Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El maestro de los pastos

El profesor Luiz Carlos Pinheiro es el máximo exponente mundial del Pastoreo Racional Voisin, «la técnica más eficiente en manejo de pastos» / Aboga por su promoción en Europa e insiste en que se ajusta a cualquier rumiante y ecosistema

MARISOL CALLEJA
21/05/2018

 

MARISOL CALLEJA

El profesor brasileño Luiz Carlos Pinheiro es el mayor experto mundial en Pastoreo Racional Voisin (PRV). Discípulo de André Voisin, creador de esta técnica de aprovechamiento de pastos, lleva cincuenta años desarrollando e investigando este sistema que califica como «el método de mayor captación de carbono de todos los sistemas agrícolas». Hablamos de una técnica que regenera los suelos y, como señala este veterano ilustre de 90 años, «se vuelca a la vida, a la salud humana y a la salud del bolsillo», al incrementar la carga ganadera, mejorar la productividad, y ser «más rentable» que otros métodos de producción a pasto.

Pinheiro visitaba hace una semana Explotaciones Yelmo, la única ganadería española en extensivo que aplica este sistema a gran escala, ubicada en la localidad zamorana de Mombuey. El pastoreo rotacional es una técnica que se ha puesto en práctica sobre todo en Latinoamérica, de la mano de este experto, y que se basa en el establecimiento de unos tiempos de descanso en las praderas para que el pasto pueda ofrecer su máxima productividad y las plantas almacenen en sus raíces las reservas suficientes para rebrotar «de una forma vigorosa». De esta forma, este sistema radica en parcelar los pastos por cuadrículas para que el ganadero decida dónde entran o no los animales, no más de tres días, evitando que estropeen su propia comida y dejando que la hierba se regenere. El ganado va siempre a la parcela correcta, «saltando» de una a otra, sin importar en qué punto de la finca se encuentre el pasto óptimo.

No es una práctica muy implantada en España, incluso Pinheiro reconocía a este periódico que la «mayor resistencia de los ganaderos es la cultural». Por eso, aboga por «cambiar los paradigmas actuales de agronegocio por otros más respetuosos con el ambiente y con los suelos» que, gracias a esta práctica, aumentan su vida y su fertilidad. El sistema Voisin está en contra del laboreo del suelo y de los fitosanitarios. Sus parámetros ambientales responden a las exigencias de una nueva PAC más verde para hacer frente al cambio climático, por eso, este veterano pide a Europa que «promocione» este método para que los profesionales puedan aplicarlo en sus explotaciones, lo que exige formación por parte de los productores en el manejo de las fincas. El propio Pinheiro ha realizado ya varias giras comunitarias, como esta última, explicando todos los pormenores de este sistema rotacional.

José Luis Rodríguez, propietario de Explotaciones Yelmo, lleva tres años aplicando el pastoreo racional con una «sensible mejoría en el aprovechamiento de pastos». De forma sencilla, explica que la base de esta práctica que se incluye dentro de la agricultura regenerativa es «cambiar la forma de comer de las vacas». La finca cuenta con cuarenta hectáreas de pastos parcelados en diez rectángulos en posición longitudinal, que se cortan de manera transversal en función del número de animales. Las vacas no pasan más de tres días en la misma parcela, siendo aconsejable que los animales que tienen mayores requerimientos nutricionales sean los primeros en pastorear.

Este ganadero apunta cómo las vacas caminan habitualmente 25 pasos entre bocado y bocado, pisoteando las praderas. El reto es que el animal «coma con voracidad y no con selección». Según Pinheiro, el animal come 68 kilos el primer día, 46 el segundo y 34 el tercero, bajando el rendimiento. Lo que hay que hacer, según los expertos, es que «todos los días sean el primero», dejando así que la hierba se regenere gracias a sus propios excrementos. Con el sistema Voisin, «los animales comen con la máxima carga ganadera, en el mínimo espacio posible, y durante el menor tiempo posible también», aprovechando el pasto disponible en el momento óptimo de reposo, mejorando la producción forrajera, y fertilizando las parcelas. Todo ello, cuando la planta ha absorbido el máximo de reservas para su raíz. Se trata de evitar que los animales corten el rebrote del pasto, con una idea clara: un suelo vigoroso produce un forraje sano para unos animales alimentados también de una forma equilibrada, con proteína y la máxima energía.

Las parcelas se rotan y la pradera descansa el tiempo necesario para que las plantas se regeneren. Eso sí, dependiendo de las zonas y de la climatología, el reposo será más o menos, según la época del año. En Mombuey, por ejemplo, José Luis destaca cómo las vacas salieron en septiembre del pasado año y, a esta fecha, no han vuelto a entrar porque el terreno no se ha recuperado debido a las heladas. A diferencia de Cantabria, una comunidad autónoma donde ya han dado ocho cortes a la pradera. Aún así, pone en valor la reducción de costes en estos años y el «mejor» aprovechamiento de los pastos.

Ante etapas como la vivida el pasado año, con una sequía que lastró buena parte de las cosechas, es bueno saber que hay que hacer reservas en épocas sobrantes para atender la posible demanda en momentos de déficit, como puede ser el verano. Es bueno hacer una planificación, teniendo en cuenta todos los factores para llegar a producir el forraje para todo el año, incluso las reservas, y así obtener kilos de carne y leche por hectárea al menor costo posible.

José Luis alimenta a sus vacas en dos periodos, tres horas por la mañana y otras tantas más por la tarde, rotando las parcelas que están preparadas con la infraestructura adecuada, es decir, con una ajustada división, diseño de caminos, vallado eléctrico y acondicionamiento de agua en cada cuadrícula. Un elemento muy importante a tener en cuenta. Además de las ventajas ambientales, el profesor Pinheiro destaca el incremento de la carga ganadera. En su finca particular, con una medida de 0,3 vacas por hectárea, llegó a multiplicar por ocho los valores iniciales alcanzando un 2,4 de carga ganadera. Un logro que debe adaptarse a cada situación, clima y zona, pero que conlleva una «mayor eficiencia en el pastoreo».

Este experto insiste en que el pastoreo racional Voisin se puede aplicar a cualquier animal rumiante -vaca, cabra, oveja, caballo-, y a cualquier ecosistema, también en Castilla y León. La mejora, según el veterano brasileño, es «global». No hay límites tampoco en cuento a la dimensión, es decir, se puede adaptar a cualquier escala, siempre que se permita a las parcelas y plantas contar con el descanso necesario para reponer el prado, y los animales no estén en ellas más de tres días. Es un sistema, eso sí, que necesita recursos humanos para mover a los animales e inversión para adaptar la finca a las exigencias que se imponen.

El método del francés André Voisin «no se entendió en Europa», como explica Javier García, de la Asociación de Agricultura Regenerativa, quizás porque, según destaca, «es fácil cometer errores si no se es disciplinado» y cumplir las leyes del pastoreo. Desde esta asociación admiten que el desarrollo de este método implica asumir «un cambio de mentalidad» y acometer una inversión importante para dividir las parcelas y asegurar el aporte de agua en cada una de ellas. Inversión que, por otra parte, se puede equiparar a otras en la agricultura tradicional en términos, por ejemplo, de maquinaria. Las ventajas, sin embargo, se traducen en un aumento de la rentabilidad al obtener «mayor producción» con menos gastos. Un manejo agroambiental que se ajusta a las exigencias de la Política Agrícola Común en el horizonte 21-27 que ahora se comienza a negociar.

Las enseñanzas del profesor Pinheiro despiertan el interés de muchos profesionales, que se acercan a sus charlas para conocer todos los detalles de este sistema revolucionario. Es el caso de Félix del Villar, ganadero de vacuno de carne de Rueda (Valladolid), que se trasladó hasta Mombuey para conocer ‘in situ’ el método de pastoreo racional Voisin. Félix cree el sistema se puede adaptar «perfectamente», teniendo en cuenta las especificidades de cada uno y cumpliendo unas reglas básicas, con mayor o menor superficie.

Lo que tiene claro es que hay que cambiar el concepto de inversión y manejo, consciente de la necesidad de mano de obra. «Antes los animales pastaban libremente, ahora hay que manejarlos», afirma convencido de que las ventajas son importantes en mejora de calidad de suelo y producción. Alude especialmente también a la consecución de una mayor carga ganadera por hectárea que es, al final, «la relación económica que el ganadero busca». Aunque esta práctica requiere paciencia, se muestra partidario de llevarla a cabo «poco a poco».

Algo más remiso con este método se muestra José Luis de Benito, ganadero soriano con explotación en Ciudad Real y socio de Covap. Este profesional pone sobre la mesa la importancia de la mano de obra y el «ajetreo del ganado», saltando de una parcela a otra. Sí coincide, sin embargo, en el exceso del tamaño de las cercas tradicionales, que hacen que los animales tengan mucho espacio y seleccionen la comida, «dejando lo malo».

De Benito apuesta por un modelo mixto entre el método Voisin y el tradicional obligando a los animales a pastar en parcelas más reducidas para que aprovechen al máximo los pastos, aunque duda de los efectos en el ganado del «trasiego» de unas parcelas a otras. El método del pastoreo rotacional busca un mejor aprovechamiento de los pastos y exige una planificación profesional. Un método de vida que hace frente a los contaminantes y aboga por la recuperación de los suelos como la base de una agricultura sana.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria