Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Cultivos únicos en suspensión

La plantación de rosas rojas de Aleia prescinde de la tierra y compensa el aporte de minerales a través de lana de roca / La hidroponía evita la «contaminación de suelos y acuíferos» a la vez que permite precisión en el riego

ELSA ORTIZ
04/03/2019

 

Si la diosas Afrodita y Venus confeccionasen hoy un ramo de flores solo utilizarían rosas. Serían rojas que, como bien es sabido, simbolizan el amor, la pasión y el deseo. Pero no se conformarían con cualquiera sino que exigirían unas en concreto: las Red Naomi que, al igual que ellas y la modelo de la que toma prestado su nombre, hacen gala de la belleza. Es la variedad más preciada del mercado desde que se introdujo en 2006. 

Para hacerse con ellas viajarían hasta un municipio soriano de apenas 700 habitantes, Garray. Aquí se encuentra, desde hace tres años, el invernadero más grande de Europa para esta especie. Aleia Roses no esconde la clave de su éxito bajo tierra sino que la deja en suspensión, como sus cultivos. Son hidropónicos.

La peculiaridad de la hidroponía, todavía desconocida para una amplia mayoría de la Comunidad, es que prescinde totalmente del suelo. El origen etimológico de la propia palabra, que incluso resulta compleja de pronunciar a quienes la escuchan por primera vez, guarda la pista. Proviene de la fusión griega entre hydor –agua– y ponos –trabajo–. No hay lugar para la tierra, que se sustituye por un medio inerte.

Esta técnica, que a priori puede antojarse incoherente, compensa el aporte de minerales a través de un sustrato específico como arcilla expandida, fibra de coco, zeolita o lana de roca. Aleia Roses, siguiendo el patrón holandés, se decanta por el último tipo que resulta el más apropiado para estas flores. «Utilizamos la lana de roca por la forma en que las raíces de la rosa se establecen en este sustrato que, al ser muy poroso, tiene facilidad para retener el agua y también para drenarla; favoreciendo, por lo tanto, la renovación de nutrientes y el empleo de riego de precisión», puntualiza su director de operaciones. Sergio Moreno pone en valor, además, su duración de hasta una década.

El agua, en concreto el de la lluvia, también juega un papel relevante al ser la fuente principal para asegurar el crecimiento y desarrollo de las plantas. «Se recoge en dos balsas de 24.000 metros cúbicos cada una situadas al lado del invernadero», revela Moreno.

Toda la superficie del este macroinvernadero a orillas del Duero, cerca de 14 hectáreas, funciona así. Comparada con otros sistemas tradicionales, la hidroponía mantiene la flor elevada, con las raíces sujetas por fibra de vidrio. Pero, ¿qué beneficios plantea frente a ellos? «De esta forma se evita la contaminación de suelos y acuíferos», concreta el responsable de Aleia Roses. El riego de precisión es otra ventaja de esta práctica en la que el cultivo recibe el agua «por goteo» y el resultante del drenaje «se trata para su reutilización». El aporte a cada flor se realiza «en función del nivel de radiación y de sus propias necesidades», así reciben «en cada momento la cantidad justa tanto de agua como de nutrientes». Moreno remarca también, como aspecto positivo, el «control completo del desarrollo de la planta» que garantiza esta alternativa.

EXCLUSIVIDAD

La hidroponía es el ingrediente estrella de un plato cargado de exclusividad. La rosa de Aleia se distingue, como describen en la carta de presentación que introduce su página web, por un color rojo «intenso» y una duración «en perfectas condiciones» de hasta medio mes si se cumple con ciertas indicaciones como limpiar cuidadosamente el jarrón, eliminar todas las hojas que se encuentran en la parte final del tallo para evitar el contacto con el agua, y mantener el ramo en lugares alejados de posibles corrientes de aire, entre otras.

El invernadero soriano busca la excelencia en «cada paso del proceso de producción», siempre respetando el medio ambiente, de la mano de la tecnología holandesa más puntera en cultivo bajo cristal. El vidrio difuso antirreflejo es la base sobre la que está construido el recinto, un material permite obtener una potente radiación solar y fomentar la fotosíntesis.

Otro de los pilares de la empresa es la sostenibilidad. El motor de su producción es el uso eficiente de los recursos para «reducir el consumo de agua gracias a la captación de pluviales» que permiten su reutilización, así como «evitar la contaminación de acuíferos cultivando las rosas en hidroponía». En todo el proceso se utiliza, como garantizan sus responsables, «un sistema de protección con un manejo integrado de plagas y control biológico».

Un pasillo central separa los dos bloques, de siete hectáreas cada uno, que componen el invernadero. «En total hay más de 180 kilómetros de líneas de cultivo que se recorren diariamente para realizar labores culturales y de corte de las rosas», apunta Moreno.

Aleia Roses es un productor clave en el mercado europeo y miembro de Royal FloraHolland, la mayor subasta mundial de flores. Con una producción de 40 millones de rosas al año, es fiel a la hidroponía desde sus inicios en 2016. «La duración del sustrato es de diez años, pasados los cuales habrá que trasplantar las rosas», adelanta Moreno.

ENSAYOS

La práctica que esta empresa lleva a cabo desde hace tres años es aplicada «principalmente» en el «cultivo hortícola», en lugares como Murcia y Almería. De ahí que «no haya constancia» de su explotación en Castilla y León, al menos con una dedicación oficial.

Los representantes de las Organizaciones Profesionales Agrarias (Opas) de la región coinciden en definir la hidroponía como una alternativa «muy específica». Un proyecto piloto que, al menos en esta Comunidad, no podrá hacer sombra a la tradición que manda en el campo.

«La verdad es que no hay mucho cultivo hidropónico en Castilla y León. No es algo muy controlado ni un fuerte del territorio», explica el presidente autonómico de Asaja. Donaciano Dujo habla de «ensayos y principios» de una práctica diferente que, garantiza, no desplazará a la tradicional que es la que encaja con la «meteorología» de esta tierra.

El secretario regional de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) ubica estos cultivos que prescinden del suelo en espacios cerrados y recuerda que necesitan un fuerte acompañante tecnológico. A juicio de Aurelio González, esta modalidad cobra sentido para el sector hortofrutícola por lo que le augura un «futuro muy limitado» en Castilla y León. «No puedes llenar todo el campo de plástico», justifica.
La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) añade la incertidumbre a esta visión futurista que enfoca en los invernaderos, concretamente en los ubicados al sur del país donde cuentan con una «ventaja»: el clima. «Aquí no podemos cultivar tomates en enero», remarca su coordinador, Jesús Manuel González Palacín, para después subrayar que «las inversiones son altísimas y solo se pueden amortizar con un incremento del precio final de producto».

En cambio, para Aleia, la hidroponía y Soria son la mejor receta del éxito y la combinación perfecta para conservar su liderazgo nacional en exportaciones de rosas.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria