Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Castilla y León, pionera en poner coto a la agalaxia contagiosa

Desde 2017 Hasta ahora se han incorporado 187 granjas con 158.692 ovejas

IRENE LLORENTE YOLDI
10/12/2018

 

Castilla y León también es pionera en la puesta en marcha del programa de control de la agalaxia contagiosa. Se inició en febrero de 2017 y hasta el momento en la Comunidad se han adherido 187 ganaderos de ovino y caprino con un censo de 158.692 animales. Esto implica que el censo medio de las explotaciones incorporadas supera las 848 ovejas, lo cual indica la buena acogida en el primer año de implantación entre los ganaderos más profesionalizados. El programa está más centrado en el ganado de aptitud láctea por la gran caída de producción láctea y abortos que ocasiona, sin olvidar las alteraciones en la calidad de la leche. La importancia de su control es porque en la actualidad es una de las enfermedades con mayor repercusión económica para el sector ovino, ya que tiene un elevado grado de morbilidad, de modo que si la agalaxia contagiosa entra en un establo enferman todos los animales o la gran mayoría. Además, en el entorno europeo sólo Francia, uno de los principales competidores de Castilla y León en lo que al sector ovino se refiere, dispone de un programa de control.

Zamora es la provincia donde más establos se han incorporado a este programa voluntario, 51 y 49.528 animales, seguida de León, con 47 y 35.552 ovejas y cabras. En tercer lugar se sitúa Valladolid, con 34 explotaciones adheridas y un censo ovino de 24.308. En Ávila se han sumado 23 instalaciones y 15.859 animales, mientras que en Palencia son 14 granjas y 17.081 animales. En Segovia han sido nueve explotaciones y 10.978 animales las que entran en el programa, otras seis en Burgos y 3.853 ovejas y cabras, y tres que se incluyen en el programa de la provincia de Salamanca, con 1.533 animales. En Soria, ninguna por el momento.

Esta herramienta diagnóstica que ofrece la Junta a aquellas explotaciones que quieran adherirse al programa de calificación sanitaria oficial se basa en la realización de un protocolo diagnóstico consistente en diferentes pruebas seriadas para el conocimiento del estado sanitario en las explotaciones y del estado individual de todos los animales de la cabaña incluida, de forma que sea posible la eliminación de los animales infectados. Así, se toman muestras de hisopos auriculares en el caso de las cabras y nasales para las ovejas porque es donde el microplasma se asienta. Y se envían al Laboratorio Regional de Sanidad Animal, que lo analiza y lo califica.

En el caso los animales de que den positivo la Consejería recomienda su sacrificio para tener un rebaño saneado. Pero nunca le obliga ni hay sanciones. Así, si el ganadero decide eliminar el animal afectado, la Junta le indemniza con el 100% del animal, y si no lo sacrifica le recomienda que lo aparte del resto de la cabaña.

La única Comunidad con programa oficial de control de la maedi visna

En la actualidad Castilla y León es la única Comunidad que dispone de un programa oficial de control, en el que están incluidos 195 ganaderos que albergan 139.170 animales de las Asociaciones Ganaderas de Ganado Ovino y Caprino más importantes. La Consejería de Agricultura y Ganadería decidió cercar esta enfermedad viral de gran importancia económica que ocurre en las ovejas y en ocasiones afecta también a las cabras. El virus del Maedi-Visna (VMV), un lentivirus, infecta a sus huéspedes de por vida. Aunque la mayoría de las infecciones son asintomáticas, una minoría de animales desarrolla síndromes progresivos y sin tratamiento de la enfermedad, como por ejemplo, disnea (maedi) o signos neurológicos (visna). Tanto maedi como visna finalmente son mortales. Otros costos económicos adicionales pueden incluir restricciones comerciales y de exportación, sacrificio anticipado, y pérdidas por la producción escasa de leche a causa de mastitis indurativa. Las pérdidas económicas pueden variar considerablemente entre los rebaños. El programa de control consiste en la toma de muestras de sangre para su análisis en el laboratorio.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria