Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SALAMANCA

Pioneros en vestir al apicultor

San Per surgió en Salamanca en 1977 como empresa dedicada a la fabricación de ropa para la minería. El ‘picotazo’ de la competencia le hizo cambiar de negocio. Fue así como se convirtió en la «primera empresa fabricante de ropa de apicultura» de España.

ANTONIO GARCÍA
30/10/2018

 

Salamanca es una de las provincias referentes en el mundo de la apicultura de España y líder en polen. Quizá por ello, hace más de cuatro décadas, en 1977, Ramiro Sánchez Martín puso en marcha la empresa San Per –acrónimo de su primer apellido y el de su mujer, Josefina Pérez–, dejando atrás la producción de guantes de piel industrial, delantales y polainas de serraje.

Se trataba de un negocio enfocado a la minería y la soldadura hasta que «la llegada de los chinos», entre otros motivos, tal y como señala su hijo José Javier Sánchez Pérez, actual gerente de la empresa, le hizo cambiar de rumbo y dedicarse a la fabricación de equipos para los apicultores.

De esta manera se convirtió en la primera empresa de estas características de España, con un nicho de negocio especialmente significativo en la provincia de Salamanca, que cuenta con zonas especialmente avícolas en las comarcas que lindan con Extremadura en la zona sur.

«Somos los únicos fabricantes de ropa de apicultura de España», presume José Javier Sánchez Pérez, actual responsable de un negocio que es referente en la distribución de material vinculado con este tipo de actividad, ya que se ha ido adaptando a las necesidades de los profesionales de la apicultura.

Sin embargo, lo que hizo mundialmente conocida San Per fue la iniciativa que tuvo en 2014 el fundador de este negocio. Hace apenas cuatro años presentó en sociedad la careta de apicultura más grande del mundo, con unas dimensiones de 6,40 metros de perímetro, casi tres metros de altura y 25 kilos de peso.
Este símbolo permanece colgado en el interior de estas instalaciones, pudiendo ser visto por los clientes y el público en general, que se llega a hacer fotos con esta gran careta que llevó a Ramiro Sánchez casi un año de trabajo.

Pero a esta curiosidad también se suma otra por parte del propio Ramiro, según relata con orgullo su hijo, que dice haber escuchado esta historia vinculada al fútbol en algunas ocasiones. La situación se remonta a cuando el abuelo del actual propietario de San Per tenía una fábrica de curtidos en la que trabajaba su hijo Ramiro. Ambos fabricaban botos camperos típicos charros, a los que durante dos o tres años se sumaron las botas de fútbol de antaño.

Pero no eran unas botas cualquiera, ya que durante ese tiempo se encargaron de realizar las botas de cuero para los jugadores del Real Madrid y del Atlético de Madrid, que en aquel momento era el Atlético Aviación. De esta forma su padre presumía de probarse antes que el mítico Di Stefano las botas del número 42, de «la saeta rubia».

Tras adquirir la experiencia necesaria con su padre, en 1977 puso en marcha San Per, aunque cuatro años después se vio obligado a cambiar la fabricación de los guantes de piel industrial y los elementos para mineros y soldadores, por la realización de equipos de apicultura.

Hace una década que el negocio pasó a manos de uno de sus hijos, José Javier Sánchez Pérez, quien relata con orgullo el pasado de una empresa que en la actualidad vende sus productos en prácticamente toda España, pero también en Portugal, Francia y Noruega. También ha vendido alguna muestra en Marruecos y Argelia.

Teniendo en cuenta que un apicultor, por las condiciones en las que realiza su trabajo, puede llegar a gastar dos o tres trajes cada año, esta empresa fabrica anualmente en torno a 5.000 blusones de apicultor que incluyen la careta. A esta cantidad se suman los 13.000 guantes que José Javier Sánchez calcula que puede sacar al mercado cada ejercicio.

Para ello emplea diferentes materiales, aunque para los blusones quizá el más llamativo es el realizado en poliamida, un «tejido fino que resbala», de manera que las abejas no pueden llegar a picar al apicultor. «Las abejas no pican, resbalan», según describe gráficamente el gerente de San Per.

Después de un 2017 calamitoso para los apicultores y para quienes viven de este sector, 2018 está siendo un ejercicio de «recuperación», aunque sin lanzar las campanas al vuelo, ya que hay que esperar la evolución de una campaña en la que habrá que recuperar «las colmenas perdidas».

A la espera de cómo discurran las cosas a partir de ahora, José Javier Sánchez Pérez espera que el sector mejore y su negocio siga siendo una referencia nacional en el sector apícola, tal y como asegura constatar en todas y cada una de las ferias a las que asiste.

La profesionalidad de esta empresa ha contribuido a su crecimiento, al igual que el impulso que ha experimentado en los últimos años este sector que se ha profesionalizado en el cuidado de las abejas, de ahí que en la actualidad nadie se atreva a enfrentarse a las colmenas sin protección.

Es ahí donde San Per vio hace años un nicho de negocio que ha sabido consolidar y ampliar realizando ropa de apicultura, teniendo en cuenta que existen pocos talleres de estas características y en los que, como en este caso, buena parte del proceso sigue siendo plenamente artesanal.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria