Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Apuesta «fuerte» y «desde cero» por el porcino

A punto / Marta Llorente y su marido encaran la apertura de un cebadero en Zazuar (Burgos) que albergará a 2.000 lechones de capa blanca

DIEGO SANTAMARÍA
05/11/2018

 

Empezaron a «mover tierra» en diciembre y pronto culminarán un proyecto que les ha robado muchas horas de sueño. A punto de rematar una «obra enorme» que ha supuesto un «bestial» desembolso de dinero, Marta Llorente y su marido confían en abrir este mes su propio cebadero porcino en las inmediaciones de Zazuar, en plena Ribera del Duero burgalesa.

«Hemos empezado fuerte», reconoce esta joven emprendedora incapaz de ocultar su ilusión por adentrase en un sector en el que cree y del que espera que «siga creciendo». De momento, la explotación acogerá a 2.000 lechones de capa blanca que, en un plazo estimado de cuatro meses, pasarán de 20 kilos de media a unos 100. Teóricamente, la granja tiene capacidad para 2.052 ejemplares. Sin embargo, el matrimonio se ha acogido a la licencia ambiental del Ayuntamiento, que fija ese tope de dos millares. Si en un momento dado quisiesen ampliar -hoy por hoy no se lo plantean- deberían solicitar una evaluación de impacto ambiental a la Junta de Castilla y León.

Aunque la integradora con la que van a trabajar les propuso que de entrada metiesen menos animales, Llorente se decantó por el máximo número de cerdos posible porque «en principio no teníamos idea de ampliar». En cualquier caso, remarca su intención de ir «poco a poco», pues lo más importante en estos momentos es garantizar que la explotación «funciona bien». Sabe dónde se ha metido. Sabe de sobra que se despide de las vacaciones por una larga temporada, pero insiste en que deseaba empezar «desde cero» en un sector actualmente en «auge» no exento de vaivenes a futuro. Sea como fuere, no le cabe duda de que «si eres bueno te mantendrás».

Hasta la fecha, Llorente celebra que tanto ella como su marido han tenido «suerte» porque nadie en el entorno les ha puesto pega alguna. De hecho, asegura que tanto los «vecinos colindantes» como «los del pueblo» les han brindado «todo su apoyo» al ser «personas jóvenes que queremos quedarnos y montar un negocio» en el medio rural.

¿Cuánto se tarda en amortizar una inversión tan elevada? Todo depende del «sueldo que te quieras poner», aunque las integradoras hablan de un plazo aproximado de 15 años.Obviamente, «si cobras mucho tardarás más tiempo en rentabilizarlo». Lo bueno, en su caso, es que cuenta con el apoyo de la actividad agraria para «ir acortando ese plazo». Además, una granja de estas características brinda la ventaja de que se «autofinancia», dado que «el trabajo que vas haciendo te da para ir amortizando año a año».

Pero no es el momento de sacar la calculadora. A fin de cuentas, lo fundamental en este instante es que la joven ribereña ha sabido sobreponerse a las adversidades e impulsar su propia explotación. Su vida cambió por completo cuando la despidieron por estar embarazada. Lejos de desanimarse, se echó al mundo por montera con el firme objetivo de «buscarme la vida y reinventarme». Pronto encontró su sitio en el sector agrario, perfectamente «compatible» con el cebadero que en breve abrirá sus puertas.
En este sentido, ambas actividades se retroalimentan. Cierto es que de la alimentación se encarga la integradora, pero se aprovechan del purín que generan para sus tierras. Por otro lado, Llorente subraya que la implantación de este tipo de granjas fomenta la denominada economía circular, ya que la integradora «se abastece de agricultores cercanos a su fábrica». Además, parte de sus cultivos repercuten «indirectamente» sobre el sector a través de los intermediarios que gestionan la elaboración y venta de piensos para alimentar a los animales.

De puertas hacia dentro, Llorente y su esposo han diseñado la granja prestando especial atención a la normativa vigente. Es más, en algunos casos no solo cumplen con creces, sino que incluso van un paso más allá a la hora de atender los requerimientos de la Administración. Claro ejemplo el de los corrales. Cada animal debe disponer de un espacio mínimo de 0,65 metros. En este caso, contarán con 0,75. Por otro lado, destaca el especial hincapié que han hecho a la hora de garantizar de manera estricta las medidas de bioseguridad que exige la ley.

La alimentación también es fundamental. Dentro de este apartado, las tolbas para alimentar al ganado cuentan con un chupete que dispensa agua con el fin de elaborar una especie de «papilla» que permite que «digieran mejor la comida». Asimismo, recuerda que los animales deben permanecer en ayunas 24 horas antes de salir para evitar que «se mareen y vomiten» de camino al matadero.

Llorente es consciente de que el sector porcino está «muy mal visto». Quizá uno de los más importantes sea la creencia de que «los productos que compramos en el supermercado tienen medicación». Y lo desmiente rotundamente, pues antes de acometer el proyecto empresarial en que el está a punto de embarcarse se informó exhaustivamente sobre el funcionamiento de las granjas. De esta forma, comprobó que existe un periodo de supresión obligatorio de medicamentos para evitar precisamente eso, que el consumidor coma lo que no debe. Tal es la rigurosidad de la normativa vigente que el veterinario, en dicho periodo, «se lleva todos los medicamentos que tienes».

Precisamente, el control sobre los animales para velar por su estado de salud es uno de los aspectos en el que más inciden los ganaderos de porcino. Aparte de esas labores de vigilancia que Llorente llevará a cabo, cuenta con un habitáculo de enfermería para que los lechones se repongan sin estrés.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria