Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PERFIL

«La clave está en el control de la comercialización»

Juan Antonio Senovilla gestiona una explotación ecológica pionera en Cuéllar / Un modelo diversificado por el que apuesta desde hace 40 años

M.C.
04/12/2017

 

E s uno de los precursores de la agricultura ecológica en Castilla y León y uno de los convencidos de los beneficios para el campo y para toda la sociedad en general de este tipo de producción. Juan Antonio Senovilla, natural de Cuéllar (Segovia), procede de una familia de agricultores y ganaderos vinculada, como muchas otras, a una actividad agraria tradicional, que él ha sustituido por «otra forma de vida».

Este profesional de 59 años gestiona una explotación hortícola pequeña, de menos de dos hectáreas, con más de setenta variedades de estación. Nada que ver con las setenta hectáreas de cereal que manejaba su padre, y que actualmente siguen siendo menos del mínimo que se exige para subsistir en el campo.

Juan vive de su hectárea y media y lo hace gracias a la apuesta por un modelo diversificado y «pionero» cuya «clave» está en el control de la comercialización y la distribución, «que es lo que asegura el valor añadido». Así lo explica este productor que no ha dejado de experimentar en los casi cuarenta años que lleva en la agricultura ecológica.

Una apuesta por cultivos nuevos y aquellas variedades que demanda el mercado, como está ocurriendo últimamente con la kale o col rizada, un alimento rico en propiedades nutritivas que forma parte de su explotación desde hace cuatro años y que «está desplazando» al conocido brocoli.

Juan vende su producción en el mercado local. Mantiene vínculos con pequeñas tiendas y grupos de consumo, además de acudir a los mercados de plaza los fines de semana. Se trata, en definitiva, de proporcionar a la gente los alimentos que puedan conformar su dieta, a través de un contacto directo.
Antes no existía el marchamo ecológico. De hecho, se hablaba más bien de una agricultura biológica o similar. Era algo que «llamaba la atención». Para sus vecinos, Juan era «el chico que no echaba nada en el campo para matar los bichos». Así le conocían en su entorno.

Fue después cuando, tras el avance de este modelo, se reguló este tipo de producción. Algo necesario, según este profesional segoviano, que evidencia sin embargo esa misma regulación en la agricultura convencional. Un sistema que, en su opinión, «está favoreciendo la contaminación de las aguas, la pérdida de diversidad, y otro tipo de problemas medioambientales», debido al uso y «abuso» de los pesticidas.

Juan siempre convivió en su casa con la agricultura tradicional, aunque enseguida fue consciente de los «problemas» que originaba ese tipo de actividad. Con veinte años se aproximó a la agricultura ecológica, y a través de distintas publicaciones y estudios fue consciente del «impacto» de las sustancias peligrosas que utiliza la agricultura convencional o «química» y de sus «repercusiones».

Su aspiración siempre ha sido «vender toda su producción en mercados de proximidad», aunque los primeros años tuvo que echar mano de Madrid, que era donde estaba principalmente la demanda.
Ahora se mueve en el eje que conforman las provincias de Segovia, Valladolid y los pueblos del entorno, donde hace sus repartos. No falta clientela ni interés por un tipo de producción que gana adeptos cada año en el campo y, también, entre los consumidores finales.

Juan tiene claro que la agricultura ecológica va más allá de lo puramente agrario, aunque lamenta que hayan sido capaces de producir en ecológico, «pero no de vivir como tal». «No hemos conseguido torcer esa tendencia social».

Este segoviano define la agricultura ecológica como un sistema que conecta con la tradición del mundo campesino y con la ciencia, a favor de la comprensión del medio y la salud de las personas. «Hablamos del respeto a la tierra y a nuestros conciudadanos, no solo de mercantilización de nuestros productos», subraya.

Los productores ecológicos están convencidos de que se puede producir «de otra manera», lejos de «utopías». En este sentido, critican decisiones como la reciente aprobación del uso del glifosato que ha renovado su autorización por cinco años. «Necesitamos un apoyo decidido por parte del Parlamento Europeo para que las cosas vayan cambiando realmente».

En relación a las nuevas normas aprobadas en la Unión Europea para la agricultura ecológica comunitaria, este productor, que es además presidente del Consejo de Agricultura Ecológica de Castilla y León, Caecyl, advierte del riesgo del «desembarco» de una masa «oportunista» hacia este modelo de producción que «pueda llevar al traste esta corriente». Valora, eso sí, la apuesta por controles más estrictos, entre otros aspectos.

Juan combina en su explotación diferentes técnicas tradicionales y otras más modernas, «sin volver atrás». Trabaja manualmente, con pequeños aperos, y desarrolla un manejo tradicional «que respeta el medio ambiente».

El presidente del Caecyl renovará, según lo previsto, su cargo en las próximas semanas, como candidato de la UCCL, tras un acuerdo con Asaja que introducirá un vocal en el Consejo.
La agricultura ecológica gana adeptos, aunque sigue reclamando apoyo de la administración, no solo en forma de dinero, sino «un espaldarazo real».

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria