Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

«Contratos firmes» para expandir la cebolla horcal

Los agricultores limitan la producción a lo que tienen «vendido» de antemano / La superficie se incrementa entre un 10 y un 12% este año

DIEGO SANTAMARÍA
30/04/2018

 

Los productores de cebolla horcal se mueven en un sector «muy complicado» a la hora de equilibrar la balanza de costes y beneficios. Lo sabe de sobra y por experiencia Marcos Merino, agricultor de Pampliega (Burgos) y presidente de la Asociación Promotora de un Distintivo de Reconocimiento de la Cebolla de Palenzuela. Al igual que el resto de cultivadores, calcula la superficie antes de encarar la siembra en función de lo que tenga «vendido» de antemano. Y es que si algo ha aprendido del negocio tras años de actividad es que «no te puedes arriesgar mucho más porque el cultivo de cebolla conlleva muchos gastos».

En este escenario, Merino reivindica «contratos firmes» para potenciar este producto autóctono, a caballo entre Palencia y Burgos, con gran reconocimiento en el mercado nacional. Pese a ello, su presencia continúa siendo muy limitada porque a muchos agricultores les da «miedo» jugársela. «Hay morcilleros que dicen que no somos capaces de producir toda la cebolla horcal que consumen, pero si nos hacen unos contratos firmes produciremos toda la cebolla horcal que necesiten y más», reconoce al referirse a los principales demandantes de esta variedad.

Con los precios nunca se sabe. Lo único que está claro es que «fluctúan mucho según el mercado» a lo largo de cada campaña. Claro ejemplo el del último ejercicio. La baja producción por culpa de la meteorología -con una reducción de entre el 20 y el 30% respecto al año anterior- garantizó unos precios «un poco mejores». No obstante, «cuando se empezó eran muy bajos porque se pensaba que la campaña iba a ser buena», pero todo cambió «a última hora» cuando «se vio que las producciones no iban a ser las que se esperaban». Por lo tanto, tal y como se preveía, «no se llegó a cubrir la demanda». De todas maneras, las tarifas estándar suelen rondar los 13 o 14 céntimos por kilo si se vende a granel y alrededor de 20 si se comercializa en sacos.

Las ganancias del agricultor que apuesta por la cebolla horcal también varían dependiendo de las siembras. Merino detalla que la «época buena», por norma general, se sitúa en torno al 19 de marzo. Es la «fecha media» por así decirlo, aunque al mismo tiempo reconoce que, con un poco de suerte, adelantar la sementera, y por ende la cosecha, a veces se salda con «unos precios un poco mejores». Ahora bien, lo más probable es que la recolección se lleve a cabo en tiempo y forma, ni antes ni después de lo previsto. En cualquier caso, «la agricultura no es una ciencia exacta», apostilla el productor burgalés.

Las primeras siembras de este año se llevaron a cabo a finales de febrero, en torno al 27. «Muy poco», eso sí. Después llegaron las lluvias y la nieve, por lo que «se ha ido sembrando cuando se podía» hasta «finales de abril». Entretanto, a los agricultores no les quedó más remedio que realizar la sementera «poco a poco», preparando el terreno «como hemos podido» porque estaba «muy embarrado». En definitiva, el proceso se limitaba básicamente a «sembrar, llover, esperar, volver a preparar el terreno...».

Obviamente, todavía es demasiado pronto para hablar de producciones estimadas. Puede que «el tiempo acompañe y que vaya como todos los años o mejor», aunque Merino prefiere no mojarse. No en vano, asegura que la nascencia está siendo «buena» gracias a las lluvias de las últimas semanas, así que «de momento va bien la cosa». Por otra parte, tiene constancia de que la superficie se ha incrementado ligeramente en relación al año pasado, a lo sumo «un 10 o 12%». Lo que no aumenta es el número de productores que apuestan por este cultivo, que se mantiene sin nuevas incorporaciones a la vista.

Salvo imprevistos meteorológicos inesperados, todo parece indicar que la cosecha de 2018 será bastante mejor que la del año pasado. El tiempo parece acompañar y hay más superficie, de ahí la esperanza en superar con creces las 6.000 toneladas de 2017, que marcaron la caída en picado de una producción que durante las dos anteriores campañas osciló entre las 8.000 y las 10.000 toneladas. Por otra parte, los productores continúan «peleando poco a poco» para obtener la ansiada Marca de Garantía que tantos años llevan reivindicando. Merino y sus compañeros no tiran la toalla, aunque son plenamente conscientes de que este proceso «va muy despacio» porque «es muy complicado».

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria