Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BURGOS

La camelina encuentra su sitio en la comarca del Arlanza

Arroja una media de 1.300 kilos por hectárea y el año pasado rondó los 348 euros por tonelada /Un estudio de la Diputación aborda las posibilidades de la quinoa, el kiwi o el almendro

DIEGO SANTAMARÍA / BURGOS
17/04/2017

 

Hace unos años, casi nadie pensaba que la camelina, la quinoa, el kiwi o el almendro podrían tener cabida en el campo burgalés. Sin embargo, los cultivos alternativos empiezan a ser una alternativa factible en detrimento de otros clásicos como el girasol e incluso el todopoderoso cereal. Algunos agricultores han decidido experimentar y en algunos casos el resultado deja entrever la posibilidad de una renovación que podría abrir nuevos nichos de mercado.

Miguel Ángel Salces probó suerte con la camelina hace tres años en Villafruela y Pineda Transmonte después de investigar sus características y adaptabilidad. Le pareció una elección propicia para su zona, cuyos campos «no son demasiado fértiles». Asimismo, descubrió que es un cultivo «bastante rústico que se adapta a terrenos difíciles».

En su primera campaña, Salces obtuvo una rendimiento medio de 1.200 kilos por hectárea. Recuerda que el verano fue «frío» y la primavera «normal para la zona», pero el cultivo respondió mientras el precio oscilaba entre 320 y 330 euros por tonelada.

El segundo año trajo consigo un invierno «muy suave» y una primavera «lluviosa» que adoleció de «horas de sol». No obstante, la producción se incrementó ligeramente y consiguió alcanzar una media de 1.300 kilos por hectárea. Al mismo tiempo, el precio se situó en torno a los 348 euros y obviamente optó por continuar.

El resultado de la campaña actual es una incógnita y en principio no apunta demasiado bien porque la falta de agua está provocando «muchísimos problemas de nascencia». Aún con todo, personalmente se muestra «satisfecho» de haber elegido esta opción y se plantea seguir por varios motivos.

Por ejemplo, señala que la camelina -a diferencia del girasol- no requiere una «maquinaria especial». De hecho, utiliza la misma «sembradora convencional» que también le sirve para el cereal. De igual manera, la recolección se lleva a cabo «con la misma máquina sin necesidad de ningún cambio». No así con el girasol, ya que «tenemos que cambiar el corte».

También juega en favor de este cultivo el factor económico. Salces trabaja con la empresa Camelina Company, que está buceando en «nuevos mercados», lo que ayudaría a mantener la tendencia creciente de los precios. Además, la compañía se ha sumado al proyecto europeo Itaka para la producción de biocombustibles sostenibles, ya que la camelina se utiliza en la elaboración de «bioqueroseno para aviones».

Según el estudio sobre Análisis de las oportunidades de explotación de la actividad agrícola y ganadera de la empresa Fanega Ingeniería Agraria por encargo de la Diputación Provincial, una hectárea de camelina en secano -sin contar con la mano de obra del propio agricultor ni los ingresos de la PAC- podría arrojar un beneficio de 145 euros. Eso sí, el estudio económico en este caso tampoco incluye la renta de la tierra ni los gastos de amortización de la nave, pues «dependen en gran medida de la estructura de la explotación».

La «aventura» de la quinoa

Durante los dos últimos años, Salces ha investigado las posibilidades que brinda la quinoa, hasta el punto de contactar con una doctora en Ingeniería Agrónoma de la Universidad Católica de Ávila y un agricultor de la misma provincia que «lleva unos años probando alguna variedad».

Finalmente, gracias al director de Fanega, José Ignacio Velasco, contactó con un distribuidor de semillas peruano que le ha permitido lanzarse a la «aventura» por su «cuenta y riesgo». De momento, ha sembrado media hectárea para «ver qué ocurre», aunque reconoce que ahora mismo «las condiciones no son las mejores por la falta de lluvia».

Otras posibilidades

Almendro

El estudio de Fanega Ingeniería Agraria señala que determinadas zonas de Las Merindades, Arlanza y La Bureba -sobre todo en su extremo este- son propicias para su cultivo. También podría darse en otras comarcas, pero «la incidencia de heladas primaverales podría comprometer su rentabilidad». Por otra parte, se recomienda elegir variedades de floración tardía, preferiblemente a partir de marzo.

Kiwi

¿Kiwi en Burgos? A priori parece una locura, pero se puede cultivar en amplias zonas de Las Merindades y en menor medida en La Bureba y Demanda Pinares. Por lo general, el cultivo necesita «inviernos cortos» que permitan cubrir las horas de frío necesarias, primaveras «con poco riesgo de heladas» y veranos que no sean «demasiado calurosos». Eso sí, el principal inconveniente es el coste de su implantación -más de 24.000 euros- y el periodo de retorno económico, que rondaría los 9 años.

Uva de mesa

Para José Ignacio Velasco, es uno de los cultivos que mayor potencial ofrece en la provincia de Burgos. No es para menos, dada la tradición vinícola en comarcas como la Ribera del Duero o Arlanza. No obstante, para recuperar la inversión se necesitaría un plazo aproximado de 10 años.

Trigo fuerza

Su cultivo es apto en casi toda la provincia y lo ideal es iniciar la siembra en otoño «para que la planta tenga tiempo de alcanzar su máxima resistencia al frío» durante las bajas temperaturas invernales.

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria