Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PERFIL

«Lo poco que se cosecha está pequeño y cortito»

Moraleja de Coca Luis Antonio Rueda lleva más de 20 años haciendo labores para terceros / Confirma los efectos de la sequía en una campaña «catastrófica»

M.C.
10/07/2017

 

Luis Antonio Rueda, natural de Moraleja de Coca (Segovia), es agricultor y también cosecha para terceros, desde hace más de veinte años. Esta campaña afronta los efectos de la sequía y las heladas en el campo desde una doble vertiente: la del profesional que sufre en carne propia las consecuencias de un año «catastrófico» y, también, la del emprendedor que realiza labores con su cosechadora, y que constata los bajos rendimientos.

Este es un «mal» año para el sector agrario. Luis Antonio está en plena campaña, con resultados bien distintos a los de 2016, cuando Castilla y León obtuvo «una de las mejores cosechas de cereal de la década», según los datos de la Junta, superando los 7,6 millones de toneladas. Este año se espera recoger solo una tercera parte. La realidad se impone, como confirma este profesional que explica como en zonas donde «un año normal» pueden estar unos diez días, el tiempo se reduce ahora «a la mitad».

Hay un dato muy significativo. Hay parcelas donde se ha tardado en llenar un camión dos días, cuando en una campaña considerada «normal» bastan solo tres o cuatro horas. Y eso ocurre en las tierras en las que se ha decidido cosechar, porque hay otras fincas en las que el agricultor, dice, no ha llegado a meter las máquinas ante la inexistencia de producción.

Por otra parte, tal y como ponen de manifiesto los profesionales, la sequía ha provocado que lo que poco que se cosecha esté «pequeño y cortito». Dos circunstancias que complican la siega. «Ahorras en descargas, pero hay que ir muy despacito, pegado al suelo, porque la cosechadora no lo coge».

Una situación que obliga a estos maquinistas a extremar al máximo las precauciones, más si cabe. Y es que, como señala este agricultor, son ellos precisamente los primeros interesados en que «no pase nada» en el campo. Por eso, están pendientes de las condiciones meteorológicas, mantienen la distancia recomendada del monte, cuentan con el equipo anti-incendios pertinente y cumplen las condiciones de uso de este tipo de maquinaria, para evitar «sustos». La sequía vuelve a no ayudar en este caso, ya que cualquier incendio accidental se podría propagar rápidamente. De momento, no han tenido «ningún problema», y esperan que la campaña discurra con «normalidad».

Luis Antonio trabaja con dos cosechadoras junto a otro socio, con el que comparte las tareas. Tenía 21 años cuando compró la primera máquina y empezó a realizar labores para terceros. Su coste: diecinueve millones de las antiguas pesetas, muy por debajo de los casi 300.000 euros que ha rondado la última cosechadora adquirida. Aún así, Luis reconoce que cuando empezó era «más caro todavía» comprar tierras.

Ahora compatibiliza la gestión de sus parcelas, unas 600 hectáreas entre las propias y las arrendadas, con la cosechadora.

Luis y su socio bajan a Extremadura cada año. La campaña «fuerte» empieza en torno al 25 de mayo y discurre hasta la primera quincena de agosto, aproximadamente. Tras Cáceres y Badajoz, donde pasan unos 20 días alejados de la familia, arranca la cosecha en la provincia de Segovia. También suben a Burgos.

Estos son días de «no parar». El ritmo es frenético. Se trabaja día y noche, cruzando los dedos para que las averías no retrasen las tareas. En este caso, la atención es inmediata. Los concesionarios mantienen sistemas de guardia y las tiendas están abiertas prácticamente «las 24 horas». Y es que no hay tiempo que perder.

Este agricultor segoviano de 44 años agradece especialmente los avances y la comodidad con la que se trabaja ahora en el campo. Todavía recuerda cuando, de niño, acompañaba a su padre con el tractor y, «casi sin espacio», soportaban horas y horas al volante, sin aire acondicionado, GPS, o un asiento confortable.

Mucho han cambiado las cosas desde entonces en términos de mecanización. No así en otros aspectos, como denuncia Luis, que se refiere especialmente a los precios. Y es que a una «pésima» cosecha, dice, le acompaña un mercado con precios «ridículos». «El cereal se vende ahora más barato que en tiempos de mi padre hace treinta años», lamenta convencido de que hay que ganar en dimensión «para sobrevivir».

Al mismo tiempo, cree que el que se quede en el campo debe «formarse» para sacar a la agricultura «el mayor partido posible». Y alude de forma especial a las nuevas tecnologías que considera «imprescindibles» en términos de competitividad. De cara al futuro, confía en compatibilizar la gestión de sus parcelas y los trabajos a terceros, aunque al mismo tiempo su intención es «no moverse tanto». «Cada vez cuesta más salir de casa y estar alejado de la familia». No le hubiera importado renovar alguna máquina, pero es consciente de que, «tal y como ha venido el año», quizás tenga que esperar.

Luis es hijo de agricultores y se quedó con las tierras de su padre. Vive en Nava y tiene un hijo de 14 años, que le ayuda «de vez en cuando». Aún es pronto para saber si su futuro está también en el campo.

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria