Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SALAMANCA

El cortacino, un oficio ancestral

Poda El colectivo rechaza la nueva normativa de poda y reclaman diálogo para buscar una salida que no amenace el futuro laboral

M.C
12/03/2018

 

Los cortacinos de Salamanca están en pie de guerra. Aseguran que la Consejería de Medio Ambiente está tratando de «imponer» una nueva forma de poda en las dehesas de la provincia que «pone en riesgo» la labor de cientos de profesionales y la «supervivencia de las propias encinas».

Así lo explica Laureano Hernández, cortacino y representante de este colectivo que ha decidido finalmente asociarse para defender este oficio ancestral. Hernández insiste en que la administración dicta normas que son «imposibles» de llevar a cabo en el campo. Y hace alusión expresamente a la prohibición de cortar ramas de quince centímetros con carácter general.

«Nos quieren imponer el modelo de Extremadura y eso es un auténtico disparate», subraya el representante de los cortacinos de Salamanca, que aboga por mantener las técnicas de olivo y desmoche actuales con las que ahora se quiere acabar desde la Junta.

Estos profesionales mantienen que con la nueva norma muchos ejemplares «sucumbirán» a las nevadas o a los fuertes vientos por culpa del peso de sus ramas. Es más, los cortacinos destacan que cada árbol se debe podar de acuerdo a sus necesidades, «no a unas normas fijas». Es decir, «no se puede cuidar de la misma forma a una encina de diez años, que a una de 500».

Profesionales y propietarios mantienen sus quejas y, aunque no descartan movilizaciones, como señala Laureano Hernández, piden una solución y «diálogo» a la administración para buscar una «salida». De no ser así, denuncian que la nueva normativa supone una amenaza grave al futuro laboral de los cortacinos y «de nuestros montes».

Desde la Asociación de Ganaderos ‘19 de Abril’, que se suma a esta reivindicación, mantiene que la mayor parte de las podas que se realizan en Salamanca son «correctas», bajo los sistemas tradicionales. Es por ello, aseguran, que se puede disfrutar de unos montes y dehesa salmantina «ejemplo de biodiversidad y conservación de usos tradicionales». En relación, además, a la producción de bellota, indican que la nueva norma puede implicar un descenso de este fruto con «graves consecuencias para la producción porcina».

Hernández insisten en que ni ellos ni los propietarios de las encinas están de acuerdo con el sistema que se pretende imponer. De esta forma, advierte que si los propietarios no dejan podar los árboles, y pueden aguantar así varios años, el sector «desaparecerá» y se quedará sin actividad. Un sector que puede concentrar a más de 500 profesionales, solo en el campo charro. De hecho, únicamente en Matilla de los Caños del Río más de un centenar de personas viven, directa o indirectamente, de este oficio, muchos de ellos jóvenes.

Los cortacinos formalizan en estos momentos su asociación y se declaran abiertos a dialogar «sin imposiciones». De momento, ya han llegado las primeras amonestaciones. No hay que olvidar que si hay denuncia, las sanciones pueden oscilar entre los 1.500 y los 11.000 euros, algo inasumible para el colectivo.

Los profesionales subrayan que son «los primeros interesados» en la salud de las encinas ya que es su forma de vida, por eso, critican a los que les acusan de realizar podas abusivas y dañinas, en alusión a las declaraciones del presidente de la Asociación Forestal de Salamanca, Jesús Castaño. Recuerdan además que las técnicas de olivo y desmoche son las que han configurado los encinares salmantinos que se disfrutan actualmente.

La Asociación que están llevando a cabo incluye a propietarios de fincas, que actualmente se «niegan» a aplicar las nuevas normas de la Junta. De momento, se mantiene la apuesta por el diálogo a través de una propuesta de mesa de trabajo que desbloquee la situación que se vive en estos momentos.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria