Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EMPRENDIMIENTO

Preparadas para emprender

Tres mujeres castellanoleonesas a punto de iniciar proyectos agrosostenibles reciben el respaldo formativo de Ruraltivity, la plataforma de Fademur para frenar la despoblación en el medio rural

DIEGO SANTAMARÍA
29/07/2019

 

Por mucho que se hable de despoblación y se trate de afrontar el problema implementando ayudas económicas a las áreas más afectadas, la única solución factible es el asentamiento de personas valientes y dispuestas a abrirse camino con su propio negocio. El campo siempre es una alternativa, pero no todo el mundo está dispuesto a dejarse la piel y sudar la gota gorda en busca de un porvenir. Afortunadamente, todavía existen soñadoras dispuestas a luchar, emprendedoras que tratan de impulsar sus propios proyectos a base de ingenio, esfuerzo y constancia. 

La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur), perteneciente al sindicato UPA, lleva años formando y asesorando a centenares de emprendedoras que se niegan a abandonar los pueblos. El pasado martes, en Madrid, la organización celebró una jornada de trabajo a la que asistieron expertos de compañías como Google, Lanzadera, Red Eléctrica de España. Entre las participantes se encontraban Isabel, Diana y Belén; tres castellanoleonesas a punto de iniciar su propia aventura empresarial. Con las ideas claras y propuestas de futuro, desvelan a este suplemento sus motivaciones y objetivos. Saben que el camino será largo, pero rendirse no es una opción.

LANA CON «IDENTIDAD»

«Artesana» de pura cepa, Isabel García lleva años comprando lana merina procedente de Australia, China o Uruguay. Dispone de un telar de bajo lizo que le permite crear y comercializar chales, mantas y alfombras desde Lizo, la tienda-herbolario que regenta en El Barco de Ávila. Le apasiona la hilatura porque le permite dar rienda suelta a su creatividad. El problema es el coste de la lana, que suele rondar los 100 euros el kilo «e incluso más».

Fue la estadounidense Martha Peach, oriunda de Kansas pero afincada en Hoyos del Collado, quien le comentó en su día que en Estados Unidos se llega a pagar hasta 300 euros por un«vellón sucio recién esquilado». Asimismo, también le hizo partícipe de que muchos ganaderos trashumantes de Extremadura que se desplazan todos los años hasta la Sierra de Gredos «le regalaban la lana». A partir de entonces, ambas comenzaron a vislumbrar un proyecto conjunto que ya se encuentra en «fase de estudio». Su intención es impulsar una planta de lavado e hilado de lana de oveja en la que «se reciclaría absolutamente todo».

«Queremos que sea ecológico y circular», asegura García mientras detalla que el proyecto pretende aprovechar el agua de lluvia, cuyo calentamiento se llevaría a cabo mediante paneles solares. Además, los residuos derivados de este proceso darían lugar a un compost apto para el campo, ya sea «praderas o huertas». Con esta iniciativa, que beneficiará a los ganaderos que «no saben qué hacer con la lana» ante la imposibilidad de venderla -en el lavadero más cercano exigen «3.000 kilos como mínimo»-, estas dos emprendedoras confían en «asentar población» y ofrecer una gama de productos textiles capaz de conservar la «identidad» de la materia prima. La idea, en definitiva, es vender «lana de Gredos».

DEL HUERTO A LA MESA

El proyecto de Diana Mariscal ya está a punto de caramelo. Desde la casa de sus padres, en Las Canalejas (Ávila), se encarga de «ultimar los preparativos» para que ‘Sabores del Aravalle’ inicie su andadura en «uno o dos meses». La época de recogida se acerca y aguarda impaciente para empezar a comercializar sus propias conservas. En sus plantaciones hay «un poco de todo»: fresas, frambuesas, tomates, pimientos, calabazas, zanahorias, cebollas... Aún así, lo primero que hará es poner a la venta sus mermeladas.

Mariscal lleva tiempo experimentando. Elaborar un producto de estas características no es sencillo. Hay que «cocer y cocer fruta hasta que se queda en el punto exacto» porque no utiliza ningún tipo de gelificante. El proceso debe ser «lo más natural posible», tan ecológico como sus plantaciones. En paralelo, también espera sacar al mercado «salsas agridulces con especias». Después, una vez consolidada su primera gama de productos, se plantea la posibilidad de ampliar su experiencia gastronómica valiéndose de los recursos que ofrece su entorno. Por ejemplo, con setas.

A pesar de que Ávila ha sido la provincia de Castilla y León más afectada por la sequía, los agricultores de su zona se están «librando» dentro de lo que cabe y aún disponen de agua suficiente para el riego. No en vano, están todos «mirando con lupa» porque el terreno se encuentra «muy seco». En cualquier caso, espera salvar la campaña para empezar a vender cuanto antes sus conservas artesanales.

LÚPULOS EN LA VEREDA

El pasado mes de abril, este suplemento se hacía eco de las inquietudes y reivindicaciones del Bloque Joven Rural. Entre los testimonios recogidos se encontraba el de Belén Sesé, una joven emprendedora que abandonó Valladolid para instalarse junto a su pareja, Adrián, en la localidad palentina de Ledigos. Desde allí puso en marcha, el año pasado, una «plantación piloto» con 32 lúpulos para tantear las variedades más idóneas de cara a elaborar cerveza artesanal. Al proyecto también se sumó Borja, hermano de Adrián y socio de ‘Vereda’, el nombre de marca elegido para un producto que representa «el camino creado por la naturaleza, por los animales y el paso del hombre».

Con la fábrica «más o menos terminada», Sesé espera formalizar todos los trámites lo antes posible para iniciar la actividad. Tanto ella como sus socios se han formado previamente y llevan mucho tiempo experimentando. Este año cuentan con una plantación«más grande» y la malta procede de León, por lo que asumen en gran medida la filosofía del kilómetro cero. Ahora sí, tras una larga espera, la cuenta atrás ha comenzado y ‘Vereda’ luchará por hacerse un hueco en el mercado artesanal.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria