Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Grandes sacos para empaquetar ‘a la carta’

Dajusa comenzó en Zamora su andadura en el sector de los embalajes y los envases hace ya 16 años. Hoy comercializa a la carta sacos de grandes dimensiones a más de 2.000 clientes de toda España y se abre paso en el mercado europeo.

JOSÉ LUIS CABRERO
10/12/2018

 

David Alonso y Julio Durán crearon en el año 2002 en Zamora la empresa Dajusa, dedicada a la comercialización de envases y embalajes, valiéndose de la experiencia previa que ambos tenían en otra empresa del sector y con la intención de aprovechar que era un campo en expansión. Hoy, 16 años después, sus productos llegan a más de 2.000 clientes de toda España y maneja cada mes diez contenedores de 40 pies high cube, (que admiten una carga de más de 28 toneladas), en los que llega la producción fabricada en India.

La empresa se ha especializado en la fabricación y comercialización al por mayor de big bags (grandes sacos) y sacos de rafia realizados con polipropileno, un derivado del petróleo que da lugar a un sistema de embalaje que se encuentra plenamente introducido en el ámbito de la distribución y la logística. Sin embargo, con la intención de incrementar el servicio al cliente, su catálogo se extiende también a otros productos como film estirable, mallas antihierba o plásticos de solera.

David Alonso, gerente de la compañía, asegura que parte del éxito alcanzado por Dajusa se encuentra en la filosofía que mantienen desde la creación de la empresa. «Ofrecemos, como un valor añadido, el servicio directo y personal al cliente para darle un producto diseñado a la carta que pueda dar respuesta exacta a sus necesidades, y crear y servir un embalaje que se acomode a su actividad».

De hecho, los big bags, que constituyen actualmente el 80% de la facturación de Dajusa, tienen múltiples opciones. Se puede determinar la capacidad de carga de cada saco, desde 500 a 3.000 kilos; el tipo de boca que precisa el producto que se va a transportar o almacenar; el fondo que debe tener, ya sea plano, con boca de descarga o con apertura total; el tipo de confección, si el tejido con el que se hace es normal o ventilado, algo que reclaman algunos productos agroalimentarios, e incluso el número de asas que debe tener o si hay que reforzar las costuras para evitar fugas de material o es necesario añadir una bolsa interior al big bag o fabricarlo con laminación para impermeabilizarlo.

Sirven sacos especiales para manipular amianto o materiales peligrosos, con solapas interiores para ofrecer mayor seguridad en el almacenaje o con tapas de diferentes tipos. Los sacos se pueden servir con etiquetas personalizadas y con estampaciones que identifican el producto que se transporta o almacena y la empresa a quien se dirige.

Dajusa fabrica los envases de polipropileno fundamentalmente en India. «Se trata de un producto intensivo en mano de obra y ahora mismo es inviable fabricarlo en España, si no seríamos los primeros en hacerlo. Por eso nuestro valor añadido es el servicio al cliente buscando acuerdos estratégicos con quienes saben fabricar bien», añade el gerente.

La empresa diseña desde Zamora los productos y «marca la pauta» al fabricante estableciendo desde la lista de materiales hasta los certificados con los que se han de servir las piezas acabadas. «Para nosotros es importante, fundamental, la calidad, hasta el punto de que el año pasado sacamos el registro sanitario para vigilar la trazabilidad del producto».

Aunque actualmente está fabricando en India, empezaron a importar los envases y embalajes desde Turquía e incluso llegaron a constituir, junto a un socio local, una empresa en la frontera con Siria que destinaba la mitad de su producción a la distribución entre clientes de España. Aquella experiencia terminó y Dajusa hoy importa de Turquía únicamente los productos plásticos, un departamento para el que David Alonso augura un corto periodo de vida. «No es nuestro negocio», apunta.

El mercado de los productos de Dajusa se encuentra preferentemente en España, donde va a parar el 90% de su producción, mientras el 10% restante se distribuye en diferentes países de Europa. Con Cuba y Méjico también han tenido alguna experiencia comercial, aunque ha sido residual. «Nuestro mercado está muy atomizado, tenemos muchos clientes pequeños porque eso nos da la posibilidad de cuidarlos y, además, se reducen los riesgos».

Big bags y sacos de rafia se emplean en todo tipo de sectores y productos, desde construcción, para áridos, cementos, morteros, piedras ornamentales o escombros, que probablemente es la actividad que tiene mayor visibilidad en la calle, hasta productos hortofrutícolas, químicos industriales, sal, azúcar, cereales y piensos, reciclaje de neumáticos, fertilizantes y abonos, minerales, biomasa o incluso la construcción de refugios de alta montaña.

David Alonso se muestra convencido de que este tipo de envases tienen un largo recorrido y terminarán por desbancar a los contenedores rígidos. «Los big bags juegan con la baza de que desde el punto de vista medioambiental son biodegradables y, además, el mercado ha depurado a muchas empresas que solo jugaban con el precio».

De cara al futuro, Dajusa apuesta por centrarse cada vez más en los big bags, en los que la innovación se orienta, fundamentalmente, a la reducción de costes.

De manera paralela, la empresa está desarrollando un proyecto de investigación y desarrollo para aplicar un sistema de paletización ecológico que pueda sustituir al film que se emplea actualmente. Está «avanzado y en pruebas», precisa, y se empezará a probar en una empresa de alimentación. «Nuestro compromiso con el medio ambiente es firme y, además, creemos que es la línea que va a seguir en el futuro el negocio relacionado con los envases y embalajes».

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria