Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CARACOLES DE GREDOS

Una apuesta por el ‘marisco’ de la tierra

No ha parado de crecer desde que en la primavera de 2013 Francisco Javier Fernández abandonara la brigada antiincendios para crear una granja de caracoles. Produce hoy ocho millones de toneladas que vende en cinco comunidades.

ANTONIO GARCÍA / ÁVILA
30/04/2018

 

Francisco Javier Fernández se lanzó a una piscina casi sin agua en la primavera del año 2013, cuando aún formaba parte de la brigada helitransportada de extinción de incendios, cuya base se encuentra ubicada en el puerto El Pico. Este ingeniero técnico agrícola por la Universidad Politécnica de Madrid decidió poner en marcha en aquel momento un proyecto tan original como arriesgado, basado en la producción de caracoles con fines comerciales.

Esta base de operaciones se encuentra en Arenas de San Pedro, localidad situada al suroeste de la provincia de Ávila, muy cerca de las provincias de Toledo y Cáceres. Y allí, en ese punto estratégico, nació hace ahora cinco años la granja ‘Caracoles de Gredos’. Todo comenzó como un proyecto fin de carrera sobre este molusco.

Esta aventura vinculada a la helicultura, es decir, a la cría racional en cautiverio de caracoles terrestres comestibles, con fines comerciales, obligó a Fernández a abandonar su trabajo en la base del puerto El Pico, ya que, como él mismo recuerda, resultaba «imposible física y mentalmente» compaginar ambas ocupaciones.

Esa incompatibilidad entre ambas labores le llevó a «apostar por el marisco de la tierra», apeándose así de «uno de los trabajos más gratificantes» de su vida en aspectos «tanto personales como relacionados con el medio ambiente», tal y como reconoce.

Su carácter decididamente emprendedor le hizo dar el salto en su momento y a finales de 2014 le llevó a dedicarse en «cuerpo y alma» a este negocio que lleva en solitario como autónomo, con alguna ayuda familiar y contrataciones temporales en los momentos de mayor demanda de este producto.

En esta zona del Valle del Tiétar, que cuenta con una climatología propia, se crían los caracoles en unas instalaciones que han ido creciendo desde los 3.000 metros cuadrados iniciales dedicados al invernadero y al ‘parque’ de engorde, hasta los 6.000 metros cuadrados actuales de extensión de cebo.

Materializando la forma de actuar de los caracoles, lentos pero seguros, Francisco Javier Fernández tiene previsto ampliar la zona de cebo hasta los 10.000 metros cuadrados en el plazo de un año. O eso es lo que espera, ya que, según asegura, «la legislación es lenta».

Sus instalaciones, ubicadas en la zona conocida como Dehesa de ‘Los Llanos’, en el paraje del ‘Guisandillo’, se completan con otra nave de cría de 70 metros cuadrados, climatizada para producir alevines, así como una nave más de almacenamiento y postcosecha, además de una futura nave de envasado.

Aunque en la actualidad trabaja él solo con la ayuda de familiares de vez en cuando y la contratación temporal de algunas personas cuando lo necesita, este año tiene previsto contratar a una persona a tiempo completo y a otra durante medio año. Todo ello como resultado del crecimiento que ha experimentado el negocio.

El negocio produce hoy ocho toneladas de caracoles al año, aunque vende más, y cuenta con tres líneas de comercialización. Por un lado están los granjeros de caracoles, a los que suministra alevines para que los engorden en sus propias instalaciones, así como reproductores. Además, imparte asesoramiento para que lo realicen de la mejor manera posible.

Por otra parte, vende al sector horeca –hoteles, restaurantes y cátering–, principalmente caracol en fresco. En este sentido, destaca el hecho de que suministra todo el caracol fresco a los supermercados Lupa. También proporciona su producto a restauradores y al cliente final. En este caso, caracol tanto guisado como al natural.

Según Fernández, aún no tiene cerrado el ciclo, ya que el embotado se lo realiza una empresa externa de Castilla y León. No obstante, está realizando obras para poder culminar todo el ciclo en su propia empresa, es decir, «desde que nace el caracol, hasta que sale en un bote de vidrio ya guisado, dispuesto para que sólo sea necesario calentar y comer».

En la actualidad sus caracoles se sirven en mesas de Cataluña, País Vasco, Madrid, Cantabria y de Castilla y León. Además, está trabajando para poder exportar a Hong Kong en un proyecto que según asegura, está «muy avanzado». En este contexto, apunta que ‘Caracoles de Gredos’ distribuye por su cuenta tanto en Castilla y León como en Madrid, mientras que para el resto de España contrata una empresa externa de transporte.

Francisco Javier Fernández reconoce que «poco a poco y a base de mucho esfuerzo» está creciendo con este negocio que inicialmente parecía arriesgado. Para ello, asiste a numerosas ferias de alimentación comarcales y nacionales, con el objetivo de «dar publicidad» a su producto, realizando in situ catas para los potenciales clientes.

Recientemente asistió en Barcelona a la feria Alimentaria, pero también a Gustoko, en Bilbao, de la mano de la marca de calidad Ávila Auténtica, de la Diputación provincial. Este mes de mayo tiene previsto acudir a la Feria Gourmet de Madrid. Francisco Javier Fernández no para de pisar el terreno, como sus caracoles.

 

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria