Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

RESISTIBLE

Ataúdes de cartón ecológico con «alma»

Tras dos décadas como artesano del cartón, Manuel Revilla encontró un ‘nicho’ en ese material tan «infravalorado»: renovar el ritual mortuorio con la fabricación de ataúdes ecológicos con «dedicatoria», donde los familiares puedan plasmar con tizas sus emociones

MAR PELÁEZ
02/05/2017

 

Es ineludible, «todos vamos a morir». Pero ¿te imaginas cómo será tu propio ataúd? A buen seguro, salvo si eres Drácula, pensar en esa tradicional caja de madera solemne te provoque escalofríos. A Manuel Revilla, un escultor del cartón, también y, por eso, buscó la fórmula de humanizar esa imagen, de romper tabúes y de ofrecer un ritual de despedida «único y personalizado».

¿Cómo? Convirtiendo el féretro, realizado en cien por cien cartón ecológico, en una enorme pizarra de colores suaves (azul, verde, malva…) donde los familiares puedan plasmar libremente con tizas sus dedicatorias, sus sentimientos, emociones, recuerdos… y donde tenga cabida hasta el dibujo del más pequeño de la familia.

Un «te quiero», un «nunca te olvidaré»… Es un gran libro de firmas que el fallecido se lleva hasta la mismísima tumba. Es, para Manuel, «una forma de volver al pasado, una alegoría de aquellos años de infancia», de corazones pintados, en este caso, no sobre paredes, sino sobre ataúdes.
Quería renovar el rito funerario, tan tradicional y encorsetado, «suavizar» el último adiós y transformarlo en un acto más participativo, más compartido, agradable, sensible y, a la vez, más respetuoso con la naturaleza. Y por los resultados, lo logró. Su producto «llama la atención» en los expositores de las funerarias y no deja indiferente a quienes se acercan a un velatorio.

Tras 17 años de experiencia fabricando todo tipo de mobiliario y objetos decorativos en cartón ecológico, en un «mercado muy competitivo», Manuel había encontrado un «nicho». Nacía de forma oficial hace dos años Resistible en Burgos con un lema: «Es una pena irse, pero es peor no despedirse».

Fue una conversación de café, hace unos cuantos años antes, la que le dio la pista: «¿Qué serías capaz de diseñar en cartón?». La respuesta, tras investigar las posibilidades de ese material en su propio taller artesano, fue un ataúd «innovador, singular y diferenciador», de cartón, pinturas y adhesivos biodegradables, sostenible con el Medio Ambiente, y que aporta un diseño novedoso, al mismo tiempo que una «experiencia única y personalizada» para los familiares que se enfrentan a ese trance.

Llamó a la puerta de la Fundación Caja Burgos de una manera impactante: «Hola, soy Manuel Revilla y todos vais a morir». Aquella presentación de su proyecto hizo reflexionar. «¿Y por qué no?».

En el mercado ya existían otros ataúdes de cartón ecológico, reconoce, pero «todos eran low cost»; todos se basaban en ofrecer una alternativa a la ‘caja de pino’ sin más aditivos que el componente económico. El suyo, en cambio, es «el único con alma». Y es que, para este burgalés de 44 años, el féretro de cartón sólo es «el continente». Él, como añadido, vende «experiencias».

Eligió el nombre de la empresa como «un juego de palabras». «Pero ¿eso aguanta el peso? Sí resiste», comenta al escuchar por enésima vez esa pregunta. «El cartón es un producto infravalorado» cuando en realidad, según explica, es ni más ni menos resistible que otros, todo depende de cómo se trabaje.

El ataúd de Resistible es producto del ensamblaje de una gran cantidad de láminas de cartón minuciosamente diseñadas. «Todo hecho a mano», por aquello de que es un material «muy difícil de mecanizar». La pintura de pizarra al agua y los pegamentos son igualmente ecológicos. En su interior huye del raso blanco. El cadáver descansa sobre telas orgánicas, biodegradables y certificadas, y un plástico igualmente ecológico. El relleno está confeccionado a base de maíz. Y para el sellado hermético ideó un sistema con cuatro pasadores situados en puntos estratégicos. El conjunto está registrado.

Sus féretros son «fiables», cumplen toda la normativa. Están «testados y homologados» para venderlos en todas las Comunidades autónomas. Están a la venta, para entierros o incineraciones, tras sortear pruebas de resistencia y de calidad «muy exigentes», asegura Manuel que tiene aún muy vivo el recuerdo de «tantos años de lucha para sortear trabas muy complejas y estrictas. Una locura».

Lleva poco tiempo en el mercado y es consciente de que hacerse un hueco resulta complicado. No descansa. Viaja de Norte a Sur de España, de feria en feria, en busca de compradores. Sus cajas han llegado ya a funerarias de Castilla y León, de Madrid, de Cantabria, de Aragón. Clientes potenciales no le faltan. 400.000 personas mueren al año en España (30.000 en Castilla y León).

Y, aunque a simple vista, las personas mayores pudieran parecer reacias a esta innovación, Manuel invita a «revisar clichés». «Nos sorprenderíamos», añade, mientras recuerda a una mujer mayor que, al ver un ataúd verde saliendo de la iglesia del pueblo, ya dijo que quería uno así para ella. O a esa niña de no más de seis años afanada sobre la tapa de la caja haciendo un dibujo en homenaje de su hermano; o aquellos nietos firmando sobre la caja del abuelo. «Esto no tiene edades, tiene sensibilidades», subraya Manuel, quien rehúsa hablar de cifras, aunque ya advierte de que estamos ante un «producto exclusivo».

Como exclusiva es también la otra línea de negocio que completa Resistible: Trofeos y regalos corporativos ecológicos para que empresas o entidades proyecten su imagen de forma tridimensional y «marquen la diferencia». Son piezas únicas que aúnan «ecología, diseño e innovación» y que están fabricadas a mano con cartones procedentes de bosques sostenibles, con pinturas acuosas y con cola libre de metales pesados.

Televisión española, la Universidad y la Cámara de Comercio de Burgos o la Federación Española de Aerobic fueron los primeros en encargar a esta micropyme, de dos personas, sus «esculturas de cartón». A ellos se sumó la Junta de Castilla y León para obsequiar a los mejores del deporte escolar.

Y mientras Manuel mima sus dos productos «antagónicos», toma una tiza y escribe sus anhelos: que Resistible «rompa barreras», las culturales y las físicas, conquiste al público español y al europeo.

La ficha de la empresa

Historia. Resistible nació hace dos años en Burgos, de la mano de Manuel Revilla, un artesano del cartón que llevaba 17 años diseñando y fabricando mobiliario y objetos decorativos en este material.

Producto. Fabrica ataúdes ecológicos de cartón sobre los que es posible escribir con tiza mensajes de despedida del familiar o amigo. Y además diseña trofeos y regalos corporativos.

Mercado. Sus productos están homologados para comercializarlos en toda España. Trabaja también para exportalos al extranjero.

Clientes. Aún está comenzando, pero entre sus clientes potenciales están los 400.000 españoles que mueren al año.

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria