Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La calidad tiene nombre propio

La Asociación Berciana de Agricultores estudia alternativas con «viabilidad técnica y económica» para una comarca en la que la pera conferencia, la manzana reineta, la castaña y la cereza presumen de marcas de garantía y denominaciones de origen

ELSA ORTIZ
22/07/2019

 

1992 no fue un buen año para los frutales del Bierzo. Las heladas dejaron temblando, y no solo literalmente, las cosechas de la comarca. Entre las ruinas de un escenario devastador, sin consuelo en el seguro agrario que entonces abrigaba estos campos, los agricultores resurgieron como el ave fénix de sus cenizas. Entendieron que retomar el vuelo era menos complicado si lo hacían juntos, si se agrupaban para defender sus intereses, que eran los mismos.

El sector frutícola buscaba mejorar sus condiciones y sentó las bases de la Asociación Berciana de Agricultores (ABA) que, con el paso del tiempo, ha acogido bajo su paraguas a otros como el hortícola o el vitivinícola. Un centenar de profesionales fueron los impulsores de una iniciativa que hoy, 27 años después, triplica el número de socios y cuenta con cuatro sellos que refrendan la calidad de sus peras conferencia, manzanas reineta, castañas y cerezas.

El impulso para la obtención de estos distintivos, concreta su director técnico, mira al «posicionamiento» en el mercado. «Somos pequeñas zonas productoras y en un mercado globalizado como el actual no podemos competir en precio, para empezar porque nuestros costes de producción son más altos», puntualiza Pablo Linares antes de sumar otro motivo: «la ventaja de tener una calidad contrastada muy alta gracias a las condiciones de la climatología y del suelo» de la comarca berciana.

Desde el minuto cero, el empeño de la asociación ha estado en demostrar que esa diferenciación en términos de calidad «no es un orgullo patrio», sino que tiene su refrendo en denominaciones de origen y marcas de garantía que «indican al consumidor que alguien imparcial ha verificado, tras realizar los estudios pertinentes sobre los cultivos, que estos productos tienen algo distinto para la comercialización».
La apuesta por esta baza para hacerse un «hueco en el mercado» es tan férrea que ABA cambia su nombre en las redes sociales, pasando directamente a ser Frutas de calidad del Bierzo con el objetivo de facilitar el cauce de la información.

La manzana reineta abrió la veda con su denominación de origen, siendo única en España y el primer sello en fruta de la comarca leonesa. Le siguieron la pera, la castaña y la cereza, en ese orden.

Requisitos

Ningún productor se queda fuera de la posibilidad de lucir uno de estos sellos, siempre y cuando cumpla con la normativa que los amparan. «No tiene ni por qué ser socio, solo aplicar los reglamentos en sus cultivos», sintetiza Pablo para remarcar que cada uno tiene sus propios requisitos que afianzan unas determinadas características.

Las distintas exigencias están estudiadas a pies juntillas para blindar esa garantía de calidad mínima al consumidor. En el caso de la manzana reineta se limita el «nivel de azúcares y de acidez» que puede tener para proteger su «sabor tradicional». En la pera conferencia, donde igualmente se controla el dulzor, la atención se fija en el russeting. «La capa marrón que la recubre es característica de esta variedad y sirve para identificarla pero también para asegurar su sabor puesto que lo concentra más», detalla el director técnico de ABA para pasar a hablar de la castaña que, a diferencia de las dos anteriores con una única, contempla diez variedades. «Hay una manera de presentación natural en seco que en muchos sitios se conoce como pilonga», anota antes de poner la «forma de pelado» como una de las condiciones de este producto. En las cerezas, por último, se mira «la dureza y la coloración» en función del momento de recolección: tempranas, media estación y tardías.

Requisitos que, además de procurar la calidad, rubrican el «importante papel» que El Bierzo juega al ser «la representación de la fruta» en Castilla y León. «Está claro que en pepitas somos indiscutiblemente la referencia puesto que no hay más cultivo de manzana y pera en la Comunidad», sentencia Pablo. Añade que «más del 60% de la producción regional» de castaña sale de esta comarca y reconoce que de cereza «hay más zonas productoras», como el Valle de las Caderechas. «Pero en conjunto no hay nada igual en todo el territorio castellano y leonés que, quizá por los condicionantes climatológicos, está enfocada a cultivos más extensivos», valora con la consideración de que amplían «un poco este abanico» donde la ecología aun no ha encontrado su sitio.

«Cumplir con los estándares visuales que imponen la distribución y los puntos de venta, que exigen que todas las frutas de un envase sean exactamente iguales, complica la implantación de prácticas ecológicas», razona Pablo convencido de que el «desconocimiento» que aun las rodea tampoco acompaña en la apuesta.

Sequía

El responsable de la asociación subraya otra disparidad con la que los bercianos ganan el pulso a la sequía. «Esta zona tiene una pluviometría más alta y, sobre todo, más regular que otras. Además, gracias al embalse de Bárcena, que es bastante grande, el suministro de agua para riego suele estar casi siempre garantizado», asegura en referencia al manzano y al peral. No corren tanta suerte el cerezo y el castaño. El primero sale un poco más ileso porque «suele recoger la humedad del invierno e incluso de la primavera». El segundo es el más perjudicado porque la falta de agua «durante todo el verano devuelve un fruto de menor calibre o de menor calidad».

Pablo reconoce que el cambio climático sí está haciendo mella, al «variar mucho el régimen de lluvias» que ha pasado de estar «muy repartido y favorecer a todos los cultivos», a «saltar entre épocas de muchas precipitaciones y periodos secos muy largos». Estos contrastes, asevera, son «matadores» para el campo. «De poco me sirve tener mucho agua en mayo si luego hasta octubre no voy a ver ni una gota», lamenta antes de señalar que esta situación «está llevando al castaño, en las zonas en las que hay posibilidades, a transformarse al regadío». La otra huella de la climatología es «la aparición de plagas difíciles de controlar para las que no suele haber muchas alternativas de tratamiento» como es el fuego bacteriano en el peral, la avispilla en el castaño o la clorofila suzuki en el cerezo.

Si hay otra peculiaridad que sea sello del Bierzo es que sus cultivos poco o nada tienen que ver con los que existen tradicionalmente en la Comunidad. «Esto dificulta que desde Valladolid nos entiendan», reprocha Pablo en alusión al Ejecutivo autonómico, a cuyos responsables aclara: «aquí no hablamos de grandes extensiones ni de cereal, sino de minifundios y de frutos; y esto exige una adaptación de las políticas». Para la motivar la incorporación de jóvenes, continúa, es importante tener en cuenta que estos árboles requieren una elevada inversión para hacer la plantación a la que siguen tres años sin ingresos.
La reivindicación que ABA lanza al nuevo consejero de Agricultura y Ganadería es la apertura de «una línea de ayudas para la implantación de sistemas antihelada y antigranizo». Su director técnico explica que necesitan estás medidas «para frenar las consecuencias del cambio climático y poder asegurar las producciones».

Con este reclamo en la diana de sus objetivos, los agricultores bercianos siguen su andadura con planes de futuro. Ya estudian para la próxima campaña, sin ir más lejos, la viabilidad del lúpulo en El Bierzo. Pero no es la única alternativa que barajan: la almendra, la nuez y la avellana son otras candidatas para abrir más el abanico. «Estos frutos secos son cultivos que tradicionalmente tenemos para autoconsumo, pero no hay explotaciones profesionales cuando tienen un alto valor en el mercado», asevera antes de añadir en el listado de posibilidades a la oliva. «Consideramos que contamos con las condiciones requeridas y solo tendríamos que experimentar para determinar qué variedades pueden resultar mejores y así animar al productor», matiza.

Al férreo respaldo que blindan al sector frutícola suman, en esta proyección de futuro, el impulso al hortícola con una cooperativa que verá la luz en un par de meses. Empujón que dan de la mano del Banco de Tierras del Bierzo, dentro de una colaboración que lleva casi un lustro en pie. «Nos pareció primordial su iniciativa de poner en valor aquellas tierras que estaban abandonadas para quienes quisieran ampliar sus explotaciones o introducirse en el sector», aplaude. «Codo con codo» han desarrollado, además, labores de formación con cursos y jornadas sobre distintos cultivos o agricultura ecológica, siempre fomentando el concepto de kilómetro cero y de consumo local para procurar que sus productos también se queden en casa.

La asociación no entra en la parte comercial como tal, pero sí ayuda con la promoción e incluso actúa de intermediaria. La manzana y la pera bercianas están «prácticamente en todas las grandes cadenas de distribución a nivel nacional». Las miras de la castaña son más amplias, pues «en torno a un 40 o un 50% se exporta a Italia o Francia». Mientras que el viaje más corto es el de la cereza, que frena en el norte de España.

Seguros

«Nuestra labor es decirle al agricultor, con datos puestos sobre la mesa, qué alternativas hay en esta zona con viabilidad técnica pero también económica», sintetiza el responsable de ABA.

Esta labor que busca dar un color diferente al campo castellano y leonés, combinada con jornadas técnicas y cursos de formación, conforma un elenco de servicios en el que también tiene cabida la representación ante las administraciones y la tramitación de diferentes subvenciones o ayudas.

Más de un cuarto de siglo después, uno de sus ejes «fundamentales» continúa siendo aquel que motivo su aparición. «Somos tomadores de seguro y siempre intentamos hacer no solo las tareas administrativas –contratación, partes de siniestro o tasaciones contradictorias–, sino también otra que creemos tanto o más importante: la intermediación», aclara su director técnico con el recuerdo de «aquel desastre» de 1992. Entonces consiguieron «una línea específica para los frutales del Bierzo que después se amplió a otras zonas de España».

El último tanto en esta materia se lo anotaron durante la pasada campaña, con «ciertas reformas» que permiten avanzar en un camino en el que «aun queda mucho» por recorrer. «Hay que entender que esta comarca es muy peculiar por sus características orográficas y climáticas. Esto hace que siempre intentemos mejorar el seguro, adaptándolo lo máximo posible a las condiciones y cultivos de la zona», contextualiza tras asumir que deben seguir trabajando hasta llegar al punto en el que «realmente ante un siniestro importante se pueda hablar de tranquilidad en las explotaciones».

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria