Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PERFIL

Una granja de pavos en el desierto abulense

La joven Erica Sáez Martín acaba de poner en marcha en Nava de Arévalo una iniciativa centrada en la cría de pavos, con 15.000 animales

ANTONIO GARCÍA
11/06/2018

 

El pasado 27 de abril Erica Sáez Martín puso en marcha una granja de pavos en la localidad abulense de Nava de Arévalo (775 habitantes), situada a 46 kilómetros al norte de la capital abulense, en una zona en la que no existen este tipo de iniciativas, ya que lo habitual son las granjas de pollos.

Aunque su idea era seguir con la tradición de la comarca de La Moraña, finalmente el grupo AN, para el que trabaja, le recomendó que optara por la cría de pavos, debido a los cambios introducidos en su matadero de Ávila, tras las reformas realizadas en el mismo.

Teniendo en cuenta que su experiencia tanto con los pollos como con los pavos era prácticamente nula, finalmente se lanzó a la piscina e hizo caso a los responsables de AN, que son quienes le proporcionan los 15.000 pavos -7.500 machos y otros 7.500 hembra-, así como el pienso.

La responsabilidad de Erica Sáez Martín consiste en cuidar de estas aves de corral, darlas de comer y poner la nave que desde hace poco más de un mes acoge a los 15.000 pavos.

Una nave situada en unos terrenos cedidos por su suegro, Florentino Castello, a quien Sáez Martín agradece especialmente su colaboración para poner en marcha este negocio que ha tardado en ver la luz en torno a dos años, como consecuencia de las dificultades administrativas relacionadas fundamentalmente con el dichoso ‘papeleo’.

Pese a todo, Erica Sáez Martín ha puesto en marcha Avícola Castelló Sáez, que debe su nombre al primer apellido de su marido, Exiquio Castelló, y al primer apellido de esta mujer de 33 años que finalmente ha optado por quedarse en el pueblo que le vio nacer hace 33 años, junto a su marido, de 32, y su hijo Florentino, de 2 añitos.

Vinculados a Nava de Arévalo familiar y sentimentalmente, este matrimonio ha decidido instalarse en esta localidad morañega con un negocio prácticamente inexistente en esta zona del norte de la provincia abulense. Sin embargo, para llegar a este momento, Erica ha pasado por numerosas etapas en su vida que le han conducido a su apuesta por la cría de pavos.

Tras concluir la enseñanza obligatoria, se licenció en Ciencias Empresariales en la Universidad de Salamanca, pero como no encontraba trabajo, durante casi una década apenas pudo trabajar por temporadas en las empresas freseras de la zona y limpiando casas en su pueblo.

Mientras tanto, su marido, que trabajaba como informático, decidió trasladarse desde Madrid a Nava de Arévalo, con el objetivo de tomar el relevo de su padre cuando decidió jubilarse como transportista.
Ambas circunstancias hicieron que este joven matrimonio decidiera quedarse en su propio entorno y hace dos años tuvieran a Florentino, cuyo nombre constituye un homenaje al padre de Exiquio, que en esta empresa les ha ayudado, igual que el resto de la familia, según señala Erica.

Tras decantarse por la cría de pavos y aprender algunas claves para cuidarlos, ya que son diferentes a los pollos, la joven decide hacerse autónoma y poner en marcha Avícola Castelló Sáez, tras levantar en Nava de Arévalo una nave de 1.950 metros cuadrados, en una parcela de su suegro, al que tiene previsto llegar a comprársela.

Los inevitables miedos iniciales y las inseguridades, han dado paso a una etapa de ilusión en este proyecto situado «al lado del pueblo», tras realizar una inversión que ha rondado los 400.000 euros.

Erica Sáez Martín confía en que pronto lleguen las ayudas concedidas por la Junta de Castilla y León, ante la incorporación a esta actividad por parte de una joven que espera establecerse definitivamente en su pueblo, donde tiene previsto ampliar su familia si todo va bien.

Ahora, su centro de atención profesional son los pavos, cuyo manejo no es el mismo que el de los pollos. Mientras que estos últimos permanecen en las naves en torno a 45 días, los pavos hembra están unos 90 días y los machos 110.

Por otra parte, también tienen que tener en cuenta el comportamiento de los pavos, ya que «el arranque es lo más difícil». Según Sáez Martín, «les cuesta más trabajo aprender a comer y beber». Además, «hay que tener cuidado para que no se amontonen», ya que se pueden asfixiar. Por el momento todo discurre con cierta normalidad, a la espera de que a mediados del próximo mes de julio puedan salir hacia el matadero los primeros pavos de esta granja en la que ve su futuro y el de su familia.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria