Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Aval de seguridad en la granja

Control Son cinco los programas de vigilancia y control al ganado que realizan los veterinarios para erradicar no sólo la brucelosis, dado que la región está libre de esta enfermedad desde 2013

IRENE LLORENTE YOLDI
10/12/2018

 

La mejora sanitaria de la cabaña ganadera de ovino es una herramienta imprescindible para que las explotaciones sean más competitivas porque garantiza la salud pública, no sólo en lo que se refiere a la prevención de enfermedades transmisibles entre los animales y el hombre, sino en el objetivo fundamental de la producción primaria, que no es otro que el obtener alimentos sanos, seguros y de calidad para un consumidor con exigencias crecientes, y supone, por tanto, una pieza clave en la seguridad alimentaria. Pero tiene una dimensión que va más allá de su importancia en la producción ganadera, porque constituye un factor muy importante en los intercambios comerciales, y resulta esencial en una comunidad como Castilla y León, netamente exportadora de animales y productos ganaderos. De ahí la importancia que siempre ha tenido la vigilancia epidemiológica veterinaria en la Comunidad, que ha sido precursora en la implantación de herramientas que faciliten la toma de decisiones. La Ley de Sanidad Animal de 1994, el Sistema de Alerta Sanitaria Localizada y los Planes de Contingencia frente a las enfermedades de gran difusibilidad. Es el caso de la Maedi Visna, ya que Castilla y León es la única de todo el país que actualmente dispone de un programa oficial de control.

Se trata de evitar consecuencias económicas directas derivadas de la morbilidad, mortalidad y caída de las producciones ante la presencia de patologías porque suponen una barrera comercial de primer orden tanto para los animales vivos como para sus productos. En este sentido, la Consejería de Agricultura y Ganadería trabaja de la mano con el sector ovino en cinco programas para garantizar la competitividad de las granjas y poner coto no sólo a la brucelosis ovina-caprina, que ya lo ha conseguido desde hace cinco años, sino también de las encefalopatías espongiformes transmisibles, la maedi visna, la agalaxia contagiosa o la lengua azul. Porque la ganadería ovina y caprina de Castilla y León tiene gran importancia económica y social en la región, ya que hay más de 15.000 familias que viven de ella.

El número de cabezas es superior a los tres millones (según los últimos datos del Anuario de Estadística Agraria de Castilla y León, correspondientes a 2016), de los cuales, el 60% se dedican a la producción de carne y el 40% restante para producción de leche y carne.

Destaca el control de la brucelosis ovina-caprina, ya que la Comunidad, que inició este programa de erradicación en 1997, es libre de esta enfermedad desde 2013, la primera con censos ganaderos importantes en alcanzar este reconocimiento a nivel nacional. «Desde que se ha erradicado en Castilla y León la enfermedad en ganado ovino y caprino ha caído en picado el número de personas afectadas, lo cual supone un avance no solo en sanidad animal si no en salud pública», destacan desde la Consejería. En estos momentos, el mantenimiento del estatus se realiza con el chequeo serológico de 834 explotaciones al año año que implican el análisis individual de 400.000 ovinos al año, el 5% del censo regional.

Esto implica que se desplaza personal de campo a las explotaciones ganaderas, y realiza una toma de muestra de sangre que se lleva a la Red de Laboratorios Oficiales de Sanidad Animal de Castilla y León, donde se analizan y se emite el resultado diagnóstico.

Todo el proceso desde la toma de muestras en campo, hasta la emisión de los resultados está informatizado y la información recogida en las bases de datos de la Consejería. La Junta destina 110 efectivos en campo, veterinarios que comparte con otros programas de vigilancia sanitaria en rumiantes y fauna silvestre, y 116 en laboratorios, personal que también es compartido con el resto de programas de vigilancia sanitaria en Castilla y León.

En el caso de las encefalopatías espongiformes transmisibles (EETs), el Programa Integral Coordinado de vigilancia, control y erradicación de estas enfermedades de declaración obligatoria incide en 104 explotaciones calificadas de Scrapie o tembladera que albergan 116.635 animales de la especie ovina. La muestra mínima requerida es el tronco encefálico a la altura del óbex. Adicionalmente, en pequeños rumiantes, es obligatorio tomar parte de cerebelo. También se realiza la toma de muestras en todas las industrias de destrucción de cadáveres ubicadas en nuestra región, lo que permite realizar una vigilancia completa en el ámbito de las EETs de ovino. Para cuantificar actuaciones, cabe mencionar que anualmente se toman muestras de encéfalo de 12.389 animales ovinos y caprinos, tal y como indican los técnicos de la Consejería.

El programa de la lengua azul, una enfermedad que se viene expandiendo en el área mediterránea desde los noventa, se realiza mediante una vigilancia serológica en 10 explotaciones centinela de ovino de Castilla y León, y se muestrean 477 animales ovino al año, aunque también este centinelaje se completa con explotaciones de ganado bovino y caprino hasta un total de 54 granjas que implica muestrear 2.000 animales al año. En la zona restringida, que abarca el sur de la provincia de Ávila y las comarcas de Béjar y Sequeros en la provincia de Salamanca, se han vacunado 37.704 ovinos.

El programa de lucha incluye la vacunación obligatoria contra esta enfermedad y una monitorización del mosquito que transmite la lengua azul o fiebre catarral ovina mediante un sistema de trampeo, lo que supone realizar 704 trampeos en 40 puntos de muestreo por toda la Comunidad.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria