Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El aprovechamiento de pastos ‘siembra’ confusión

Sector La PAC obliga al agricultor a dejar un 5% de la superficie en barbecho, impidiendo el paso a los rebaños, lo que está generando problemas

ANTONIO GARCÍA
02/07/2018

 

La actual campaña ha llegado ‘sembrada’ de dudas y confusión para agricultores y ganaderos, que se ven obligados a cumplir una normativa que en muchos casos resulta difícil de entender y en otros de aplicar.

Y ello porque la reforma de la Política Agrícola Comunitaria (PAC) obliga por primera vez en este año a los agricultores a dejar un 5% de sus explotaciones en barbecho o sembradas de girasol o leguminosas, pero sin utilizar herbicidas, ni productos fitosanitarios. Son las denominadas Superficies de Interés Ecológico (SIE) por las que hasta el próximo 1 de septiembre no pueden pisar los rebaños de ovejas o de cabras.

Esta circunstancia dificulta el desarrollo de la actividad de los ganaderos de determinadas zonas de la Comunidad, cuyos agricultores les han arrendado las rastrojeras para que paste su ganado.

La dificultad estriba en que para llegar algunas de esas rastrojeras, el ganado tiene que atravesar ese 5% del terreno considerado Superficie de Interés Ecológico y por el que las reses tienen prohibido pasar, al menos en teoría, ya que está habiendo casos en los que por desconocimiento o sin él, ovejas y cabras pasan hacia la superficie de aprovechamiento.

Según explica a este periódico el agricultor y al mismo tiempo secretario general de UPA Joven, Ventura González, «hay parcelas a las que el ganado no puede acceder, porque tiene que atravesar necesariamente parcelas consideradas SIE».

En este sentido, reconoce que «hay pastores que pasan de forma voluntaria o involuntaria», ya que «el culpable» de que se incumpla esta nueva normativa es el agricultor, que puede llegar a ser sancionado con una penalización en las ayudas de la PAC que el primer año es del 3% y el segundo del 5%.

Según González, esta situación está generando cierta controversia en zonas de las provincias de Ávila –norte-, Zamora, Salamanca y Segovia, de las que ha recibido llamadas por parte de agricultores y ganaderos en este sentido.

Desde su punto de vista, la solución podría pasar por que la Junta hiciera una «excepción» en la Ley de Pastos y Rastrojera, permitiendo que en municipios con aprovechamiento de rastrojos se permitiera realizar ‘la colada’, es decir, que el ganado pudiera atravesar por ese 5% de las explotaciones consideradas SIE.

El ganadero de Madrigal de las Altas Torres (Ávila), Alfonso Huerta, se pregunta por el interés ecológico que tienen unas parcelas de barbecho que «se están arando casi todos los días». Al respecto, asegura entender que las Superficies de Interés Ecológico se hayan diseñado para tratar de preservar especies como las avutardas o las perdices, pero dicho interés se pierde cuando se ara, ya que estas aves no pueden permanecer en esos terrenos.

Además, considera que es complicado para el ganadero distinguir cuál es el terreno considerado SIE, ya que «ese barbecho queda tapado» con el arado constante de esos terrenos que a su juicio necesitarían tener «alguna marca» para distinguir por donde no se puede atravesar.

Al respecto, Luis Miguel Garzón, también agricultor de Madrigal, señala que los ganaderos que quieran tener esos datos, tienen la oportunidad de conocerlos en la Sección Agraria Comarcal (SAC) de Arévalo (Ávila). De esa manera «pueden saber por dónde no debe pastar su ganado».
No obstante, Garzón admite que no se ha transmitido la información de las zonas por las que no se puede pastar, aunque se remite a la normativa para señalar: «Si no se puede, no se puede». Al mismo tiempo señala: «Yo no tengo por qué estar de guarda de mis fincas».

En este contexto, el ganadero Alfonso Huerta señala que si se dirige a la SAC de la capital de La Moraña le dirán el polígono y el número de parcelas sujetas a estas prescripciones, pero con esos datos el ganadero «no va a saber» en qué zona exacta está cada parcela si no existe un distintivo o una señal que lo diga.

Respecto a la supervisión de los técnicos de la Junta que deben comprobar si se está cumpliendo la nueva normativa o no, Huerta se pregunta cómo lo van a saber si los terrenos que van a ver se encuentran arados. De esa manera será casi imposible saber si por ellos ha atravesado el ganado o no.
Por ello, dado el conocimiento que en muchos casos existe entre los agricultores y ganaderos de cada zona, se suele hacer la vista gorda a este tipo de circunstancias ante una normativa que ha ‘sembrado’ cierto desconcierto e incomprensión.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria