Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

HORNAZART

Bocado de hornazo, agasajo con historia

Hornazart es una de las empresas de referencia en la elaboración de este contundente alimento en la provincia de Ávila. Cuatro generaciones de panaderos amasaron su historia. De sus instalaciones en Muñogalindo salen cada año cerca de 90.000 kilos de hornazo para toda España.

ANTONIO GARCÍA / ÁVILA
29/01/2018

 

El hornazo es un producto asociado fundamentalmente a la Semana Santa, aunque en los últimos años su consumo se ha extendido a prácticamente todo el año. De hecho, y aunque pueda resultar paradójico por su contundencia, el hornazo cada vez se demanda más en verano, por su comodidad para llevar a cualquier lugar mientras se disfruta de un viaje o de un entorno natural durante la época estival.
La historia de este manjar, degustado fundamentalmente el Domingo de Resurrección, tiene que ver precisamente con la religión, ya que su definición es: «Agasajo que se hace al predicador de la Cuaresma el día de Pascua». Y ello, porque hace años se obsequiaba al sacerdote en esas fiestas con los productos más típicos.

En el caso de la provincia de Ávila, más concretamente en la comarca del Valle Amblés, próxima a la capital, los productos solían estar relacionados con las matanzas caseras, que es de donde procede el relleno, a base de productos de chacinería, de esta especie de empanada rellena de productos.
Sin embargo, existe otra leyenda algo más romántica que asocia el origen del hornazo con las labores de pastoreo. Según se cuenta, un pastor tuvo que atender al ganado mientras comía un trozo de pan y chorizo que tuvo que abandonar sobre una piedra. A la vuelta, se encontró con la sorpresa de que el sol había calentado su comida de una forma tan peculiar, que posteriormente dio lugar a este producto, especialmente conocido en las provincias de Ávila y Salamanca.

Estas historias son bien conocidas por Rafael Hernández, representante de la cuarta generación de panaderos y propietario de Hornazart, una de las empresas de referencia en la elaboración de este manjar en la provincia de Ávila, desde el municipio de Muñogalindo (369 habitantes), situado a 20 kilómetros de la capital.

Hernández recuerda cómo todo comenzó de la mano de Sergio Garrosa, tío de su padre, Rafael Hernández, recientemente fallecido a los 87 años. Fue el primero el que puso en marcha desde Muñogalindo una primera panadería, cuya actividad continuó de la mano de su padre quien, tras casarse, se hizo con las riendas de un negocio que situó en la travesía del pueblo, ya que a través de la N-110 son numerosos los viajeros que la atraviesan a diario.

Poco a poco, los hijos fueron tomando el relevo hasta que a finales del siglo pasado Rafael Hernández y Asunción Martín, su mujer, decidieron poner en marcha Hornazart en la misma localidad, teniendo en cuenta que se trataba de un negocio muy esclavo.

Tras ponerse por su cuenta y superar unos primeros años «difíciles», el negocio se fue consolidando como una referencia para los amantes de los hornazos, que representan en torno al 60% de la producción total de un negocio que también elabora empanadas -20%-, pizzas -15%- y roscones de Reyes en navidades -5%-.

Sin embargo, los hornazos son la seña de identidad de esta empresa que en la actualidad cuenta con 10 trabajadores, incluido el matrimonio propietario –autónomos-, y que a lo largo del año elabora en torno a 90.000 kilos de hornazos que ‘viajan’ por toda España, aunque fundamentalmente se quedan en Castilla y León, siendo Ávila y Salamanca las provincias de referencia.

La facturación total anual ronda el medio millón de euros, según comenta con las manos en la masa Rafael Hernández, quien destaca el hecho de que 2017 haya supuesto un crecimiento significativo en la demanda de los consumidores que, según sus cálculos, pudo rondar el 25%.

Hernández lo asocia fundamentalmente a la salida de la crisis y al hecho de que, desde el inicio de la complicada situación económica, Hornazart haya mantenido los precios de unos hornazos que pueden ser de medio, uno y dos kilos, aunque se han incorporado también las piezas individuales de 175 gramos.

Como señala la manida frase, aunque en esta ocasión no puede venir más a cuento, el secreto del éxito está en la masa, pero también en el resto de los ingredientes que conforman el típico hornazo abulense.

Según describe Rafael Hernández y reproduce la página web, el hornazo que se elabora en sus instalaciones está compuesto por una base de masa sobada hecha a base de leche, huevo, aceite de oliva, manteca de cerdo y algo menos de agua que hace unos años, debido a la cantidad de ingredientes líquidos.

En dicha masa se coloca una capa de rodajas de chorizo de la mejor calidad, no muy curado y rico en grasa; sobre el chorizo se pone otra capa de lomo troceado y adobado, salteándolo por encima con unas lonchas de panceta magra y curada.

Todo ello se recubre con otra capa de masa que se une a la inferior, a modo de bocadillo grandes, dejando todo el relleno crudo en el interior, para que al cocerse en el horno suelte su jugo en la masa, para lograr que el hornazo sea un manjar exquisito y nutritivo.

Según Hernández, aunque el punto álgido de ventas se produce en torno a la Semana Santa, cada vez se extiende más a todos los meses del año, lo que ha contribuido al incremento de las ventas.
Unas ventas que se centran en provincias como Ávila y Salamanca, pero también en Segovia, donde Hornazart cuenta con distribuidor, al igual que en Cáceres, Toledo… También Madrid es uno de los lugares con más ventas, debido a su proximidad con la provincia abulense y al hecho de que muchos originarios de Ávila viajen con este producto a la capital de España.

El incremento de las ventas también está asociado a la cada vez mayor demanda de las grandes superficies, que hacen que los hornazos lleguen a cualquier punto de España durante todo el año.
Lo buenos resultados harán que probablemente en torno al verano Hornazart estrene una línea más automática para elaborar especialmente la masa, que hasta ahora se sigue realizando de forma manual.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria