Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CARLOS RICO / Presidente de la cooperativa ACOR

«Hay que cuidar la remolacha, lo sensato es poner el foco en el futuro del sector»

MARISOL CALLEJA
28/05/2018

 

El sector azucarero atraviesa un momento complicado por los bajos precios. El presidente de Acor, Carlos Rico ( Iscar, 56 años), reconoce que hay por delante dos campañas aún con dificultades. Rico repasa en esta entrevista el futuro de la remolacha, las tensiones entre las Opas y Azucarera y su repercusión en el sector, y los retos post 2020.

PREGUNTA.- Acor está a punto de cerrar el periodo de contratación de remolacha. ¿Se han cubierto las expectativas?

RESPUESTA.- Vamos a tener una contratación similar a la pasada campaña, teniendo en cuenta las condiciones particulares de este año. Es un muy buen dato, pero nos hubiera gustado haber alcanzado una cifra ligeramente superior. Estamos manteniendo en torno a las 10.000 hectáreas. Lo cierto es que los problemas en la siembras han impedido una evolución natural hasta alcanzar las 11.000 hectáreas que nos habíamos marcado para, en el 2020, estar en las 180.000 toneladas de producción.

P.- ¿Cómo está el cultivo? y ¿cómo están afectando las últimas lluvias?

R.- El cultivo está muy retrasado frente a una campaña media, entre tres y cinco semanas, según las zonas, lo que nos va a condicionar desde el punto de vista de la apertura fabril. La evolución de la remolacha es muy buena y el efecto de las tormentas no ha tenido relevancia. Lo que nos está condicionando es la aplicación de herbicidas y el control de malas hierbas. Las lluvias nos están viniendo muy bien para los cereales y la colza para un buen remate de campaña.

P.- Según la evolución del cultivo, es previsible entonces que la recepción de remolacha se retrase...

R.- Hoy por hoy, la expectativa es que, evidentemente, va a ser así. Este es el esquema temporal que baraja la cooperativa. Bien es cierto, que hay que esperar al verano y seguir esta evolución a pie de campo. Ha habido un 30% de la superficie que se ha hecho en marzo y abril, y esto podría permitir abrir en octubre, aunque lo más probable es que tengamos que retrasar la recepción y contemos también con el mes de enero para continuar con la molturación.

P.- Al final, ¿Cuánta remolacha se ha contratado en León?

R.- El dato no está cerrado aún, pero rondará las mil hectáreas. Esta era nuestra previsión para tener un núcleo de módulo definido.

P.- ¿Es viable trasladar remolacha desde León a Olmedo?

R.- Lo que no es viable es no tener remolacha o negar a un socio el acceso a su cooperativa. Las puertas de Acor están abiertas a sus socios, es el principio de una cooperativa. La estrategia de Acor es clara: llegar a 180.000 toneladas de azúcar.

P.- ¿Ha crecido el interés por traer remolacha a Olmedo desde otras zonas de la Comunidad, más allá del desvío confirmado por Ucogal?

R.- Siempre hay incorporaciones de socios. Partimos de una situación básica y anterior, socios de Acor que tenían parte de producción en Ebro, y que con la liberación desean entregar aquí, no hay tensiones. Se trata de acomodar la gestión de la remolacha del socio a lo que ahora permite la normativa. Es natural que el socio quiera entregar toda la remolacha en Acor, es lo que está haciendo.

P.- La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha dicho, ante las tensiones en el sector, que Azucarera y Acor son complementarias. ¿Lo entiende así también?

R.- Creo que el sector necesita del sector, y aquí están las organizaciones, las empresas, y sobre todo el agricultor. Tenemos que luchar para que el agricultor siga siendo el eje principal de nuestra actividad, y que la agricultura encuentre en la remolacha ese tensor tractor de toda la estructura agronómica de Castilla y León. Todos en el sector hemos puesto mucha carne en el asador para que ésta siga siendo una actividad digna para el agricultor.

P.- Sin ánimo de interferir en unas relaciones privadas. ¿Le preocupa los efectos que pueda tener en el sector la crisis abierta entre las Opas y Azucarera?

R.- Más que preocuparme, no creo que sea sensato tener una crisis en un sector en el que siempre hemos trabajado muy unidos, en beneficio del agricultor. Hay que centrar el tiro y cuidar la remolacha porque es el eje vertebrador de la estructura productiva agrícola de regadío del norte. Probablemente, tengamos que estar más tranquilos, pensar más con la cabeza y dejar que las vísceras o el corazón tengan menos influencia en estas relaciones. Insisto, hemos sido un ejemplo sectorial de cómo se defiende y se trabaja por el bien de la agricultura.

P.- Lanza, por tanto, un mensaje de prudencia, es decir, olvidarse de guerras abiertas y poner el foco en el futuro del sector...

R.- Sí, creo que es lo inteligente y sensato y, además, es por lo que siempre ha trabajado Acor.

P.- La realidad es que las organizaciones agrarias, que acusan a Azucarera de monopolio, han advertido de que el futuro del cultivo está comprometido. Y han aludido directamente a los efectos en las ayudas de la PAC a favor de otros cultivos.

R.- Creo que sería un gravísimo error dejar de cultivar remolacha. No hay una actividad agrícola industrial que deje más rendimiento laboral, económico y de gestión como es la remolacha y el azúcar en Castilla y León. Hay un dato interesante: cada euro que las administraciones ponen en el sector repercute como ingreso en 2,9 euros para dichas administraciones, ningún otro producto agrícola tiene un desarrollo agroalimentario tan importante, ni genera tanta actividad como la remolacha. Si perdiéramos la remolacha o baja la superficie, tendríamos problemas con la patata por el efecto dominó, y con otros productos. Estaríamos poniendo en jaque toda la estructura de regadío. Creo que hay que poner más cabeza y pensar en el sector cómo conjunto donde, insisto, la argolla tractora es la remolacha en todos los cultivos de regadío.

P.- ¿Corre peligro el cultivo?

R.- Empezó a correr peligro con la reforma de 2004 y 2006, pero igual que corre peligro la remolacha pueden correr peligro el resto de los cultivos, no hablo solo de remolacha, sino de la estructura productiva agrícola regional. Europa está compitiendo con presiones que van a dumping, saltándose la reglas de juego y haciendo trampas. Deberíamos proteger nuestra producción, nuestra industria agroalimentaria y a nuestros agricultores.

P.- ¿Se hace lo suficiente desde España para proteger al sector?

R.- Creo que España ha sido un ejemplo de defensa del cultivo remolachero, un ejemplo que han seguido otros países. Defender las ayudas acopladas a un cultivo que supone vertebración del territorio, actividad, etc...fue una postura valiente. Considero que la Junta y el Ministerio hicieron bien y están concienciados de que no podemos perder el cultivo, pero eso implica diferenciación. Y esa diferenciación supone apoyo.

P.- Y eso pasa por ayudas, claro, más allá de 2020.

R.- Sí, está claro.

P.- La situación del mercado del azúcar es complicado, los precios han caído un 50% desde 2013. ¿Volverá a entrar Acor este año en la senda de los números negativos?

R.- Bueno, hay que decirlo muy claro, no es que Acor esté en número negativos, sino que el sector azucarero está en números negativos. El sector en Europa está sufriendo la presión de una mala gestión de producto a nivel internacional, pero sobre todo de una falta de reglas a nivel internacional. Países muy productores y exportadores están teniendo problemas con sus industrias, y están sacando producto al mercado internacional con dumping. Esto ha provocado en Europa una pérdida de más de130 euros por tonelada solo esta campaña. Y va a significar que el sector, en general, va a tener dos años muy difíciles, esta campaña y la siguiente. Creo que ya es hora de que Europa exija reglas conocidas y posiciones de defensa. Se están perdiendo industrias en Brasil y en India, algo impensable, se van habrá mas pérdidas en Europa.

P.- ¿Cómo se lucha contra ésto?

R.- Necesitamos un pacto político europeo que regule ese coste. Es inconcebible que China subvencione con un precio mínimo garantizado la producción de caña, que está casi cuatro veces por encima del precio de Brasil, y que nadie diga nada. Mientras Brasil mete ayudas encubiertas a través del etanol, o India ayuda a pagar la campaña de caña del año pasado porque todavía no se lo han pagado a los productores. Es inconcebible que se den apoyos en países exportadores y que aquí no se haga nada, y se meta presión al sector y al cultivo remolachero. Europa debe mirar por Europa.

P.- ¿Cómo se está preparando Acor en este escenario adverso?

R.- LLevamos mucho tiempo preparándonos. Desde el punto fabril hay pocas cosas que hacer para reducir nuestros costes productivos. Los hándicaps frente a los colegas europeos son el transporte de remolacha, el precio, y el coste de energía también. Esto no lo podemos reducir, sobre todo el pago de la remolacha, que siempre hemos defendido que sea digno. Tenemos que llegar a un mínimo de productividad para encajar una campaña más acorde a nuestros vecinos. Por eso, marcamos las 180.000 toneladas como partida de una situación mas soportable, que aún así esta lejos de los 140 días de Francia y Alemania.

P.- Acor mantiene un importante nivel de inversiones, también en renovables, una apuesta de la cooperativa. Está pendiente el desarrollo de un parque de energías renovables en Olmedo. ¿Cómo va el proyecto?

R.- Estamos estudiando invertir en un parque solar para que ofrezca la energía en autoconsumo necesaria para el periodo de intercampaña. En este momento, por la distribución del consumo parece que puede ser más interesante un parque solar, pero no descartamos nada. Estamos viendo la capacidad de vertido.

P.- ¿Están respondiendo los socios al apoyo desde la cooperativa para llevar a cabo estas inversiones?

R.- El socio está recibiendo bien ese apoyo, aunque ha habido dos problemas: las tensiones con la CHD y la sequía, que han provocado que el agricultor no haya podido tomar la decisión. Creemos que si se solucionan, en los próximos cinco años veremos una evolución muy interesante de estas estructuras.

P.- ¿Cómo está evolucionando el proyecto de Acor en Rumania?

R.- El proyecto surgió como apoyo al trigo fuerza, y se ha ido adaptando. Es un proyecto consolidado que se desarrolla de forma autónoma, sin condicionar al resto. Tenemos que intentar desarrollar sistemas de transporte que nos permitan traer esa producción. Creemos que una opción sensata es el tren, no dejamos de demandar que sea posible una línea de tren en el polígono de Olmedo, como un puerto seco. Manejamos más de 3.500 hectáreas.

P.- En esa apuesta por la diversificación. ¿Cómo avanza el futuro de Iberlíquidos?

R.- Es un proyecto que no lastra nuestra actividad, más bien nos da seguridad en la aplicación de las melazas, con otro mercado más abierto. Tenemos esa agilidad en la gestión y la evolución es favorable. Nos queda extender nuestra producción a Galicia, Asturias..., buscando cabaña ganadera.

«Estoy en contra de poner topes en las ayudas de la PAC y sí a favor de reconocer al agricultor profesional»

P.- ¿Cómo valora la propuesta de recorte en el presupuesto de la nueva PAC?.

R.- Un recorte nunca es positivo. Es cierto que podría haber sido mayor, pero siento, como agricultor, que es una lástima que se haya perdido ese apoyo. Es un error a nivel europeo. Desde luego, no es una buena noticia.

P.- Esta semana conoceremos también los reglamentos de la PAC. Se habla de un tope de 60.000 euros en las ayudas, del ‘agricultor genuino’ y de los planes estratégicos. En relación a las ayudas, ¿está de acuerdo con el ‘capping’?

R.- Estoy en contra de poner topes, es más sensato pensar en positivo. Si vamos con estructuras que cortan la evolución natural del campo, nos vamos a encontrar con un problema de futuro que no quiero generar. Por otra parte, hay que reconocer que el que lo está pasando peor y necesita ese reconocimiento es el agricultor, que anda apretado a final de mes. No pongamos puertas al campo, vamos a hacer el esfuerzo en el aspecto que se necesita.

P.- Es decir, que no haya topes, y sí una mejor redistribución de las ayudas a favor del agricultor profesional.

R.- Efectivamente, al profesional que pone toda la carne en el asador, en el día a día.

P.- La administración apuesta por las estructuras cooperativas, que no terminan de convencer al profesional. ¿Qué ofrece Acor para ganar su confianza año a año?

R.- Ofrece cordura, gestión y compromiso. Estamos asumiendo riesgos que nadie se había atrevido a asumir, y eso significa estabilidad. Todo eso es lo que está demandando el agricultor: una gestión ejemplar, compromiso y sensatez.

P.- ¿Qué le falta entonces al sector cooperativo para atraer más gente?

R. Gestión y profesionalidad, lo hemos dicho siempre. El sector se tiene que profesionalizar y ganar tamaño para esa profesionalización.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria