Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GANADERÍA

Escoltas de la morucha desde 1971

Salamanca. La Comunidad aglutina cerca del 85% de la «raza más fértil del país», estando el epicentro en la provincia charra / La protección especial de la variedad negra permite pasar de 24 a 60 ganaderías con unas 3.000 cabezas

E. ORTIZ
02/12/2019

 

La dehesa salmantina esconde tesoros de infinito valor. Los pastizales que visten esta masa forestal, emblema del campo charro, se antojan el escenario idóneo para la cría en extensivo de razas vacunas autóctonas. Como la morucha, que debe su nombre a la imperfección del color de su capa. En su origen predominaba la mora que vestía de negro, pero en los años 80 se puso de moda la cárdena con una tonalidad negra mal teñida. Para volver a equilibrar la balanza y debido a la caída del censo que ocasionó este furor, la primera variedad lleva la coletilla de protección especial. La misma recae en la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno Raza Morucha, que escolta esta especie desde 1971.

La «inquietud de unos entusiastas» colocó la primera piedra en este muro de defensa para «mejorar y fomentar» una raza que abarca más de una comunidad. El resto de piedras se han ido poniendo progresivamente en estos 58 años de andadura con el Libro Genealógico o el Programa de mejora. Su mayor hito acaba de celebrar las bodas de platas, pues en 1994 se publicó el Reglamento de Indicación Geográfica Protegida (IGP) Carne de Morucha. Este era el máximo anhelo de su fundación, con el aval de una calidad alta acorazada «al respetarse el ciclo de lactación de las crías, consumir gran variedad de los productos de la dehesa y realizar ejercicio constantemente dada su condición de explotación extensiva».

Antes de completar las seis décadas, esta agrupación pretende saldar unas cuentas pendientes. Tienen encomendada la gestión, remarca su director técnico, del Logotipo raza autóctona 100% para proteger la carne de especie. «Estamos en trámite para ampliarlo a los que contempla la IGP, que hace un año quitó la exclusividad a la morucha y amplió el espectro a animales de cruce pasando a ser Carne de Salamanca», explica José Manuel Sánchez para insistir en que como gestores del logo buscan abrir el abanico más allá de ternero, añojo y novillo. «Pretendemos que puedan acogerse otras categorías como vaca o buey y determinados productos elaborados como hamburguesas o embutidos», concreta sin descartar artesanía «procedente del asta o de la piel».

Entre trámites y papeleos, la difusión juega una labor importante a través de jornadas y cursos con los que la Asociación busca «mantener a los ganaderos informados en temas que suscitan su interés», como el plan lanzado desde el Ministerio del ramo para la prevención, erradicación y control de la rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR). «Para la puesta al día contamos con expertos en la materia», asevera Sánchez antes de remarcar que la página web también cumple con este papel divulgativo que igualmente desempeñan las subastas y las ferias.

No podían faltar, por tanto, en la de San Andrés que desde el sábado y hasta mañana se celebra en Ciudad Rodrigo. Por el municipio salmantino han desfilado, en la séptima edición de este evento que congrega al ganado bovino regional, ejemplares jóvenes de la morucha. Los asistentes, además de contemplar las peculiaridades de la raza, pudieron probar su carne.

Características

La principal característica que salta a la vista es el color de su capa. El responsable de la Asociación se remonta en el tiempo para recordar que «la consideración antaño de una mayor pureza» inclinó la balanza a favor de la cárdena, que «proliferó sobremanera». Los esfuerzos de recuperación, para alcanzar un equilibrio, consiguieron el salto de 24 ganaderías de moruchas negras a las 60 que hay actualmente.

El temperamento de esta raza hizo que en sus orígenes fuese un animal de trabajo que, con el tiempo, derivó hacia la lidia. Desaparecidas hoy ambas ocupaciones, su explotación principal es la producción de carne. Es una variedad «muy armónica» que entra en consonancia con las distintas estaciones: aprovechando la bellota, el matorral y el ramón en invierno; los eriales y los pastos en primavera; las riberas y vaguadas en verano; y las rastrojeras y bardales con los últimos coletazos de la estación más calurosa. Diciembre, mes de despedida del año, es momento de cubriciones. «Los ganaderos buscan que paridera no coincida con el estío y tenga lugar en septiembre o en octubre», justifica el director técnico.

La viveza y rusticidad que distingue a este bóvido le convierte en «un ente zootécnico de inmejorables condiciones morfofuncionales para el aprovechamiento de las dehesas de Salamanca», anota Sánchez antes de reconocer que el «único hándicap» percibido desde este organismo es el «escaso manejo en extensivo» que ha tenido hasta ahora, propiciando «una raza un poco más arisca y con tendencia a escapar». La clave para subsanarlo y conseguir una «mayor docilidad» está, desvela, en «un manejo de proximidad».

Pero el principal rasgo distintivo que subraya este criador es el que, garantiza, reconocen desde el propio Ministerio: «es la raza más fértil de España; no solo de las autóctonas, sino también de las integradas y los cruces». El elevado instinto maternal se corresponde con unos altos índices tanto de fecundidad como de partos viables. Presume de una «gran longevidad», pudiendo reproducirse hasta los 14 o incluso 16 años.

La morucha es salmantina. La provincia charra es el «epicentro» de esta raza, que también se puede ver en otras limítrofes como Zamora y Valladolid. Están presentes en otras tres comunidades de manera «muy localizada»: en Madrid, en la zona de la Sierra; en Extremadura, concretamente en Cáceres; y en Castilla-La Mancha, por Ciudad Real. Sánchez calcula que, en conjunto, el censo nacional ronda las 15.000 cabezas, siendo unas 3.000 de variedad negra. «Cerca del 85% del total son castellanas y leonesas», sentencia antes de añadir una ganadería en Francia que, reconoce, «despierta un poco de envidia sana al criar todo en ecológico». Lamenta, en este sentido, que en la Comunidad no haya «cuajado» la producción ecológica de vacuno. «Los ganaderos sí aseguran que siguen este proceso pero no es suficiente, hay que cumplir con el reglamento que marca el Consejo regulador», compara antes de mirar a Andalucía donde «está muy desarrollada en general».

Ecológico

La mirada hacia al sur tiene otra razón de ser: un respaldo autonómico que en Castilla y León «no hay». El impulso económico llega desde el Gobierno central, mientras que el de la Administración regional está en servicios como el que lleva a cabo el Centro de Selección de Reproducción Animal (Censyra) en León, que se encarga de la «extracción de semen de forma natural de los machos que salen del testaje». Sánchez también le atribuye la creación de la Federación de Razas Autóctonas. En el aire está la intención manifiesta de «ayudar a las filiaciones dentro del Libro Genealógico». Una inyección que desde la Asociación esperan con los brazos abiertos.

Mientras tanto, continúan inmersos en la tramitación del Programa de cría, una evolución del Programa de mejora que «afecta a todas las razas» a iniciativa de la Unión Europea. Los borradores ya están presentados en el Ministerio, que es quien «tiene la última palabra sobre unos cambios que van más allá del nombre».

Cabe recordar que, en el caso concreto de la morucha, el Programa de mejora se reconoció en 2012. Desde entonces, los criadores de esta raza han dado pasos en tres niveles: control de rendimiento cárnico en explotaciones y valoraciones del desarrollo tanto muscular como esquelético al destete; pruebas de valoración individual de machos en estación de testaje; y establecimiento de toros de referencia, recogida de semen, inseminación e intercambio de machos. Las distintas acciones que esta Asociación ha llevado a cabo en su andanza ponen granos de arena en «una notable mejora de las características reproductivas».

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria