Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SANIDAD

Cordón inmunitario contra la lengua azul

Castilla y León mantiene la lucha frente a esta enfermedad con una red de 54 explotaciones centinela y 704 trampeos al año en 40 puntos de muestreo

M.C.
25/06/2018

 

La fiebre catarral ovina o lengua azul es una enfermedad producida por un virus que afecta especialmente al ganado ovino y en menor medida al bovino. Se transmite por la picadura de diferentes especies de mosquitos del género culicoides, vector de esta enfermedad.

Aunque desde el año 2011 no se han detectado focos en Castilla y León en animales domésticos, la lucha contra esta enfermedad permanece activa, como explica Óscar Sayagués, director general de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias de la consejería de Agricultura y Ganadería. El cambio climático está favoreciendo la expansión de diferentes especies de mosquitos del género culicoides, lo que exige un control periódico frente a esta enfermedad y, especialmente, una «detección precoz», importante para evitar males mayores.

En Castilla y León la vacunación obligatoria se concentra en las comarcas del sur de la provincia de Ávila (Arenas de San Pedro, Cebreros, El Barco de Ávila, Las Navas del Marqués, Navaluenga, Candeleda y Sotillo de la Adrada) y de Salamanca ( Béjar y Sequeros). Se establece, por tanto, la vacunación de zonas sin circulación viral, como ocurre en el caso de la Comunidad, para que hagan de «cordón inmunitario». Una especie de «tapón» que paralice la subida del virus de norte a a sur.
Desde la administración autonómica se insiste en los «beneficios» de basar la lucha frente a la enfermedad en la vacunación obligatoria. De esta forma, según Sayagués, hay mayores posibilidades de lograr la erradicación «en el menor plazo de tiempo». Se trata se una herramienta que disminuye el riesgo de difusión al resto de la ganadería regional.

Por otra parte, con la vacunación se «facilita» los movimientos del ganado de las zonas de restricción. La vacunación preventiva es una garantía en este caso dado que la Unión Europea establece una serie de restricciones al movimiento en las explotaciones situadas en 100 kilómetros alrededor de la zona en la que se detecte. Hay países como Turquía, además, que exigen, junto a otros requisitos sanitarios, que los animales procedentes de zonas restringidas estén vacunados. Un elemento fundamental de cara a la exportación.

Es por eso, que la Junta acaba de convocar las ayudas a los ganaderos para compensar el coste de la vacunación obligatoria frente a la lengua azul. Se contempla una cuantía que asciende a los 70.000 euros. La Orden contempla la subvención del 100% del coste de la vacuna para aquellos profesionales integrados en Agrupaciones de Defensa Sanitaria y el 50% para los que no lo estén. El importe máximo será de 0,40 euros por cada dosis aplicada a animales de la especie ovina y bovina. Un importe que, según el director de Producción Agropecuaria, es «superior» a los costes medios estimados por la Comisión Europea.

Sayagués tiene claro que «no se puede bajar la guardia» en este tema. La expansión de esta enfermedad en el área mediterránea es un fenómeno, según los técnicos, que se viene produciendo desde finales de los años noventa. Existen 24 serotipos de esta enfermedad, y en España durante los últimos años solo se han detectado dos de ellos ( el serotipo 1 y el 4).

La lucha contra la lengua azul es continúa a través de distintos programas de vigilancia. Castilla y León cuenta en este caso con una red de 54 explotaciones centinela que implican muestrear un total de 2.000 animales al año.

Además, está en marcha un programa de monitorización de culicoides, mediante el sistema de trampeo. Un plan que se traduce cada año en un total de 704 trampeos en toda la Comunidad, en cuarenta puntos de muestreo. El ‘chequeo’ es continuo en Castilla y León, para anticiparse. Y es que, según datos de la Consejería, se ha detectado ya en el sur una de las especies que más preocupan a la hora de la expansión de la enfermedad, como es el culicoides imicola. De ahí, la importancia de las explotaciones centinela, donde los animales no se vacunan, como herramienta de detección precoz.

La vacunación obligatoria en las zonas restringidas afecta actualmente a un total de 1.542 ganaderos de bovino, con un censo de 100.343 animales; y a 1.411 profesionales de ovino con un censo total de 51.199, repartido en nueve localidades de las provincias de Salamanca y Ávila.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria