Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENSAYOS

Un aliado más en la fertilización

ITAGRA. Lleva siete años estudiando, de la mano de Repsol, la aplicación del azufre al campo como «enmienda correctora» de suelos con un pH muy alto / Ahora valora su efecto en viñedos tras verificar que «desbloquea nutrientes» en cereales y cultivos hortícolas

ELSA ORTIZ
07/10/2019

 

Siempre hay un roto para un descosido. Especialmente a la hora de reciclar o dar una segunda vida. Lo que en un lado ya no sirve goza de gran utilidad en otro, aunque a priori no haya consciencia de ello. Hace siete años Repsol se encontraba en esta tesitura. La multinacional energética buscaba brindar esa segunda oportunidad al azufre que resulta del refinado de los productos petrolíferos y, de paso, evitar la contaminación que supone su emisión a la atmósfera. Un desafío que asumió Itagra, el Centro Tecnológico Agrario y Agroalimentario que tiene su sede en el campus palentino de la Universidad de Valladolid.

Y si un clavo saca otro clavo, lo mismo ocurre con los retos. Uno de los principales de la agricultura, que comparte el del cuidado medioambiental, pasa por ser más eficiente en el empleo de los abonos. Ahí entra el azufre, como «un aliado más en la fertilización».

Jorge Miñón desembarcó a principios de este año en el proyecto Esfer. Desde entonces ha recabado toda la información relativa a las investigaciones, con su correspondiente puesta en práctica, que arrancaron en 2012. «Es un trabajo muy completo y transversal en torno a la aplicación de azufre al campo», considera el coordinador técnico y de I+D+i del Itagra. Prueba de ello es, adelanta, que «la industria del fertilizante ya ha cogido el guante y lo está incorporando a sus propias fórmulas».

Relación

La relación entre el azufre y la agricultura suma más de siete campañas. «Es la medida más antigua para tratar los cultivos en el control de hongos y enfermedades», asevera este ingeniero agrónomo para señalar que es el elemento que está detrás del «sulfatado». La diferencia, matiza, es la orientación ahora «hacia la nutrición de la planta en lugar de como tratamiento fitosanitario».

La brújula para encontrar el norte en la tarea encomendada apuntaba al suelo. En concreto a los suelos alcalinos, aquellos con un pH muy elevado que ocasiona el «bloqueo de determinados nutrientes». Jorge calcula que en «aproximadamente el 80%» de los terrenos de Castilla y León se da esta circunstancia.
Y aquí es donde mueve ficha el subproducto del proceso de refinado de los carburantes. «El azufre es un complemento bueno que favorece la disponibilidad de otros alimentos para la planta», explica para poner como ejemplo el fósforo, ahora «muy candente» con las malas expectativas que apuntan a la caída de las reservas mineras.

La función principal que desempeña el azufre es el «desbloqueo» de los suelos alcalinos o básicos. «Los corrige, bajando su pH, y mejora la absorción de los nutrientes por el cultivo», remarca el responsable de Itagra antes de traducirlo en una «mayor efectividad» del consumo y, por ende, una rebaja en el uso de fertilizantes. «De cien unidades que aplicamos de fósforo, si no incluimos el azufre, el 20% se queda en el suelo», anota para reducir hasta la mitad el bloqueo cuando se incluye.

Cultivos

El primer paso de Itagra en esta andadura fue en el municipio palentino de Autillo de Campos, con el cereal. La elección de este cultivo respondió a una cuestión de «interés general» dado que está «muy presente» en la Comunidad. «Hay más superficie y, por tanto, los datos obtenidos llegarán a un mercado mayor, siendo más aplicables», razona su coordinador técnico.

Los ensayos se llevaron a cabo en un invernadero para poder «contar con pluviometrías representativas de las distintas condiciones climáticas de la Península», argumenta Jorge y concreta que para toda experiencia en campo suelen tomarse tres años como referencia para poder poner sobre la mesa «resultados significativos».

Conclusiones que el centro tecnológico plasmó en un artículo técnico que ha visto la luz a principios de septiembre. «El azufre es una enmienda correctora del pH de suelos básicos, bajándolo entre 0,5 y 0,82 puntos», cuenta el escrito que también indica cómo, de la misma manera, «incrementa la disponibilidad de fósforo entre un 23 y un 38%».

Jorge hace hincapié en los efectos en términos de cantidad y calidad. En la primera, ha quedado patente que aumenta la producción de trigo blando. Un incremento medio «entre 260 y 550 kilos por hectárea». En la segunda, «no se ha visto ninguna alteración»; pero eso también es positivo dado que «no supone un deterioro» de la misma.

Transcurridas las tres campañas de referencia, Itagra continua con «alguna experiencia, no a gran escala pero sí de monitorización» el cereal. Es decir, para valorar el «efecto residual» del azufre. En este sentido, su coordinador técnico recuerda que se barajaron dos hipótesis: «hemos visto que resulta más eficiente e interesante hacer pequeñas aplicaciones anuales o bianuales que una grande en origen», sintetiza.

El hortícola fue el segundo campo de experimentación. El motivo, en esta elección, está en las características propias de estos suelos que «tienen una mayor frecuencia de riegos y más contenido de materia orgánica». Las pruebas se llevaron a cabo en una hectárea, más o menos.

En estos momentos, están inmersos en los viñedos. En concreto, en los de la Ribera del Duero que son tierras «con un pH muy alto». Lo que complica, asegura este ingeniero agrónomo, «conseguir cada año que la producción sea rentable manteniendo el vigor de la planta». Vincula la obtención de «uva de buena calidad» a suelos «especialmente alcalinos» antes de subrayar algún pero: «plantean problemas de manejo y otros como la clorosis». De ahí que este laboratorio se antojase interesante. Todavía es pronto pero Jorge afirma ya que, «como ocurre en los cultivos hortícolas, resulta aun mayor la disponibilidad de fósforo, con el azufre, que en el cereal». Además, destaca, su «interacción positiva con otros parámetros como los carbonatos o la caliza activa que afectan a las viñas». Resulta, por tanto, «una enmienda que ayuda a que estén más sanas y sean más productivas». Sobre la calidad, de momento, «no hay datos suficientes» para determinar la influencia. «Basta con que no interfiera, eso también es algo positivo», anota para concretar que estudian «diferentes dosis y frecuencias» en cerca de una hectárea y media.

Formatos

El responsable de I+D+i de esta asociación diferencia los dos formatos, ambos con una riqueza de azufre mayor del 99, que emplean en sus ensayos: prill y polvo. «El segundo tipo es más complicado a la hora de aplicarlo al campo porque no todos los equipos están adaptados», afirma para explicar que el primero tiene «forma de lenteja». Dentro de este factor de análisis, han comprobado cómo el efecto del polvo es «más rápido pero menos permanente», mientras que el del prill es «más constante».

En paralelo a las pruebas agronómicas, Itagra realizó otras sobre la viabilidad de diferentes maquinas para examinar «cómo se comportaba» este residuo de la industria energética y poder determinar «qué parámetros corregir». Pues, al final, tienen que adaptarse a «la realidad del sector y del agricultor» que cuenta con «una abonadora al uso».

Cultivos, maquinaria... y también «seguridad y salud de los trabajadores». Jorge puntualiza que, dado que el polvo «crea una nube» al echarlo, realizaron «diferentes pruebas para ver si era tóxico». El artículo incluye la resolución: «a nivel de riesgos laborales en el empleo de esta enmienda mineral no se ha demostrado ninguna incidencia».

Detrás de los distintos estudios que vertebran este proyecto está el respaldo de Repsol, no solo con la aportación del subproducto de sus refinerías sino también con financiación. Todo ello para poder blindar la certeza de que «el azufre es una buena enmienda para el campo». Certeza porque ya cuenta con el aval, no literalmente, de la industria que se ha dado cuenta del «interés» que despierta esta materia prima que «favorece la nutrición» de la planta al evitar bloqueos. «Hoy en día es raro el fertilizante que no tiene entre un 10 y un 20% de azufre en forma de sulfato», contextualiza sin querer atribuir al centro la evolución de los mercados, pero celebrando la incorporación en las fórmulas comerciales.

Itagra ya está preparado para afrontar un nuevo año agrícola. La principal tarea para esta campaña es analizar las posibilidades del azufre como fertilizante orgánico, «ahora que está tan de moda». El objetivo pasa, en definitiva, por «conseguir abonos a la carta, más orientados a un suelo determinado o a unas condiciones de manejo específicas».

En cuanto a cultivos, la hoja de ruta atraviesa campos de plantas aromáticas. «Hay mucha bibliografía sobre la influencia que tiene en el contenido de aceites esenciales», asegura Jorge para anunciar un pequeño ensayo en colaboración con la Asociación Palentina de Plantas Aromáticas y Medicinales, Apapam, en el que la calidad sí tendrá un papel protagonista.

Aunque las posibilidades de terrenos de análisis son infinitas, Esfer ya ha dejado hilado el reto de agricultura de ganar eficiencia en el abonado al presentarle a «un aliado», que interacciona positivamente con el resto de nutrientes, reduce el uso de fertilizantes e incrementa la producción. Además, rebaja la contaminación al darle esa segunda oportunidad a un residuo.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria