Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La reina de las forrajeras

Cultivo / España es el principal productor europeo de alfalfa. Un cultivo del que se exporta el 70% de su producción, representando el segundo país en im portancia, por detrás de EEUU. Castilla y León envía a países como Emiratos Árabes, China y próximamente Irán

H. MARTÍN
29/01/2018

 

Conocida desde siempre como la reina de las forrajeras, la alfalfa (Medicago Sativa) ha sido base en la alimentación del ganado rumiante y más concretamente del productor de leche, siendo una fuente de proteína y fibra natural de calidad y además, con un origen nacional.

El cultivo de la alfalfa, en árabe Afassat (padre de todos los alimentos), tiene su origen en Asia menor, siendo introducida en España en el siglo VIII por los árabes y desde aquí se extendió al resto del continente europeo.

En la actualidad, España es el almacén de alfalfa deshidratada del Viejo Continente. Nuestro país se sitúa a la cabeza de la producción a nivel europeo con 1.500.000 toneladas anuales, seguida de Italia y Francia.

Con sus 9 plantas deshidratadoras Castilla y León ocupa el tercer puesto nacional en cuanto a nivel de producción (170.000 toneladas anuales).

La Comunidad Autónoma estuvo desde siempre especialmente arraigada a través de su cultivo en los secanos de Tierra de Campos, principalmente como base del aprovechamiento de los recursos propios del agricultor-ganadero en tiempos de limitados recursos y siendo además, alternativa fundamental en la rotación de los cultivos propios de nuestra región. Castilla y León siempre tuvo alfalfa, de hecho no se entienden los secanos sin forrajes y forrajes sin la alfalfa-su reina-.

‘Tierra de Campos’ es la variedad autóctona de nuestra tierra, sembrada en los secanos terracampinos, dejando los regadíos, más productivos y regulares, para variedades llegadas del Valle del Ebro como las del ecotipo Aragón.

Hasta mediados de los años 90, su cultivo se encontraba estancado en nuestra Comunidad Autónoma.Fué a finales de los mismos noventa con la implantación de las primeras deshidratadoras de alfalfa en Castilla y León cuando el desarrollo y expansión del cultivo se ha producido de una manera exponencial permitiendo al agricultor encontrar en el mismo, un cultivo industrial seguro y tremendamente atractivo así como al ganadero un producto estandarizado, homogéneo, seguro, con trazabilidad y parametrizado.

EL PROCESO DE DESHIDRATACIÓN

Nos encontramos ante un proceso industrial en el que todo tiene su origen y fundamento en una buena ordenación de la entrada del producto desde el campo.

Tras la siega, realizada con segadora acondicionadora, se deja presecar en campo durante 2 ó 3 días, después llega un día de hilerado y finalmente su recogida y traslado a fábrica en carros picadores autocargadores finalizándose así su etapa de campo. Allí, a la entrada, se toma muestra para su preclasificación por humedades, finca de origen, productor,

impurezas y demás. Posteriormente comienza el proceso de deshidratado en un tromel a través del cual pasa el producto y se le somete al secado conquemador. Dependiendo de la humedad que la alfalfa tenga, se someterá a una temperatura no inferior a los 250º. Dicho proceso nos garantizará el cumplimiento de uno de los requisitos para la exportación a ciertos países.

A continuación, la alfalfa seca ya (12% máx de humedad) pero con una temperatura de aproximadamente 50-70º deberá ser enfriada a través de un enfriador artificial para pasar finalmente a la fase de prensado, etiquetado, toma de parámetros finales y clasificación definitiva.
Bajo estas condiciones, la alfalfa ya está lista para su comercialización y, si es el caso el transporte marítimo para su destino final a cualquier lugar del mundo.

Estando próxima a finalizar la campaña, que culminará el próximo 31 de marzo, las estimaciones sobre la producción son bajistas. Los efectos de la sequía ha provocado estragos en el cultivo que a falta de cifras finales, ha llevado a que la producción regional se reduzca en un 55%, lastrando entre otros factores, la nacional hasta alcanzar un 10% de descenso.

La superficie contratada a la industria en Castilla y León ha sido durante esta campaña de 14.500 toneladas, siendo 7.500 de regadío y el resto de secano. La merma se ha notado en todas las comunidades autónomas productoras siendo Castilla y León la que más ponderará sobre la bajada nacional con un 55% de merma particular.

Sin embargo, en cuanto a su comercialización, se puede decir, que la alfalfa española atraviesa un excelente momento, abriéndose muchas oportunidades de negocio. Con el desarrollo del cultivo y su industrialización ha salido al mundo. Resulta destacable encontrar, en las circunstancias que se dan en nuestro país, un caldo de cultivo ideal, nunca mejor dicho para que nuestra alfalfa castellanoleonesa se vista de gala para «hacer mundo».

«No son muchos los países que tienen sol; los que tienen, apenas tienen
agua; los que tienen sol y agua, no están bien dotados de infraestructuras ferroviarias o marítimas; los que tienen las tres anteriores, pocos, carecen de estabilidad política interna. España posee todo ello y por lo tanto es cabeza de partida a nivel mundial junto a USA», explica Rafael Rubio
Navarro-Reverter gerente de Forrajes y Proteínas S.L. y que además es el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa (AEFA).

Se trata de un producto que se exporta entre el 70 y 75% de la producción (1,5 millones de toneladas), siendo el segundo país que mayor volumen comercializa fuera de nuestras fronteras, por detrás de Estados Unidos. En ese mercado internacional Emiratos Árabes es el principal destino de los forrajes españoles con algo más del 40% de lo que se produce. Además, son importantes consumidores de este producto Arabia Saudí, Jordania y, desde hace tres años, China. El gigante asiático ha ido cobrando especial relevancia para los intereses de los productores nacionales.

«Como para cualquier actividad, China es un gran nicho desde el punto de vista del consumo», asegura Rafael Rubio. Tanto es así que el país asiático no es capaz de autoabastecerse,principalmente por las condiciones meteorológicas que impiden su cultivo, a lo que se añaden las distancias. Unos factores que lo convierten en un lugar de referencia prioritario para los intereses de los productores españoles.En la actualidad, EE.UU. ocupa el primer lugar en el abastecimiento a aquel país con cerca de 1.300.000 toneladas anualmente.

La alfalfa española hizo su primera incursión en el país asiático en 2015. Desde entonces se está trabajando con la labor de promoción e información con el objetivo de que el ganadero chino sepa conocer y valorar las bondades de este producto de gran calidad. En este contexto, la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada ha firmado recientemente un convenio de colaboración junto al ICEX para la promoción de las exportaciones mundiales convirtiéndose China en una prioridad en la que poder dar extensión al resto de los principales países como Irán.

Los esfuerzos de los productores se concentran en este país del sur de Asia. Para ello la Asociación AEFA ha realizado la firma del protocolo de exportación y la homologación del producto en el país persa que dará sus frutos de salida a partir de ahora. Pero todavía hace falta que se promocione más eficazmente y vender adecuadamente nuestra alfalfa con un mayor valor añadido.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria