Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ÜBERBAUM

‘Hélices’ para fumigar a ras del suelo

Los hermanos Sanz Vidal llevan un lustro construyendo drones en Venta de Baños (Palencia) que venden a clientes de Oriente Medio y Latinoamérica para hacer tratamientos agrícolas, controlar plagas y luchar contra la avispa asiática o la malaria.

ALMUDENA ÁLVAREZ / PALENCIA
28/05/2018

 

Hace cinco años que los hermanos Miguel Ángel y Andrés Sanz Vidal levantaron los pies del suelo para apuntalar un negocio de altos vuelos en Venta de Baños (Palencia). Entonces tenían 25 y 27 años y muchos pájaros en la cabeza empujándoles a mirar al cielo para encontrar su idea de negocio. «Siempre quisimos emprender y hacerlo con algo innovador», explica Miguel Ángel.

Pensaron en algo relacionado con nuevos biomateriales y su aplicación industrial. Pero por aquella época se empezaba «a ver claro» el uso comercial de los drones, una pasión a la que él personalmente ya estaba enganchado, y decidieron hacer caso a las señales y a su instinto. Además «se comentaba» que una multinacional de paquetería exprés quería repartir sus pedidos con drones. Así que, por qué no lanzarse a emprender desde el aire, apostando por un sector emergente en el que todavía había mucho por hacer. Dicho y hecho. En 2013, con la idea desarrollada y un plan de negocio claro, crearon Überbaum, que traducido del alemán significa «sobre los árboles» y apuntaba en una sola palabra la dirección que quería tomar la nueva empresa.

Con los «ahorrillos» que tenían, el apoyo de sus padres y el crédito que les dio el banco compraron todos los componentes, piezas y herramientas necesarios para construir drones y poder empezar a volar.

Desde el principio se plantearon el objetivo de «resolver», desde el aire, cualquier problema en cualquier sector y dar respuesta a las necesidades de agricultores, viticultores, empresas de ingeniería forestal, de montes, de control de plagas, de construcción y arquitectura, de patrimonio y hasta a las eólicas, aprovechando todo el potencial de los drones. Una tecnología que, por ejemplo, permite detectar y solucionar problemas en un edificio, un puente o un aerogenerador sin necesidad de andamiajes, sin riesgos y con menos coste.

Para ello bastaba con mejorar los drones que había en el mercado y añadirles cámaras fotográficas, infrarrojos y gps para conseguir imágenes termales y multi espectrales; dotarles de sistemas de vuelo autónomo y de toda la tecnología necesaria para hacer mapas, ortofotografía de precisión, y abrirse a todo un mundo de posibilidades a disposición de todo tipo de clientes.

Con todo este abanico de oportunidades arrancó Überbaum, aunque finalmente se han especializado en el sector en el que «había menos competencia», el sector agrícola y forestal, hasta el punto de que el 90% de su negocio está en la fumigación aérea de terrenos agrícolas y el control de plagas.

Antes tuvieron que desarrollar un prototipo adaptado a estas tareas y construir un mini helicóptero capaz de fumigar terrenos agrícolas a medio metro del suelo. Un helicóptero que lleva incorporado un sistema de pilotaje autónomo, -que permite programar los puntos sobre los que se quiere fumigar-, una barra para fumigar y un depósito para fitosanitarios o plaguicidas. Con el tiempo este «helicóptero fumigador» se ha convertido en el producto estrella de esta empresa, que venden o alquilan, con formación incluida, a todo el que quiere ahorrar costes y tiempo en el tratamiento de cualquier superficie agrícola o forestal, o controlar plagas como la malaria, el mosquito tigre o la avispa asiática.

«Con la ventaja de que además se consigue más precisión en los tratamientos y capacidad para acceder a cualquier tipo de terreno», explican los hermanos Sanz. Paradójicamente, el gran problema que han encontrado en su ruta es la normativa española que prohibe fumigar desde el aire lo que les ha obligado a buscar mercados fuera de España, principalmente en Latinoamérica y Oriente Medio, a donde envían sus mini helicópteros dispuestos a fumigar campos y acabar con cualquier plaga. Además de vender estos aparatos, 18 desde su lanzamiento oficial en 2016, se dedican a dar cursos de formación de pilotaje en colaboración con José Luis Pardo, que además de ser piloto y campeón de España de 3D, es la tercera pata de este negocio porque les ayuda a fabricar las piezas que no existen.

El resto del negocio de Überbaum se centra en el uso de este helicóptero para el transporte de cargas ligeras o para vigilancia de largo alcance y en el desarrollo de otros vehículos no tripulados para la toma de imágenes para vídeos promocionales o para todo tipo de peritajes. Mantienen la puerta abierta a otro tipo de servicios, ya que la versatilidad de esta empresa está en que es capaz de «personalizar» cualquier diseño a la medida de las necesidades y construir drones «a la carta».
En sus manos planeadores, helicópteros y multirrotores, se «tunean» con todo tipo de modificaciones en función de la demanda. Ellos incorporan toda la estructura electrónica, el pilotaje automático, cámaras fotográficas, cámaras térmicas y multiplican los usos de cada aparato para que sean «polivalentes» y sirvan para cualquier campo.

«Tratamos de personalizar al máximo cada proyecto con la tecnología que hay disponible a nivel mundial», explica Miguel Ángel. En esa línea han conseguido patentar en 2017 un sistema para poder intercambiar funciones en un mismo dron de forma fácil y rápida, conscientes de que la revolución de los drones no ha hecho más que empezar.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria