Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LAS CARAS DEL ÉXITO / Morrosquina

Tres generaciones dando el ‘sí quiero’

La familia de Loly Cubo inició en 1969 en Benavente el diseño y confección de vestidos de ceremonia, bajo su propia firma, que lucen novias, madrinas y niñas de comunión de toda España. Hace siete años, la firma amplió la línea de negocio hacia los complementos infantiles.

JOSÉ LUIS CABRERO / ZAMORA
26/02/2018

 

Loly Cubo (Almendralejo, 1948) tiene un tic adquirido con los años: cierra los ojos y pasa la mano por el tejido de un vestido, si ese tacto le inspira y le dice algo entonces se fija en la prenda. Lo hace con creaciones ajenas y es una de las máximas que desde décadas aplica en los diseños de los vestidos de novia que realiza. «El género es muy importante en cada uno de los vestidos que diseñamos, ya sea para novia, para comunión, para fiestas o ahora en los complementos infantiles. Creo que eso es lo que nos ha permitido diferenciarnos durante tantos años», explica.

El origen de la empresa se encuentra en la mercería que sus padres, Manuel Cubo y Lola Pérez, regentaban en Benavente, un negocio que, en 1969, incorporó a sus dos hijos y empezó el diseño y confección de vestidos de novia y de prendas para ceremonia. «Así fue como me inicié en este mundo, que me era totalmente ajeno y en el que nunca pensé que podría acabar porque yo estaba estudiando magisterio y mi verdadera afición era el deporte», explica.

Pero tuvo que desenvolverse en el diseño de ropa de ceremonia, «novia, fiesta, comunión y arras», repite como un mantra, y el negocio empezó a crecer hasta poder poner en marcha una firma propia, Creaciones Nalia, con la que se vendían en toda España los vestidos diseñados por Loly Cubo.

El principio no fue fácil, reconoce. La necesaria presencia en los desfiles para dar a conocer la firma y los vestidos fue uno de los aspectos que más le costó encajar aunque también una de las facetas en las que luego ha disfrutado intensamente. «Cuando aprendes a desenvolverte en el ambiente y la práctica de los desfiles, es una experiencia muy agradable, intensa, es verdad, pero también muy provechosa y que te ofrece la posibilidad de estar en contacto con mucha gente».

Las creaciones de Loly Cubo han estado presentes en todas las muestras de alta costura de Castilla y León, el festival de moda española en Portugal y numerosos encuentros especializados en moda nupcial. «Tienes un día para colocar el vestido, no hay otra opción y no se puede rectificar, eso necesariamente marca el trabajo que realizas, has de ser muy segura en tus planteamientos y saber sacar partido a quien estás vistiendo».

Esta declaración se aplica tanto a la tensión que se vive en los desfiles como a los clientes particulares con los que trabaja a diario. Su ropa ha sido mostrada por grandes de la moda española como Juncal Rivero, Cristina Piaget, Raquel Rodríguez o Paola Dominguín.

Las creaciones de Loly Cubo llegaron a contar con tiendas propias en seis provincias españolas en las que vendía los diseños bajo la marca Lucía Novias, un sistema de distribución que ya no practica, aunque el mercado de sus vestidos sigue estando en toda España.

Benavente es actualmente su centro de trabajo, un lugar en el que el equipo de Loly Cubo recibe a los clientes en un espacio expositivo que es al mismo tiempo tienda y zona de pruebas. En la parte superior del edificio se encuentra el taller donde se lleva a cabo el diseño y la confección. «Para nosotros ha sido fundamental contar con un equipo cualificado, capaz de sacar adelante un trabajo de calidad que en muchas ocasiones nos han dicho que es casi artesanía».

Vitalista y activa, Loly Cubo asegura que el proceso de producción de un vestido tan especial como el que las novias buscan para un solo día o el que se elige para una comunión tiene mucho trabajo detrás pero también grandes dosis de «intuición y creatividad» para dar una respuesta acertada y hacer una prenda «original y elegante», que sea diferente a las que ofrecen las grandes cadenas y que se adapte a cada usuario.

«En la moda todo está inventado, llegan las tendencias de forma cíclica, y en el ingenio de cada creador está saber dar vida a la tela, esa es la máxima aspiración de cualquier diseñador», dice. La importancia de los tejidos en las creaciones de Loly Cubo es fundamental. «Trabajamos preferentemente con productos nacionales y también con géneros de Italia, Francia o Suiza, que desde siempre han sido grandes en determinadas telas y ofrecen una calidad excepcional, que es lo que buscamos».

Los patrones estudiados, la singularidad de los diseños, la calidad de los tejidos y una factura «impecable», asegura, son parte de «las señas de identidad» de la firma que se mantiene en el centro de Benavente, muy cerca de la iglesia de Santa María de Azogue, siendo consciente «de lo difícil que es fabricar en España».

Aunque sigue directamente implicada en todo lo que tiene que ver con el diseño de las prendas y la estructura de las nuevas colecciones, Loly Cubo actúa actualmente como imagen de la firma comercial de novias y vestidos de ceremonia que, en el año 2011, amplió la línea de negocio introduciendo también los complementos infantiles.

La empresa se reconstruyó entonces para dar paso a Morrosquina, marca bajo la cual se comercializan actualmente todas las creaciones de la casa, en las que los diseños de vestidos de novia siguen teniendo un gran peso. Administrada por Jorge Hernando, supone de hecho la entrada de la tercera generación en un negocio que lleva medio siglo dedicado al diseño y confección de moda nupcial.

LA FICHA DE EMPRESA

Historia. La firma Creaciones Nalia nació en 1969 cini yba enoresa familiar en la que se implicaron los padres, que regentaban una mercería, y sus dos hijos, para empezar a diseñar y confeccionar vestidos de novia.

Producto. Se reconvirtió hace siete años introduciendo la confección de complementos infantiles que comercializa bajo la marca Morrosquina.

Ubicación. Diseñan las prendas en Benavente, en unas instalaciones en las que tienen un punto de venta directo al público.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria