Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Stagemotion

Un negocio que pedalea sobre ruedas

Marco Antonio de la Serna y Sergio Ruesga empezaron a pedalear en el mismo tándem cuando ni siquiera sabían que iban a hacer su mejor carrera. Hoy las mejores marcas de automoción y de bicicletas apuestan por sus desarrollos y accesorios ‘inteligentes’

ALMUDENA SANZ / PALENCIA
17/04/2017

 

A Marco siempre le rondó la idea de montar un negocio en Palencia y se subió a la automoción desarrollando accesorios para hacer más cómoda la conducción. Sergio era un apasionado del tema y controlaba todo lo relacionado con las codificaciones electrónicas en el coche, así que podía darle un plus a los productos que vendía Marco.

Los dos coincidieron en un foro de automoción porque tenían la misma marca de coche… y, así, en pleno inicio de la crisis, en 2006, nacía Stagemotion de la mano de Sergio Ruesga y Marco Antonio de la Serna para diseñar componentes de automoción que se instalaban después de la fabricación del vehículo.

Echaron a andar en un garaje que alquilaron en Villamuriel de Cerrato, compaginando su sueño con sus respectivos trabajos, y consiguieron irse haciendo con pequeños talleres como clientes. Desde el principio ya hacían cosas «muy especiales», equipando cualquier vehículo con los accesorios más novedosos de navegación y electrónica, así que no tardaron mucho en atraer la atención de clientes de todo el mundo.

«Conseguimos hacer cosas que no hacía nadie, que no hacían ni los propios concesionarios», asegura Marco Antonio. Porque, de una manera muy artesanal fueron innovando en la instalación de accesorios en los vehículos, accesorios que desarrollaban las propias marcas y que se montaban durante la fabricación, pero no después. «Nosotros dábamos una oportunidad a la gente que no pudo incorporar esos accesorios en su momento. Y eso era algo innovador y único que nos permitió crecer», aseguran.

Tanto que decidieron reinvertir todos los beneficios que habían obtenido en esos años en la construcción de las actuales instalaciones. Un enorme edificio de dos plantas que abrió sus puertas en 2010 con dos únicos trabajadores, Marco y Sergio.

Poco a poco fueron incorporando una plantilla de profesionales altamente cualificados, nuevas tecnologías, y nuevas aéreas de comunicación, diseño, imagen y logística, que fueron dando forma a Stagemotion.

Durante los siguientes cuatro años consolidaron su negocio en el sector de la automoción y fueron subiendo peldaños en la cadena. Pasaron de ser instaladores a distribuidores y de distribuidores a importadores y de importadores a fabricantes.

Este éxito les convirtió en el punto de mira del sector de los accesorios de automoción, que empezó a copiar productos y estrategias. Por eso, ante la fuerte competencia y el hecho de que los vehículos cada vez salían de fábrica más equipados, decidieron parar el motor y arrancar de nuevo.

Es entonces, en 2014, cuando deciden dividir el negocio en dos líneas. Una centrada en el desarrollo de nuevos accesorios para los vehículos con productos «altamente inteligentes» que además son universales y se pueden instalar en todos los vehículos, y otra con la bicicleta eléctrica como protagonista.

En la parte de automoción, empezaron a lanzar una nueva línea de productos fabricados con ingeniería Stagemotion: sensores de aparcamiento inteligente que se activan y desactivan solos, soluciones orientadas a la navegación y tecnología bluetooth, tecnología multimedia y cualquier accesorio que aporte calidad en el ‘aftermarket’, que les ha ido abriendo la puerta de grandes firmas de la automoción.

A la vez decidieron cambiar de segmento y apoyar la otra pata de su negocio en dos ruedas. Se subieron a la bicicleta, pero eléctrica, y decidieron innovar en un sector muy nuevo, el de las ebike, con un potencial de crecimiento muy alto a nivel mundial. Hicieron un análisis de mercado –tres millones de bicis eléctricas en Europa en 2016 y un crecimiento potencial de entre el 20 y el 40% al año–, y decidieron aplicar a la bici la tecnología que hasta entonces estaban aplicando al coche.

«La gente que compre una bici eléctrica querrá que haga muchas cosas útiles y que sea muy eficiente y que consuma poco y que sea muy ligera», asegura Marco.

En esa carrera no tardaron mucho en lanzar las primeras patentes y convertirse en el foco de muchas miradas que veían que se podía innovar en algo en lo que parecía que todo estaba inventado.

Iniciaron una colaboración con el grupo de investigación BISITE de la USAL para poder desarrollar todo tipo de accesorios y aplicaciones móviles y construyeron «la interfaz humana de una bicicleta eléctrica», un mando que controla todas las funciones de la bici y el teléfono móvil desde el manillar.

Y así en 2015 nació la firma ebikemotion que sigue colaborando con la Universidad de Salamanca y encontró además el empuje del grupo Nagares. Han perfeccionado aquel mando de control y sus aplicaciones, y han introducido otras innovaciones como un control de motor con tecnología de automoción con el que consiguen reducir el consumo en un 20% y alargar su autonomía.

Desarrollan y fabrican toda la electrónica del sistema y se han convertido en proveedores de primer nivel, suministrando directamente a las fábricas para que ensamblen ebikes con su tecnología.

Muestra de su éxito y proyección internacional es que ebikemotion tiene hoy contratos con cuatro de las diez marcas más importantes del mundo de la bicicleta y con dos de los fabricantes de coches mundiales «que están mirando a la bici con cariño». Además en automoción trabajan con cinco fabricantes en España, con dos en Alemania, Canadá y Asia y con tres en Estados Unidos.

La ficha de la empresa

Historia. Stagemotion nace en 2006 en Villamuriel de Cerrato. En 2010 traslada su actividad a unas nuevas instalaciones en el Polígono Industrial de Palencia. En 2015 se crea la firma ebikemotion que se dedica a desarrollar accesorios inteligentes para la bicicleta eléctrica, mientras que Stagemotion hace lo mismo en el sector de la automoción.

Plantilla. Stagemotion cuenta con diez trabajadores. En ebikemotion trabajan 50 personas a través de acuerdos con el grupo Nagares y el Grupo BISITE de la Universidad de Salamanca.

Exportación. El 20% del negocio de la automoción está fuera, principalmente en Hispanoamérica, Francia, Italia, Portugal, Grecia, Marruecos e Inglaterra. Ebike vende un 80% en USA, Canadá, Israel, Francia, Alemania, Italia, China o Japón.

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria