Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GANADERÍA

«Lotería» en la montaña leonesa

LEÓN Liebre, una vaca de la explotación ecológica de Trobajo del Cerecedo, es madre de cuatrillizos / Este parto cuádruple es un «hecho insólito» pero sus dueños garantizan que el embarazo fue natural

E. ORTIZ
15/04/2019

 

Eran aproximadamente las dos de la tarde. Arsenio Rodríguez conversaba con un periodista local sobre su ganadería ecológica cuando una alerta saltó en su móvil: una de sus vacas estaba de parto. Esperaba que fuera múltiple pero Libre tenía una sorpresa para su dueño que, sin quererlo, acabó siendo casi para el mundo entero. Venían cuatro y «no era una broma». 

Ya han pasado unos días de este momento que sin duda ha marcado sus vidas, pero Arsenio y su mujer Rosana continúan tan perplejos como entonces. «Es un caso insólito. Los partos múltiples en vacuno suelen ser de dos, de tres ya es algo especial. De cuatro dudo que existan datos que los recojan», explica este propietario de una granja en Trobajo del Cerecedo.

La intuición de este ganadero, reforzada por su experiencia como tal, permitió que este «milagro» tuviese un final feliz. Cuando llegó a asistir a Liebre, se encontró con una primera cría de un «tamaño minúsculo». Confió en que el del segundo ternero fuese «normal», que es lo que suele ocurrir en los partos gemelares. Sin embargo, también era muy pequeño. Y llegó un tercero. Pero la madre seguía presentando «síntomas que no eran habituales», además de la delgadez y la falta de apetito. Arsenio comprendió que venía un cuarto. «Menos mal que me paré un momento a pensar porque si no le ayudo, la cría hubiese muerto. Venía de nalgas, salir le cuesta más y la vaca ya tenía puesta la atención en los que estaban fuera», asegura antes de reconocer que tuvo que mirar la escena varias veces porque no podía creer lo que había ocurrido.

Una vez asimilado, tocaba cumplir con las «costumbres ganaderas» y bautizarles. «Cuando un animal nace en casa, es uno más», asevera con la certeza de que Liebre se ganó su nombre a pulso. «Seguro que de pequeña saltaba, brincaba y no había quién le parase». En esta ocasión, ni siquiera hizo falta buscar un símil pues su hija decidió que los nuevos miembros de la familia se llamaban Amapola, Rosa, Juan y Mario.

NATURAL

Liebre no es madre primeriza. Era su cuarto parto y en el segundo ya tuvo gemelos. Arsenio y Rosana le ayudan ahora con sus terneros que a duras penas llegan a los 18 kilos, cuando los recién nacidos suelen estar entre los 40 y los 50. «Son como perrines, unos juguetes», apunta él. Mientras el matrimonio refuerza la alimentación de los pequeños con biberones, la madre recupera su peso. «Está muy delgada porque los cuatro no dejaban sitio para la comida», concreta.

Arsenio garantiza que ha sido todo natural. «No hay ningún tratamiento por el medio», sentencia para remarcar que es una de las prohibiciones que conlleva su condición de granja ecológica. «Esto es como cuando toca la lotería: algo que no volverá a darse en mucho tiempo», estima antes de reconocer la influencia de la buena salud de la vaca: «Seguramente hubo más casos de embarazos múltiples pero terminaron en abortos, porque el animal no pudo mantenerlos».

Este leones sabe bien de lo que habla, pues en su explotación ganadera en Trobajo el Cerecedo viven 280 madres. «Más de la cuenta, ya lo sé. Me lo recuerda mi mujer cada día», puntualiza. Ambos llevan «toda la vida» dedicándose a la ganadería, tras coger el respectivo testigo de sus padres. Rosana empezó con 25 años , tras terminar sus estudios de Derecho; Arsenio optó por una formación profesional, por lo que se lanzó al campo un poco antes. Hace un lustro tomaron la decisión de ser una granja ecológica –certificado que consiguieron hace un año– para «dar valor añadido» a su producción y también «por filosofía». Reconocen que son muchos los requisitos que exige este distintivo pero consideran que sus pastos de montaña les brindan una «ventaja brutal».

Por si todo ello fuese poco, este matrimonio encabeza la Asociación de Ganaderos Montaña de León. Una iniciativa que surgió hace más de cuatro años cuando los profesionales de la zona comprendieron que la unión hace la fuerza. «Nos dimos cuenta que, con todos los problemas comunes del día a día, uno solo no podía enfrentarse a la Administración. Empezamos una docena y hoy somos 84», apunta un Arsenio «encantado» de ser el mayor del grupo. «A mí me toca la fibra sensible. Todos son más jóvenes que yo, con muchas inquietudes y ganas de cambiar las cosas. Y eso es muy bueno».

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria