Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CASTAÑICULTURA

Magostos, la tradición del otoño

Castilla y León es la segunda zona productora de castañas del país, por detrás de Galicia, con unas 8.000 toneladas anuales que en esta campaña rebajará la sequía

E. ORTIZ VALLADOLID
04/11/2019

 

Cualquier excusa es válida para propiciar un reencuentro. Si las barbacoas son el pretexto por excelencia de las reuniones estivales, los magostos hacen las veces en el otoño. La castaña es la protagonista indudable de esta estación, prueba por ello son las calles embriagadas de su cálido aroma que invita a los transeúntes a caer en la tentación que esconde un cucurucho de papel.

Ostenta diferentes denominaciones, como calbotada o castañada, pero la tradición perdura intacta. Congrega cada año a familiares y amigos en torno a un fuego que se aviva con las experiencias que deja la recolección de este fruto. Esta excusa tiene una validez de aproximadamente un mes y medio, tiempo que dura la campaña, pero su punto álgido es el puente de Todos los Santos.

De los castaños de Castilla y León cuelgan medallas de plata. Es la segunda región productora del país, por detrás de Galicia, abarcando una cuarta parte del total. El 90% de este quesito tiene sello berciano, además literalmente, con una media que ronda las 8.000 toneladas. La recogida suele arrancar durante la segunda semana de octubre y alargarse todo noviembre. Por lo que «todavía es muy pronto», asegura el secretario de la Mesa del Castaño del Bierzo y de la Red Estatal, para realizar «una valoración certera». Roberto Rubio opta por la cautela, aunque teme que «la sequía de finales de agosto y todo septiembre haya podido hacer mella, rebajando la producción».

La falta de precipitaciones deja huella en la cantidad, pero no lo hace en las otras dos ces que acompañan a este fruto. El también jefe del área forestal de Cesefor asegura que tanto el calibre como la calidad de las castañas, hasta ahora recogidas, han sobrevivido al cara a cara con la escasez de agua, registrando «unos índices por infestación de insectos carpófagos relativamente bajos». El escáner general no devuelve una «afección concreta» y eso que, apostilla, «las enfermedades en este contexto se pueden desarrollar con mayor virulencia» puesto que el escudo de estos árboles se debilita. «Al no tener unas condiciones de humedad adecuadas, no se defienden igual de las amenazas», apunta.

En la Comunidad hay cerca de 36.000 hectáreas de castaños; de las cuales, unas 28.000 tendrían como objetivo la producción de este fruto seco. O eso al menos dice la teoría. Pero la práctica no la reproduce al pie de la letra. «Hay una gran parte de esta superficie que está en estado de abandono o de semiabandono», lamenta Rubio, quien vislumbra un «enorme potencial» para el desarrollo de la castañicultura autonómica «simplemente recuperando esas áreas».

EXIGENCIAS
Una cruz acompaña este año a la primera exigencia de estos árboles. «Necesitan una precipitación mínima anual de 600 litros; de la cual, entre 90 y 150 han de ser estivales», anota el técnico de Cesefor antes de mirar al suelo, que debe ser «neutro tirando a ácido, con un 6 o 6,5 de pH». Y si hay algo que los castaños, que en la región pueden encontrarse «hasta los 1.000 metros de altitud», no toleran son «los encharcamientos» dado que pueden ser focos de enfermedades como la tinta, que les sentencia a muerte.

La clave para blindar la producción, según desvela Rubio, es una poda «realizada con cuidado y por profesionales», así como el «mantenimiento de la cubierta vegetal» donde los herbicidas no tienen cabida. «No es nada recomendable ya que debilita el árbol y, por tanto, es más propenso a plagas», advierte.

De la tarta del consumo, reserva un 20% para el propio. El resto parte al mercado nacional y también se exporta a países como Francia e Italia. Y, sin salir de la Comunidad, la transformación del producto cada vez gana más adeptos. Castañas congeladas o secas y harina de esta materia prima son ejemplo de «interesantes iniciativas» que hacen a la comarca berciana merecedora de «un mayor apoyo dado que propicia la revalorización tan necesaria del medio rural». De hecho, desde la Mesa del Castaño invitan a los políticos a ver estos árboles como «un imprescindible en el que hay que invertir ahora que está tan de moda hablar de despoblación». Para sacar provecho de una «oportunidad» que «crea riqueza y empleo», su secretario pide que «los regímenes de ayudas incluyan al castaño con mayor intensidad».

Entorno a esta mesa también se sienta Pablo Linares, el director de la misma y de la Asociación Berciana de Agricultores (ABA), que se retrotrae en el tiempo para dar con los impulsores. «Cuando los romanos llegaron a explotar la mina de oro de Las Médulas, se toparon con los castaños y los exprimieron para alimentar a sus tropas», comenta para responsabilizarles de una expansión hasta las 19.000 hectáreas.

Y aquí precisamente ubica la mejor prueba de que El Bierzo es un «lugar idóneo», de la mano de las «condiciones climáticas propias que propicia su hoya tectónica», para lo que a su juicio es un «emblema» de la zona. «Hay ejemplares que son verdaderos monumentos naturales que rebasan los 500 años y cuando un árbol aguanta tantos siglos es porque las condiciones son totalmente favorables para su desarrollo», sentencia para considerar a este «microclima» como una armadura frente a sequía, que «no ha sido tan marcada» como en otros puntos de la región. Sí es cierto, reconoce Linares, que «el tiempo muy seco y caluroso de finales de agosto y durante todo septiembre» ha dejado «algo corto» el calibre de las variedades más tempranas, recuperándose en el resto gracias a las lluvias de octubre.

ESTIMACIONES
Para el directo técnico de ABA, hacer estimaciones sobre la producción de castañas es «muy difícil» porque, al contrario que la pera o la manzana, «no es un producto que se vea directamente» sino que se esconde tras «el erizo que lo mismo trae tres que ninguna válida para la comercialización». Un recuento de los mismos conformaba, a principios de la campaña, buenas expectativas que van apagándose en pro de una «bajada considerable de kilos» que pudiese ser, grosso modo, del 40% con respecto a un año normal. La cosecha no será rica en cantidad pero sí en calidad puesto que la alarma no ha saltado «con grandes problemas de agusanado ni de hongos».

Las castañas del Bierzo presumen de Marca de Garantía. El sabor es la característica por excelencia que diferencia a las que llevan este sello. «Adquieren un mayor dulzor que las de otras zonas y esto es muy importante porque, coloquialmente, saben más», garantiza Linares para lamentar que este distintivo no las libra de las batallas de los precios al «estar determinados por mercados globales que se encuentran totalmente alejados o disociados con las realidades de las zonas de producción así como de las características del producto». Desde ABA, por tanto, intentan «educar al consumidor para que comprenda la diferenciación de la castaña berciana y la demande», blindando así la rentabilidad.

Linares recuerda, a modo de conclusión, que los castaños piden suelos «tirando a ácidos, con profundidad y que drenen bien». En cuanto a la climatología, prefieren que las lluvias den la bienvenida a septiembre para que «se produzca el engorde del fruto» tras un verano con «bastante insolación» que haya permitido conformarlo. Y, como remate, una primavera «sin heladas».

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria