Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GANADERÍA

Exigen una ley que regule la trazabilidad real del lechazo

Más dureza normativa. Las agrupaciones agrarias reclaman a las administraciones leyes y normativas más estrictas que obliguen a detallar la verdadera procedencia de un lechazo

M. MARTÍNEZ
23/09/2019

 

Los productores de lechazo de Burgos siguen en pie de guerra ante la previsión de que las Navidades vuelvan a ser tan nefastas como lo están siendo los últimos años. No tanto por el volumen de ventas -ya que su carne es la elegida en la mitad de los hogares españoles en estas fechas tan destacadas, haciendo de él uno de los productos estrellas- «sino por el fraude económico y sanitario» que, en opinión de las diferentes agrupaciones agrarias «las administraciones permiten con el poco rigor regulador y control de que hacen gala».

Y es que como cifran, más del 40%de los miles de lechazos que se venden en esas fechas «no son de Burgos sino franceses o portugueses a los que se sacrifica en mataderos de aquí, lo que ya basta para que puedan promocionarse como locales», denuncian desde Asaja Burgos.

Proceder que se traduce en la venta de producto extranjero como burgalés sin apenas trabas para quien lo lleva a cabo, lo que no sólo lleva a engaño al consumidor sino al descenso de ventas del lechazo propiamente burgalés, y por extensión de ganancias y ganas de continuar de los productores de la provincia.

Así llevan denunciándolo dos décadas desde la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), con la celebración anualmente de la Fiesta Reivindicativa del Lechazo Burgalés, la cual tuvo lugar la pasada semana en la localidad de Fresno de Río Tirón, la cual cuenta con dos de las pocas explotaciones de ovino que se mantienen aún en funcionamiento. Y fueron cientos de personas las que se acercaron apoyando así la reivindicación, a la que precedió semanas antes el reclamo de posturas mucho más serias de control desde las instituciones «que son quienes pueden y deben hacerlo», reclaman.

Por un lado al Ministerio, ya que como recuerdan «es el Estado el que puede elaborar leyes en cuyo contenido no se dejen resquicios como el existente actualmente, que permite que animales de fuera puedan llevar el sello de burgalés con sólo ser sacrificados aquí, obviando que los locales se crían en los campos junto a su madre hasta el último momento, lo que da aún más valor al animal», remarca Esteban Martínez, presidente de Asaja Burgos. Y posteriormente a la Junta, «al ser ella la que tiene a su vez la potestad de adecuar dichas normativas estatales al ámbito de la región donde actúa», añaden en la entidad agraria.

Realidad que reafirman los responsables de la explotación burgalesa Rioja Hermanos, asentada en Fresno de Río Tirón, donde cuentan con cerca de 2.000 cabezas de ganado ovino. Desde ésta confirman que cada vez son más las trabas burocráticas y gastos económicos añadidos al desarrollo de la labor ganadera, «que hacen que pases más tiempo rellenando papeles que cuidando los animales», lamentan. «Papeleos y trámites que sí nos exigen a nosotros pero que luego se olvidan de pedir a los que vienen de fuera».

Gestionada en la actualidad por cinco hermanos (que tras el fallecimiento del cabeza de familia decidieron seguir con la labor familiar vinculada al ovino), añaden cómo en la actualidad se vela por el control sanitario y evitar el sufrimiento de los animales, mientras en el caso concreto de los lechazos «la contradicción es total». Y es que como explican, hablar de lechazo es hablar de una cría de entre 20 y 30 días «a la que se sacrifica con apenas un mes, tiempo en el que sigue alimentándose de la leche de su madre, de la que se separa solamente para ir al matadero», explican desde esta explotación burgalesa.

«Mientras que en el caso de los que se traen de fuera, se permite que sufran un estrés atroz, ya que no sólo se les separa de golpe de sus madres -dejando así de recibir de éstas el alimento básico-, sino que se les traslada a un vehículo para que pasen más de un día de viaje hacinados en camiones», relatan.
Situación que repercute también en la calidad del producto final, en el que la diferencia hace que el lechazo local pueda suponer 8 ó 10 euros de más precio que el extranjero, y que los ganaderos locales entienden como un fraude al consumidor, «quien paga así por una calidad que en verdad no recibe».

Estrés animal al que se suma el coste que al ganadero local le supone la crianza del animal. Y todo para encontrarse en muchos casos, que las cámaras de los comercios las ocupan lechazos de Portugal o Francia, entre otros lugares de origen, que hacen que muchos de los ejemplares que décadas atrás hubieran sido adquiridos en los establecimientos sin problema, «no se vendan y sigan por ello creciendo en los campos. «Lo que hace que los hoy lechazos en unos meses sean corderos de pasto pues con más la edad pierden también catalogación de lechazo», detallan desde la explotación, en la que al año se obtienen entre 1.300 y 1.500 corderos, «de los que no siempre se venden todos, complicando aún más la situación».

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria