Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

AGRICULTURA

Calor para rebajar la humedad

MAÍZ. Los cultivadores destacan la «normalidad» de la campaña, sin restricciones en los riegos, y auguran cerca de 12.000 kilos por hectárea / La cosecha arrancará en unas dos semanas con unos precios que continúan «flojitos»

E. ORTIZ
07/10/2019

 

Quince, catorce, trece... la cuenta atrás ya está en marcha para recoger el oro del campo castellano y leonés. Solo queda que el calor rebaje la humedad. Dos semanas, más o menos, estiman los cultivadores de maíz que restan para saltar al terreno de juego. Las expectativas para este partido son buenas tras una campaña que «se ha desarrollado con normalidad».

Aunque a Ignacio Arias le pilló el pedrisco en sus 45 hectáreas en Siete Iglesias de Trabancos, a mitad camino entre Valladolid y Salamanca, considera que este «va a ser un año de kilos» en el que la modernización de los regadíos desempeña un papel importante. De hecho, estima que estas zonas puestas a punto podrán alcanzar «los 15.000 kilos por hectárea». Sin restricciones para los riegos, el maíz sale victorioso de esta campaña dado que el calor «en principio le viene bien» porque «reduce el posterior secado». Este proceso, asegura, «sale caro» y lleva todavía a algunos agricultores a «dejar el maíz en el campo sin recogerlo hasta que alcanza los 14 grados, pudiendo ser ya marzo», apunta este vallisoletano antes de matizar que dilatar en el tiempo la cosecha «compromete la campaña siguiente», pues las siembras arrancan a principios de abril.

Arias señala al precio como un «factor muy limitante» de este cultivo que viste las parcelas de dorado. «Llevamos ya muchos años con unas cantidades que resultan bastante ridículas», denuncia antes de estimar que esta temporada rondará «los 180 euros». Motivo que, lamenta, pone en entredicho la rentabilidad.

Pero si hay un enemigo por excelencia de las mazorcas ese es el jabalí. «Es una verdadera plaga, hace mucho daño al cultivo. Se refugia dentro durante el verano y no sale hasta que arranca la cosecha», reprocha Arias a modo de conclusión.

Los leoneses también aguardan ya en la posición de salida para entrar al campo. El aviso lo dará la humedad, que «en estos días está bajando». El presidente de Asaja en León, Arsenio García, asegura que este año la cosecha «llega un poco más adelantada que en una campaña normal» y. salvo casos puntuales en los que «se retrase porque el precio va a ser un poco bajo o por la reticencia a pagar el secadero», marca finales de este mes como tope para el inicio.

Las «buenas circunstancias climáticas» de la primavera anticiparon las siembras «una quincena». El efecto dominó hace que ocurra lo mismo con la recogida. «Venimos de dos campañas un tanto atípicas», contextualiza para detallar que la «gran sequía» de 2017 estuvo acompañada por una «fuerte helada»; mientras que en 2018, en cambio, la estación fue «muy lluviosa y retrasó los tiempos». Este año en abril ya estaban liquidadas todas las siembras.

Remanente

La falta de precipitaciones ha caracterizado, como ocurrió hace dos, este año agrícola. Pero el remanente que el pasado, de lluvias copiosas, dejó en los embalses ha permitido «no solo completar bien el ciclo de riego, sino que aun están a casi un 30% de su capacidad». Por ello, el también máximo responsable de la Lonja de León garantiza que la climatología no ha herido de gravedad a este cultivo de regadío. «En esta zona el verano no ha sido excesivamente caluroso y al maíz, habiendo agua, el calor le gusta», anota García para concluir que la campaña «se ha desarrollado con tranquilidad, sin ningún sobresalto más allá de algo de granizo en alguna parcela».

Las enfermedades tampoco platean, según entiende este cultivador leonés, un rompecabezas en este campo. Primero, enumera, porque «el maíz no tiene a día de hoy plagas que significativamente le hagan daño». García apunta al gusano gris en el momento de la nascencia y a la araña roja, que tuvo un repunte durante el periodo estival. «El agricultor ya está muy profesionalizado y sabe cuándo debe hacer los tratamientos», celebra tras puntualizar que esta planta «no es muy delicada por el porte que tiene».

León está a la cabeza de la producción de maíz no solo de la región, sino del país. Castilla y León ronda las 110.000 hectáreas de este cultivo, aproximadamente unas 8.000 más que en la campaña anterior. Un aumento del que sin lugar a dudas García responsabiliza al «significativo tirón» leonés: la provincia ha pasado de casi 57.000 a cerca de 70.000 hectáreas.

Para el presidente de Asaja en al misma, en esta subida de la superficie intervienen dos aspectos. En primer lugar, explica que el retraso en el cultivo que ocasionaron las lluvias primaverales en la pasada campaña provocó que «algún agricultor dejase más superficie en barbecho o para el girasol, que tiene un ciclo más corto». Pero el factor determinante, a su juicio, es la modernización de regadíos.

Humedad

Poco o nada puede hacer el agricultor a estas alturas por el maíz. «Ningún factor puede alterar la producción, pues ya está rematado», sentencia García para anotar que «solo queda esperar a que baje la humedad para que se coseche con la menor posible ya que el secado tiene un coste importante». De cara al invierno, y en caso de que algo quede entonces, confía en que ni el viento ni la lluvia «hagan caer el grano o dificulten la entrada de la maquinaria».

Desde Asaja León estiman que la campaña será «media-alta», en la «misma línea» que la anterior, cuyo desenlace fue bueno a pesar de las «inclemencias que entorpecieron la siembra». Su presidente remarca, de nuevo, el aumento progresivo de la modernización. «De las 70.000 hectáreas de maíz que tiene la provincia, cerca de 40.000 son de fincas modernizadas con riegos a la demanda, donde se ahorra mucho agua y aumentan los rendimientos», considera antes de estimar, con cautela, unos 12.000 kilos por hectárea. «Una media que puede variar incluso a mejor», matiza.

Los precios son el talón de Aquiles del maíz «como ocurre con el resto de cereales». En este caso concreto, puntualiza, «la tensión es mayor por la gran oferta existente a nivel mundial». García recuerda que «antiguamente las malas cosechas encontraban cierta compensación» puesto que importar era «mucho más difícil». Ahora, en cambio, «el producto de fuera presiona a la baja». A lo que suma, en forma de denuncia, que los precios «son los mismos que hace treinta años». El agricultor lleva tres décadas «estancado» y la «única forma de seguir viviendo» de su actividad es «aumentar muchísimo la superficie y ser cada vez más eficiente». En medio de una búsqueda incansable de rentabilidad, se pregunta: «¿hasta cuándo vamos a poder aguantar con esto?».

Las expectativas no son muy halagüeñas, pues la organización agraria teme que el precio esta temporada esté «un pelín por debajo de la pasada». Pero, como la esperanza es lo último que se pierde, miran al «pequeño repunte del trigo» en el que confían para que «arrastre un poco al maíz».

Humedad

Una cosecha «de normal a buena» auguran desde Pioneer, donde ven cómo «las parcelas más tempranas están llegando a la madurez fisiológica». La multinacional, que proporciona semillas a agricultores de más de 90 países, asegura que «el ciclo está terminado y el grano, maduro». Su delegado en León, Óscar Sobrino, destaca el «buen aspecto» del cultivo y augura una «buena producción» con una ligera rebaja con respecto a la del año pasado, que fue «récord histórico». Sitúa la media de esta campaña en los 12.000 kilos por hectárea.

Sobrino recuerda, como único bache a salvar en esta temporada, un ataque «bastante fuerte» de araña en la última quincena de agosto que encontró freno en las «temperaturas no demasiado altas y las tormentas» de principios de septiembre. «Ha hecho daño en algunas parcelas pero no ha resultado tan grave como pudiese haberlo sido», valora.

El responsable de Pioneer asegura que este es un cultivo «rentable, muy asentado e interiorizado» por el agricultor quien tiene «cultura del maíz y sabe manejarlo muy bien». A todo ello añade la modernización que, además de un riego «más racional», devuelve «comodidad» en el manejo y blinda «una calidad del grano muchísimo mejor». Prueba de estas consideraciones es, tal y como señala, el incremento de la superficie en la provincia.

Alcanzada la madurez fisiológica, solo queda esperar a que el maíz adquiera «humedades interesantes entre 18 o 22 grados». Por lo que solo la climatología puede mover ficha dado que «el calor acelera y la cosecha se atrasaría si empezase a llover».

Sobrino asevera que el verano «no ha sido especialmente caluroso», sino que ha estado protagonizado por «muchos altibajos bruscos». En cuanto al coste del secado, considera que «no es el mayor pero sí el que más se ve» por parte del agricultor. «En esta zona es imposible cosechar el maíz seco, como sí ocurre en Andalucía o en Extremadura», distingue para celebrar que «afortunadamente» la tradición de «mantener el cultivo en el campo hasta marzo» está desapareciendo con profesionales «concienciados de la importancia que tiene dejar el terreno libre» de cara a la siguiente campaña.

Reconocen lo espinoso que resulta el tema de los precios, que están «un poquito flojos», pero desde la compañía confían en la «incertidumbre del qué pasará». Su delegado en León señala a la «incógnita grande» que plantea la cosecha en Estados Unidos: «se hizo casi dos meses más tarde de lo normal y con menos hectáreas». Cabe la «posibilidad», concluye, de que la producción «esté por debajo de lo esperado» y tenga el ansiado «impacto positivo». No se puede, de momento, «aventurar nada».

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria