Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GANADERÍA

El burro zamorano busca rebaño

La Asociación de Criadores de la Raza Zamorano-Leonesa quiere crear un protocolo de trabajo regional basado en el empleo de asnos contra el lobo / Aszal trabaja con las Asociaciones autóctonas de razas en peligro de extinción para crear una Federación

MARISOL CALLEJA
20/03/2017

 

Burros contra lobos. La ecuación no es tan sencilla. El proyecto de la Asociación Nacional de Criadores de la Raza Zamorano-Leonesa basado en el empleo de asnos como sistema de protección de los rebaños frente al lobo está actualmente en «fase de trabajo», es decir, hay potencialidad por parte de estos animales, pero no existen aún resultados fiables, a pesar de la experiencia desarrollada en la provincia de Zamora en los últimos 24 meses. Así lo expresa el secretario de Aszal, Jesús de Gabriel, que tiene claro que resta todavía por desarrollar un protocolo de trabajo «efectivo» para que esta herramienta de prevención, que pretende mejorar la coexistencia entre lobos y ganadería, pueda funcionar.

La experiencia llevada a cabo con el apoyo de la Diputación de Zamora ha supuesto avances significativos, aunque la idea es seguir mejorando el manejo ganadero. Por eso, la Asociación de Criadores se plantea ahora contactar con las Diputaciones de León, Salamanca, Ávila y Segovia para llevar el proyecto a nuevos ganaderos con explotaciones afectadas por los ataques del lobo. «Necesitamos más tiempo y aumentar el número de muestras», según Javier Talegón, técnico del proyecto.

Una cosa está clara, según Aszal, «no se trata solo de coger un burro y meterlo en un rebaño». En primer lugar, no sirve cualquier animal. Los responsables del proyecto han testado y seleccionado aquellos asnos que han demostrado una clara fobia a los cánidos para asegurar su respuesta protectora ante el lobo. Una respuesta que les hace incompatibles con los mastines. Por otra parte, hay que tener en cuenta varios condicionantes como que el asno tenga más de dos años, lo que asegura un comportamiento «más maduro», según Talegón; que esté castrado, para evitar problemas y que pueda escaparse del cercado; que no tenga dificultad física para moverse; y que previamente haya sido integrado en el rebaño. La Asociación de Criadores de la Raza Asnal Zamorano-Leonesa cuenta actualmente con unos quince burros ya testados a disposición de los ganaderos y podría, en breve plazo, y según su secretario, adaptar otros diez más.

Aszal quiere explorar la vía de la colaboración con las administraciones y establecer convenios con las instituciones provinciales para «seguir mejorando los protocolos de trabajo». Reconocen que la receptividad en Zamora ha sido «escasa» ya que solo han llegado a cuatro explotaciones, aunque valoran el «esfuerzo» de los profesionales con los que han colaborado. De cara al futuro abogan por la búsqueda de nuevos ganaderos «comprometidos» y que «se crean el proyecto de protección frente al lobo» para asegurar un manejo adecuado.

El objetivo es llegar al sector y, con las razas de criadores como interlocutores, establecer un protocolo de trabajo regional en el que los profesionales estén involucrados. Aszal trabaja en estos momentos con los ganaderos de Asociaciones de Razas Autóctonas en peligro de extinción para crear una Federación y hacer llegar así éstos y otros protocolos de colaboración a la administración autonómica. Se trata, como explica De Gabriel, de «funcionar como un solo grupo» e ir «más allá de la comercialización de un producto». Se busca el valor del patrimonio genético de estas razas, desde una visión no meramente económica, sino también desde una perspectiva medioambiental y como atractivo turístico.

La futura Federación de Asociaciones de razas autóctonas en peligro de extinción podría estar creada en unos meses, como afirman sus impulsores. En ella están incluidos ejemplares de equino, ovino, vacuno y caprino como la raza hispano bretón, la oveja ojalada y castellana o la bovina alistana, monchina y sayaguesa, junto a la asnal zamorano-leonesa, entre otras.

Mientras esto ocurre, el proyecto de protección del rebaño frente al lobo con la utilización de asnos zamorano-leoneses sigue dando pasos. Siendo conscientes de que no hay un método que por sí solo elimine los ataques de los lobos, esta herramienta pretende ser «un método más de protección frente a los depredadores».

Por lo general, los burros se integran bien en los rebaños. Cuentan con un agudo sentido del oído que favorece la detección de intrusos «a los que con frecuencia puede atacar, morder y pisotear». Hablamos de ejemplares que llegan a los 300-400 kilos. Todo ello sin olvidar que sus rebuznos son capaces de ahuyentar al lobo. Se sabe que pueden no ser tan eficaces como los mastines, aunque presentan también algunas ventajas como que utilizan las mismas instalaciones y alimento que el ganado que defienden y «no existe peligro de que se escapen cerca de carreteras o molesten a senderistas».

El secretario de Aszal explica que en las explotaciones en las que se ha llevado a cabo el proyecto se han introducido animales individuales. Y es que el uso de varios burros en un mismo rebaño «no es recomendable» ya que tienden a permanecer juntos y esto puede descuidar el contacto con el ganado. Las cuatro explotaciones testadas donde se han integrado seis animales son todas de vacuno, aunque el proyecto es también útil para ovino. En este sentido, De Gabriel apunta como el perfil idóneo para este proyecto lotes de ganado de menos de 50 cabezas. Los técnicos aseguran que algunos autores apuntan que un burro podría proteger hasta 200 ovejas en un terreno llano y desarbolado, aunque eso es algo que aún no se ha testado en Castilla y León. Un motivo por el que se quiere extender este proyecto a toda la Comunidad.

Uno de los ganaderos que conoce bien esta experiencia es Roberto Fuentes, de Carbajales de Alba (Zamora). Cuenta con cuatro burros en su rebaño de vacas alistanas y reconoce que los ataques del lobo «se han reducido». Su consejo es que los animales estén con el rebaño desde pequeños para que se acostumbren a su compañía y evitar problemas, por ejemplo, con los terneros recién nacidos, algo que ha ocurrido en el proyecto de Aszal con algunos ataques que han ocasionado la muerte de los animales. Roberto recomienda tener burros, aunque reconoce también que el censo de lobos ha crecido mucho y ocasiona graves daños a la ganadería.

Recomendaciones en el uso del burro

> Selección Hay que comprobar que los burros tiene aversión e instinto de persecución a los cánidos. Los asnos parecen ser una buena solución para proteger lotes de ganado de menos de 50 cabezas encerrados en fincas pequeñas.

>Adaptación Crear un pequeño apartado para el asno en el corral de ganado donde debe permanecer como mínimo diez días para que se integre en el rebaño. Se debe evitar su uso en explotaciones donde nazcan recentales para evitar ataques.

>Animales Se recomiendan machos castrados al destete para que se integren mejor y se establece una edad mínima de dos años para evitar el instinto de juego. Algunos autores defiende que la hembra y su cría ofrece mejor protección, aunque los machos castrados son más equilibrados.

> Rebaño Utilizar un solo ejemplar y razas de tamaño mediano o grande.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria