Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Quinoa sostenible

Castilla y León ensaya la quinoa como una alternativa agraria con «gran» potencialidad / La Universidad Católica de Ávila lleva cinco años experimentando el cultivo en la Comunidad con resultados que garantizan su viabilidad y proyección ascendente

MARISOL CALLEJA / VALLADOLID
18/06/2018

 

La quinoa es un cultivo «viable» en Castilla y León, con un potencial «enorme», visiblemente emergente, y que ha venido para quedarse en la Comunidad e impulsar la economía agraria. Así lo cree la doctora Cristina Lucini, directora del grupo de investigación de producción vegetal y calidad agroalimentaria de la Universidad Católica de Ávila, Ucav, que lleva ya cinco años desarrollando ensayos experimentales en la provincia de Ávila, con el fin de buscar alternativas agrarias con valor añadido para los agricultores. Hay experiencias también en la provincia de Zamora, a través de distintas colaboraciones.

Las conclusiones a las que se ha llegado hasta ahora se apoyan en los resultados obtenidos en las diferentes parcelas, con diferentes tipos de variedades, de ciclo corto y ciclo largo. El trabajo de la Universidad ahonda en el cultivo de la quinoa como alternativa al secano, donde los rendimientos son «inferiores» a los mostrados en regadío en otras comunidades, de entre 400 y 1.500 kg/ hectárea. Aún así, como apunta Lucini, el reto de futuro es obtener un producto final de calidad, es decir, «cerrar el ciclo», para «poder asegurar la rentabilidad del cultivo».

El interés del campo por este ‘súper alimento’ está siendo creciente en los últimos años, como confirman desde la Universidad. Y es que la quinoa se presenta como una «buena» alternativa de futuro frente a la «emergente» necesidad de identificar cultivos que tengan el potencial de producir alimentos sanos y de calidad.

La quinoa es un cultivo que tiene su origen en la región andina de América del Sur. Destaca su calidad nutritiva, como señalan los investigadores, ya que es un alimento que pueden consumir los celiacos porque no contiene gluten. Además, cuenta con un alto porcentaje de fibra dietética, y supera en contenido y calidad a los cereales tradicionales. Se le considera una fuente de alimentos saludables y nutritivos.
Este ‘pseudocereal’ que pertenece a la familia de la remolacha, tiene futuro, aunque también es cierto que, a nivel agronómico, sigue habiendo poca información a pie de campo para avanzar. Destaca sobre todo su amplia variabilidad genética, su adaptación a distintos ambientes y su «bajo costo» de producción, según señalan los investigadores.

Desde el grupo operativo de la Ucav destacan el número de variedades existentes de quinoa, cada una adaptable a un tipo de suelo y clima específico. Por ello, la doctora Lucini tiene claro que la selección de semillas y su tratamiento posterior es «básica» para lograr una buena producción en términos de cantidad y calidad.

En su opinión, si se quiere mantener las «valiosas» propiedades nutricionales y asegurar el éxito del cultivo, es «fundamental» trabajar con una buena genética de la semilla, además de emplear material genético seleccionado. Es importante asimismo el tratamiento postcosecha por el problema con las saponinas y las variedades amargas.

En los ensayos experimentales llevados a cabo por la Universidad Católica de Ávila se ha trabajado con variedades con dos tipos de origen: semillas mexicanas y de Sudamérica. En ambos casos se ha acudido al «origen de la especie» para asegurar el producto final. Distintos países europeos están trabajando en la actualidad en nuevas variedades, aunque la «percepción» de Lucini hasta el momento es que el funcionamiento está siendo «regular». De ahí, que se haya optado por semillas originales.

La Universidad de Ávila trabaja en la búsqueda de alternativas al monocultivo cerealista de secano, y lo hace además de una forma «sostenible», para evitar el uso «indiscriminado» de fitosanitarios. Por eso, ha aplicado el control biológico ante las plagas.

El control de las malas hierbas es precisamente uno de los problemas a los que aluden los agricultores que han probado este cultivo, aún marginal en Castilla y León. La doctora Lucini aconseja, en este caso, incrementar la densidad de siembra para «competir» con las hierbas silvestres, en especial, con el cenizo, que es del mismo género que la quinoa. En los ensayos se ha trabajado con siembra en surcos, distanciados de 30 a 60 centímetros.

Otro elemento importante a raíz de los resultados obtenidos en las provincias de Ávila y Zamora, es la fecha de siembra. Se han probado distintos plazos entre febrero y abril, aunque los resultados sugieren que el mes de febrero es «óptimo» para poder cerrar con éxito el ciclo de la planta, de unos 120-160 días. La meteorología, en concreto las lluvias y las heladas, ha impedido este año que las labores se pudieran realizar en esa fecha, debido al exceso de precipitaciones y la falta de aireación del terreno. Hay que decir, que las variedades de ciclo corto, según Lucini, se han adaptado «mejor» que las de ciclo largo, ya que estas últimas «no han llegado a fructificar correctamente».

Todos los elementos que se llevan estudiando en estos cinco años son fundamentales a la hora de abordar la siembra de este cultivo, siendo conscientes de que queda mucho camino aún por recorrer en comparación con el cereal tradicional. Los investigadores reconocen la «dificultad» que existe a la hora de encontrar una «buena» semilla, por eso reclaman «apoyos institucionales».

La recomendación para todos los profesionales que decidan embarcarse en esta nueva aventura, es tener «paciencia». Es decir, no lanzarse con grandes extensiones, sino más bien «hacer pequeños ensayos» para identificar la variedad de quinoa adecuada y adaptada a cada tipo de suelo y clima específico.
Además de la demanda en el mercado, es interesante tener en cuenta algunos parámetros agronómicos, como el hecho de que la inclusión de la quinoa dentro de las rotaciones permite obtener una «mejor» respuesta frente a las plagas y enfermedades. Uno de los aspectos del este cultivo sostenible que destacan desde el grupo operativo de producción vegetal y calidad agroalimentaria de la Ucav, junto al hecho de que no requiere una maquinaria específica, ya que se puede emplear en las labores la maquinaria utilizada para el cereal tradicional.

El interés creciente por este cultivo es «doble», según la doctora Lucini. Por una parte, el agricultor busca alternativas viables para sus explotaciones, y por otro, el mercado demanda este tipo de productos saludables. Por eso, es importante cerrar el círculo y que el profesional sea capaz de vender un producto de calidad.

Las empresas demanda este tipo de productos, aunque la realidad es que no hay volumen en este momento para asegurar un suministro continuo en Castilla y León, o la existencia de contratos rentables para el productor. Elementos a tener en cuenta, junto a la necesidad de incrementar la investigación.
Lucini considera «fundamental» poder garantizar una alta calidad alimenticia en el producto final para que se comercialice. Por eso, están analizando el valor nutricional de las semillas cosechadas, observando «diferencias significativas» de una misma variedad entre diferentes localidades. En especial, según subraya, han funcionado «mejor» las variedades negras frente a las blancas, a pesar de que las blancas son las semillas más demandas por el consumidor.

A este respecto, la investigadora hace hincapié en un tema importante, como es la concentración de antocianinas en las variedades negras cosechadas, como fuente de antioxidante en la dieta mediterránea.
El agricultor debe elegir una variedad adaptable y conocer también sus peculiaridades. Algo que pasa por identificar aquellas que pueden ser más productivas, y que también tengan una mejor venta. Por ejemplo, Lucini apunta cómo existen variedades dulces y amargas. Aunque estas últimas pueden funcionar mejor en campo, necesitan un tratamiento post cosecha para eliminar las saponinas que el profesional debe tener en cuenta también.

Esta responsable suele decir que en la quinoa solo se está «empezando a abrir puertas». La directora del grupo de investigación de la Ucav considera que, a pesar de los esfuerzos realizados, es necesario crear una «red de agricultores» o agrupación para poder «unificar criterios». Todo ello con el apoyo de la administración. «Se necesita una mayor inversión en investigación aplicada para identificar las variedades que mejor se adapten al perfil de cada zona», tanto en secano como en regadío. Asimismo, apuesta por promocionar el consumo de quinoa desde las edades más tempranas hasta la tercera edad, «incorporando este súper alimento en las dietas de los comedores y hospitales».

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria