Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EUROPARQUES

Un crucero a ‘ras’ del Duero

David Salvador gestiona desde hace 25 años la empresa que organiza rutas fluviales y ambientales en Arribes del Duero y el lago de Sanabria. Cada año 70.000 viajeros surcan las aguas del río que vertebra la Comunidad y el mayor lago de origen glaciar de toda Europa.

JOSÉ LUIS CABRERO / ZAMORA
11/06/2018

 

A un lado, Portugal, con la localidad de Miranda do Douro en lo alto del acantilado; al otro, la comarca zamorana de Sayago, que se precipita al Duero en medio de grandes moles de granito. En este escenario desarrolla gran parte de su actividad la empresa Europarques, que gestiona los cruceros ambientales de los Arribes del Duero y el Lago de Sanabria, un proyecto en plena madurez, a punto de cumplir 25 años, y que cada año atrae el interés de más de 70.000 personas, lo que le convierte en una de las grandes propuestas turísticas y ambientales de la región.

El germen de Europarques se encuentra en la sociedad para el estudio y defensa de la naturaleza Ocellum Durii, creada a finales de los años 70 por ocho personas interesadas en «trabajar en la conservación del territorio cuando ni siquiera existía todavía la palabra sostenibilidad», explica David Salvador, uno de los integrantes de Ocellum Durii, cabeza visible de Europarques Hispano-Luso y coordinador de este proyecto entre España y Portugal, donde la empresa adquiere el nombre de Centro de Turismo Ambiental Luso-Espanhol.

Con esa primera asociación empezó a organizar rutas ornitológicas por el Duero y esos primeros intentos de aprovechar los recursos turísticos que ofrece el río y su entorno fraguaron en 1994 con la botadura del primer barco para realizar cruceros ambientales en Arribes del Duero, en las aguas internacionales que siguen labrando el tramo más espectacular del cañón fluvial, entre Miranda do Douro (Portugal) y Villardiegua de la Ribera (Zamora).

«La dificultad de aquella primera iniciativa fue que no existía nada, que era algo totalmente nuevo. Se empezaba a hablar de agroturismo primero, de turismo rural después, pero estaba todo por hacer y la idea de un crucero por el Duero como un recurso para descubrir los atractivos naturales y medioambientales de la zona sonaba muy raro».

Sin embargo, la aceptación desde el principio, según reconoce, fue buena, con 2.000 visitantes el primer año y un crecimiento sostenido que parece haber alcanzado su cota máxima con los 70.000 turistas contabilizados en cada ejercicio desde hace años.

Aunque el proyecto ha ido cambiando y creciendo en estos casi 25 años, el concepto transfronterizo está en sus genes. «Las aguas del Duero son internacionales, una orilla es España y la otra Portugal, era imprescindible plantear el proyecto como algo común», añade.

De hecho, en 2002, y en el propio barco, se firmó el acuerdo que daría lugar a la Estación Biológica Internacional, inspirada en la Carta Europa de Turismo Sostenible, y un convenio con cinco universidades. Esos acuerdos fueron ratificados cuatro años más tarde por los ministros de Exteriores de España y Portugal.

También forma parte de la genética de la empresa concebir la actividad turística y lúdica como una oportunidad para lograr la sensibilización sobre la necesidad de conservar el espacio natural.
«Creo que eso lo hemos ido consiguiendo y realmente es uno de los pilares del éxito del proyecto porque se hace partícipe al público del trabajo que hay detrás», señala David Salvador.

Lo recaudado con los tickets turísticos se invierte en proyectos de conservación e investigación. A lo largo de estos años, añade, se han realizado muchos, pero destaca el puesto en marcha en el año 2013 que ha contribuido a la recuperación del águila de Bonelli.

«Se compraron cinco hectáreas de acantilados en los Arribes del Duero y se reintrodujo el conejo, lo que permitió a una pareja de águilas sacar adelante dos pollos, algo que no se había logrado en los cinco años anteriores».

En el año 2011 se botó un segundo barco, esta vez en el lago de Sanabria, con la misma filosofía: el estudio y la conservación del entorno, mientras se ofrece al visitante una actividad turística vinculada a la naturaleza y se le dan las pautas para valorar el espacio en el que se desarrolla. «Son viajes turísticos pero también educativos, divulgativos y sensibilizadores».

Aunque, tal y como señala David Salvador, llevaban años trabajando en la navegación sin impacto a través del barco de Arribes del Duero, el del lago de Sanabria fue el resultado de un innovador diseño tecnológico para sacar adelante el primer catamarán eólico solar del mundo «con cero emisiones, cero residuos, cero efluentes y cero decibelios de sonido sobre la tasa de ruido ambiente».

El turista que sube al barco del lago de Sanabria, el mayor lago de origen glaciar de toda Europa, es invitado a cerrar los ojos para percibir las primeras sensaciones «y cuando los abre se da cuenta que ha empezado la navegación sin haber sentido ningún ruido».

En ambos barcos se ofrece al turista la posibilidad de reconocer la flora y la fauna del entorno fluvial o lacustre, de participar en experimentos para conocer el contenido del plancton que hay en las aguas o de ver en directo el fondo, mientras se abordan también aspectos etnográficos y culturales.

En el caso de Arribes la interpretación es fundamentalmente terrestre y se enlaza con la historia del contrabando entre España y Portugal, mientras el barco del lago se centra en el conocimiento subacuático y en las leyendas que hay en torno a él.

Recientemente han abierto Douro Valley Shop, una tienda con productos de calidad elaborados por productores locales en ambas orillas del río, y han puesto en marcha una línea de atención para turistas VIP.

David Salvador ve el futuro con optimismo. En los próximos años Europarques pondrá en marcha un proyecto de agricultura ecológica para experimentar con la calidad de productos como la miel y el aceite que espera producir en los bancales del siglo XVIII descubiertos en los acantilados adquiridos para un proyecto de recuperación animal.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria