambio de tendencia en los últimos años, aunque los últimos datos de 2017/2018 constatan también ligeros descensos en avena, del 9% al 7%, y cebada, que pasa al 11% en la utilización de este tipo de semilla. Cifras a las que se une la caída significativa en el triticale, que evoluciona de un valor del 64% de uso de semilla certificada al 43% que se registra esta última campaña.

A falta de los datos «exactos» del grano reempleado por los agricultores de Castilla y León, tanto en variedades protegidas como no protegidas, la estimación de Anove se sitúa en el 35% de las necesidades de material para la siembra, «siempre considerando un reempleo legal conforme a la normativa», como explican los técnicos.

Fuentes destaca el hecho de que este porcentaje de grano de reempleo «se ha ido incrementando en los últimos años». De la misma forma, afirma, ha contribuido «positivamente» en esta evolución las acciones llevadas a cabo por el sector para «regularizar» todas aquellas máquinas dedicadas a la prestación de este servicio al agricultor.

A tenor de estos datos, se puede decir que hay todavía elementos para reflexionar. Es decir, si tenemos en cuenta la utilización de semilla certificada y el de grano de reempleo declarado, el porcentaje de material de siembra que no está sometida a control, es de origen desconocido, y en muchos casos ilegal, asciende al 50%. Un valor muy destacado aún, a pesar de los avances.

Desde la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales, insisten en que la semilla sin control no cumple con los estándares oficiales de calidad que garantiza la semilla certificada. Características como «los elevados porcentajes mínimos de germinación, pureza específica, pureza varietal, así como el contenido máximo de semillas de malas hierbas o la sanidad de la semilla».

Es tiempo de sementera en Castilla y León y el agricultor planifica los cultivos y sus cuentas, en las que la obtención de semilla es fundamental. Hay que tener en cuenta que en un futuro la oferta de variedades híbridas va a aumentar debido al incremento de producción, además de su tolerancia a plagas y enfermedades. Estas semillas son certificadas, y el agricultor deberá comprar la suficiente para sembrar, con todas las ventajas y coste que conlleva.

El uso de semilla sin control de calidad es para Anove una «amenaza» y un «fraude» para los agricultores ya que, a su juicio, se compromete la «sostenibilidad» de la producción cerealista, y no se garantiza la calidad ni la sanidad de la semilla. Por otra parte, según afirman, es una «competencia desleal» para los productores de semilla certificada en la región y un «freno» para la obtención de nuevas variedades «más productivas, más resistentes y más adaptadas a las condiciones de cultivo de las diferentes regiones».

El responsable de cereales y proteaginosas de Anove insiste en que la semilla es el medio de producción «que menos impacto tiene en los costes globales de explotación frente al resto de inputs», en torno al 15%. También asegura que es «el que más ha contribuido al incremento de los rendimientos productivos en los últimos cincuenta años, aproximadamente un incremento medio del 30-60% en los rendimientos de las cosechas, debido a la mejora genética llevada a cabo en este período. Anove cree necesario continuar haciendo esfuerzos de formación e información, y «trabajar conjuntamente» con las administraciones y Opas para conseguir que Castilla y León lidere el ranking de semilla certificada. Se mantienen también las actuaciones encaminadas a reducir el número de infracciones a la normativa de semillas y de protección de obtenciones vegetales.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria