Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LAS CARAS DEL ÉXITO / Cobadú

Un gigante al servicio del agricultor y el ganadero

Z Cobadú, con más de 10.000 socios y comercializando el último año más de 600 millones de kilos de piensos, se ha convertido en la segunda cooperativa agraria de primer grado de España

JOSÉ LUIS CABRERO / ZAMORA
13/08/2018

 

Licenciado en Veterinaria por la Universidad de León, ganadero, socio fundador y director general, desde 1981, de la Sociedad Cooperativa Bajo Duero (Cobadú). Rafael Sánchez Olea, (Valladolid, 1950) es la cabeza visible de un gigante que no deja de crecer y quien ha convertido lo que inicialmente fue una fábrica de piensos compuestos para ganado porcino en la mayor cooperativa de Castilla y León, tanto en número de socios como en facturación, y en la segunda cooperativa agraria de primer grado de España.

Las cifras que reflejan la evolución y la actividad de Cobadú son apabullantes. Los 380 socios de Zamora que pusieron en marcha la cooperativa impulsada por los Servicios de Extensión Agraria son hoy más de 10.000 y se extienden por seis de las nueve provincias de Castilla y León, (salvo Burgos, Segovia y Soria) y cuenta en Portugal y Extremadura con más de 4.000 clientes añadidos. Fue a partir de 1985 cuando se inició el incremento de socios que facilitó la viabilidad de la empresa, explica Sánchez Olea. Se rebajó la cuota de entrada, que se mantiene hasta hoy y que permite que cada año se incorporen cerca de 500 nuevos socios a la cooperativa.

Partió con 139.000 euros de recursos propios y dispone actualmente de más de 45 millones de euros. Los siete trabajadores con que se inició la actividad de la cooperativa han crecido hasta los casi 200 empleos directos.

La entrada de nuevos socios puso casi en marcha de manera inmediata la apertura de nuevas actividades. En 1985, recuerda, se inició la comercialización de productos zoosanitarios y se empezó a recoger cereal para dar servicio a los socios. Los 500.000 kilos de cebada de aquel primer año se han ido incrementando desde entonces y, en campaña, entran cada día a la fábrica siete millones de kilos.

La reestructuración veterinaria de los años 90 inspiró a Cobadú para poner en marcha servicios propios y actualmente cuenta con 21 profesionales en plantilla. La disminución en la comercialización de lechones y la necesaria integración del porcino fue acompañada por un proceso imparable por el que Zamora se posicionó como primera productora de ovino de leche, de ahí que la cooperativa pusiera en marcha a lo largo de esa década la primera planta para mezclas forrajeras, un secadero de cereal, un laboratorio de calidad y la segunda fábrica de pienso. La compra de Fertiblend le permitió introducirse también en la comercialización de abonos y de combustible para el profesional. «Fue un momento decisivo para Cobadú porque se apostó de manera decidida por la diversificación y eso nos permitió dimensionarnos», explica Rafael Sánchez. Ni siquiera las crisis alimentaria, de los distintos sectores agropecuarios o la financiera y económica de principios de siglo, frenó el crecimiento de la cooperativa.

La crisis de las vacas locales se vio como una oportunidad para iniciar la comercialización de carne de vacuno, que hoy alcanza los 40.000 añojos al año en canal, y del resto de la producción ganadera de los socios, ya sea leche o carne de cordero, ternera y porcino, tanto ibérico como de capa blanca. Reconoce que fue una apuesta que tuvo buenos resultados. De hecho, añade, la producción y venta de piensos y la comercialización de productos ganaderos tienen hoy un peso parejo en la facturación final de la fábrica, cifrada el pasado año en 308 millones de euros.

Fue una década complicada en el sector agrícola y ganadero pero Cobadú mantuvo la inversión para crear una deshidratadora de forrajes que permitiera aprovechar la alfalfa como cultivo alternativo a la remolacha, construir una nueva planta de mezclas de abonos y el primero de los cuatro gasocentros con los que cuenta. De manera paralela, se pusieron en marcha servicios complementarios como una tienda, seguros, telefonía móvil y neumáticos.

En los últimos siete años se ha construido una segunda planta de fabricación de mezclas forrajeras, un nuevo secadero para maíz y una tercera fábrica de piensos que les ha permitido iniciar una nueva línea de producción para alimentación del sector avícola.

Las inversiones en Cobadú, dice su director, han sido siempre estables y sostenidas. «En los últimos diez años se ha invertido a razón de cuatro millones de euros en cada ejercicio y tenemos una inversión acumulada que supera los 87 millones de euros».

A la hora de analizar las claves del éxito de la cooperativa, Rafael Sánchez Olea lo tiene muy claro. La estabilidad, con una escasa rotación tanto en la parte ejecutiva como representativa , que siempre han estado separadas, es una de sus señas de identidad. «Lo mismo ocurre con los trabajadores, que entran jóvenes y se quedan en la fábrica, se puede decir que tenemos cantera y no hacemos fichajes estrella», apunta. Esa estabilidad, «genera una gran confianza que se extiende a todos los sectores».

Pero, además, la inversión constante y la diversificación «siempre dentro de la producción, sin hacer experimentos o asumir riesgos innecesarios, con mucha prudencia», apostilla, han contribuido también a su supremacía dentro del cooperativismo agroganadero. «Hacemos lo que sabemos hacer».

No olvida Sánchez Olea mencionar también la capacidad de conocer y reaccionar ante las nuevas situaciones, tanto internas como externas, e incluso habla de la ubicación de la central. Aunque Cobadú cuenta con 15 almacenes distribuidos por Castilla y León y Extremadura, la central se encuentra en Moraleja del Vino (Zamora) donde se concentra la fabricación. «No sólo estamos cerca de la zona de aprovisionamiento de materias primas, en un área muy bien comunicada, sino que al centralizar la producción en unas instalaciones únicas podemos aprovechar muchas sinergias».

La marcha de Cobadú sigue imparable. Este ejercicio espera crecer entre un 10% y un 12%, mientras sigue adelante con la construcción de nuevas naves para almacenamiento y la mejora de las instalaciones productivas, así como la creación de un área comercial que permita reducir la saturación de movimiento y actividad que hay en la zona fabril.

LA FICHA DE LA EMPRESA

Historia.

Fue impulsada en 1982 por 380 socios como una fábrica de piensos compuestos para porcino. Empezó con 7 trabajadores y hoy emplea a cerca de 200.

Producto.

Dispone de 43 hectáreas de superficie. Procesa cada año 300 millones de kilos de cereal y cada día salen de la fábrica entre dos y dos millones y medio de kilos de pienso. El año pasado comercializó más de 600 millones de kilos.

Socios.

Actualmente cuenta con más de 10.000 socios, preferentemente en Castilla y León, y cada año se incorporan a la cooperativa 500 nuevos miembros.

Facturación.

El ejercicio anterior alcanzó una facturación de 308 millones de euros, la más alta de su historia, y la previsión es que este año pueda crecer entre un 10 y un 12%, lo que situaría la facturación en más de 335 millones de euros.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria