Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La Parda de Montaña, una raza capaz de garantizar el «relevo generacional»

Destaca por su «buena adaptabilidad a cualquier medio», su «apreciada» docilidad y la «gran capacidad maternal» de las hembras / El censo actual en Castilla y León ronda los 5.000 ejemplares

DIEGO SANTAMARÍA
11/02/2019

 

No todo está perdido en el sector ganadero en lo que a incorporaciones se refiere. La Parda de Montaña demuestra que se puede frenar la sangría de profesionales y el abandono progresivo de la actividad en Castilla y León. Su «buena adaptabilidad a cualquier medio» es la mejor carta de presentación posible para una raza con futuro y con «muchos ganaderos interesados en ella». Lo confirma Ruth Álvarez, secretaria de la Federación Española de Raza Parda de Montaña (Ferpam). Y no solo eso, pues también asegura que «existe relevo generacional».

Resulta prácticamente imposible a día de hoy escuchar una declaración así, máxime en una Comunidad herida de muerte por la despoblación en el medio rural. Sin embargo, el «continuo contacto» con los ganaderos asociados para «mejorar, avanzar e innovar» constituye un aliciente para trabajar de forma conjunta en el mantenimiento de esta raza.

Con ese objetivo nacía en 2008 Ferpam, que actualmente cuenta con más de 200 socios. Desde el primer momento, la asociación centró sus esfuerzos en el «incremento de la cabaña ganadera» y el desarrollo de programas de mejora genética con el objetivo de potenciar la «difusión»de sus logros en esta materia y el «uso sostenible» de la Parda de Montaña en las áreas donde se asienta. Para ello, las universidades de León y Lérida coordinaron en 2012 un exhaustivo estudio, supervisado por el Ministerio de Agricultura, que partía de una amplia muestra de animales y explotaciones.

Aparte de afincarse en Castilla y León, la Parda de Montaña se extiende por Aragón, Asturias, Cantabria, Extremadura, Galicia, La Rioja, Madrid,Navarra y País Vasco. Su censo en 2017, según el Ministerio, rondaba los 37.507 ejemplares de los que casi un 60% eran sementales. Hoy en día, tal y como explica Álvarez, la Comunidad alberga «alrededor de 5.000 ejemplares» repartidos entre Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia y Zamora. No obstante, la secretaria de la Federación precisa que Palencia y León son las provincias que atesoran un «mayor número» de reses.

Lejos de encontrarse en peligro, la tendencia evolutiva de la población de esta raza en las regiones donde habita es de «expansión» según las informaciones ministeriales, las mismas que no en vano cifraban en más de 7.200 la cabaña de Parda de Montaña en Castilla y León hace un par de años.

¿Qué ventajas brinda esta raza a los ganaderos? Al margen de su capacidad de adaptación a diferentes medios y de su excelente aptitud cárnica, Álvarez destaca la «gran capacidad maternal de las hembras», hasta el punto de ser «válidas para amamantar a terneros incluso de otras razas». También llama la atención que esta raza de manejo extensivo se puede desenvolver sin problema tanto en alta montaña -«alcanzando los 2.000 metros de altitud en los puertos de verano»- como en zonas de valle.

Otra de los principales alicientes a la hora de trabajar con la Parda de Montaña es su capacidad productiva. Las hembras demuestran una «elevada facilidad» para llegar al parto, por norma general a los 30 meses de vida, y el intervalo entre parideras suele ser de 390 días. Por si fuera poco, su índice de fertilidad es del 90%.

Quienes trabajan con la Parda de Montaña consideran que se trata de una raza «muy apreciada» por su «docilidad», lo que sin lugar a dudas facilita tanto la cría como los procesos reproductivos. Una vez finalizada la paridera, los animales nacen con un peso medio de 45 kilos que, con el destete una vez transcurridos aproximadamente 180 días, se incrementan hasta alcanzar una media de 245.

Los datos que maneja Ferpam hablan de una velocidad de crecimiento desde el nacimiento hasta el destete de 1,15 kilos diarios. Posteriormente, los machos engordan alrededor de 1,75 kilos al día y su índice de conversión es de 4,1 de pienso por kilo vivo. En cuanto al peso medio anual, suele rondar los 540 kilos.

Teniendo en cuenta su rendimiento, su adaptabilidad y el alto grado de éxito en los partos, no es de extrañar que esta raza se mantenga en pie sin temer su desaparición el día de mañana. Aún así, Álvarez señala que la Federación Española de Raza Parda de Montaña permanece en «continuo contacto» con sus asociados para seguir promoviendo la prevalencia y crecimiento de un ejemplar bovino perfectamente asentado en la Comunidad.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria