Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

HIJOS DE SANTIAGO RODRÍGUEZ

170 años de amor por los libros

Hijos de Santiago Rodríguez es la librería más longeva de España y la quinta de Europa. Hoy su quinta y sexta generación se han adaptado a diferentes retos como la digitalización y el comercio 4.0

D. ANDRÉS BURGOS
18/11/2019

 

En un mundo dominado por la inmediatez y la fugacidad, más aún en los negocios, es complicado encontrar una empresa que vaya ya por su sexta generación y que siga al pie del cañón. Este es el caso de la librería Hijos de Santiago Rodríguez que próximamente cumplirá 170 años y que es, por méritos propios, uno de los estandartes de la cultura y el comercio de Burgos.

La gran mayoría de los burgaleses ha traspasado en algún momento sus puertas para buscar ese libro complicado de encontrar o ese material de papelería que estaba agotado en el resto de papelerías de la ciudad y que había que llevar al colegio al día siguiente. Con su editorial ha sido un referente, ya no sólo en Burgos, sino en España y parte de Latinoamérica y hasta hace unos años elaboraba materiales escolares, así como libros de texto o de consulta. Hoy, centrados en el mercado literario, sigue siendo un punto de encuentro para todos los amantes de la literatura.

La historia de esta empresa familiar empieza con su fundador, D. Santiago Rodríguez Alonso, que en 1850 decide emprender su aventura empresarial. Originario de la localidad burgalesa de Isar, pide por adelantado a sus padres su parte de herencia para poder así establecer en la capital una pequeña imprenta que con los años se ampliaría a una librería y una editorial.

De esta manera, comenzó a imprimir para el colectivo de maestros de Burgos. Poco a poco fue tomando más importancia cuando sus hijos decidieron empezar a editar libros. Recorrían Europa buscando novedades para introducir en el mercado español y tal fue su trabajo, que consiguieron diferentes reconocimientos y premios a la labor editorial en varias Exposiciones Mundiales, como destaca Mercedes Rodríguez. En la tercera generación dieron el salto a Estados Unidos con libros para hispanohablantes y también a Latinoamérica. La labor editorial continúo con José Luis, padre de Mercedes, aunque a su muerte tanto la imprenta, como la editorial tuvieron que echar el cierre por no encontrar un sucesor. Además de todo ello, contaban con un extenso catálogo de papelería al ser proveedores de todos los colegios de Burgos y de las provincias de alrededor y fue pionera al contar con marcas de prestigio como Mont Blac, Faber Caster o Parker, entre otras.

Hoy, Mercedes Rodríguez y sus hijas Lucía y Sol Alonso, están al frente de la empresa familiar siendo la quinta y sexta generación respectivamente y continúan trabajando para seguir en un ‘negocio bonito y necesario’. Como comenta Lucía Alonso, «es una gozada ver que de vez en cuando entra a la tienda gente de fuera de Burgos y ven la enciclopedia escolar y los ‘cuadernitos de amigos’ y nos dicen que ellos estudiaron con eso. Hace unos años, un señor argentino nos trajo un libro (editado por Santiago Rodríguez) de finales del siglo XIX o principios del XX. Lo había heredado de su padre después de pasar por varias generaciones de su familia y que se había llevado a Argentina su tatarabuelo desde León. Venía con el nombre de su bisabuelo escrito a plumilla en la primera página y nos dijo que para él era como cerrar el ciclo de la vida de ese libro que había dado la vuelta al mundo y ahora le hacía ilusión que lo tuviésemos nosotros para que supiésemos lo importante que había sido para su familia el hecho de poder leer y poder aprender y las ganas que le dieron a su abuelo de buscar una vida mejor en otro país».

Han pasado los años, pero el perfil del cliente sigue siendo muy parecido. En la mayoría de los casos, son una nueva generación de familias que han comprado en Hijos de Santiago Rodríguez toda la vida. También hay personas que llegan nuevas a Burgos y, como destaca Mercedes, «contra lo que se dice, tenemos pandillas de gente muy joven que lo primero que regalan es un libro y luego ya compran otras cosas. Es algo muy bueno».

Hijos de Santiago Rodríguez ha sabido adaptarse a los cambios digitales. Desde hace años han optado por sistemas informáticos cada vez más ágiles para poder cubrir las necesidades de sus clientes y la venta online de libros tiene cada vez más peso. Como explica Lucía Alonso, el 80% de la venta por internet se hace para compradores de fuera de Burgos que buscan libros raros o difíciles de conseguir. Otro reto es el libro electrónico y como comenta Mercedes Rodríguez, desde el gremio de libreros se está buscando la manera de poner en marcha una plataforma de libros electrónicos de ámbito nacional, ya que no hay un canal de venta específico para ello y de momento son las editoriales las que tienen sus propias plataformas de venta.

Pero la gran amenaza del sector es la descarga ilegal de libros. «El libro electrónico no es competencia como tal, lo que daña es la piratería. Mucha gente que antes compraba libros ahora lo descarga ilegal y ese es el problema. Además, el que se lo descarga ilegal, lo va a seguir haciendo porque no es cuestión de dinero. Hasta ahora siembre ha habido unos lugares maravillosos que son las bibliotecas donde se pueden sacar libros de forma gratuita para llevártelos a casa y leerlos. Incluso te proporcionan dispositivos electrónicos que se pueden alquilar de manera gratuita si no quieres llevar un libro de papel. La piratería no es una excusa».

En Hijos de Santiago Rodríguez se pueden encontrar todo tipo de libros y de todos los géneros. Desde ensayo, libros de historia, manuales de consulta, literatura infantil, novedades en diferentes temáticas… pero, sobre todo, novela. Y todo ello para adaptarse a las necesidades de sus clientes y fomentar la lectura. Como hace hincapié Lucía, si no hay en tienda un título «procuramos encontrarlo y si no podemos conseguirlo, decimos donde puedes encontrarlo porque lo que queremos es que la gente lea».

Después de cerca de 60 años en la Plaza Mayor de Burgos, Hijos de Santiago Rodríguez cambió hace un año su ubicación a la céntrica calle Avellanos donde ha dado un giro de 180 grados al que era su concepto de atención al público tradicional, por uno mucho más accesible al público con un concepto mucho más moderno en el que el cliente tiene más libertad para buscar el libro que quiere, eso sí, con una atención especializada por parte del librero si no encuentra lo que busca. Como explica Lucía Alonso, el cambio «ha sido duro y bonito a la vez. Te vas a casa con la sensación de que lo estás peleando, de que estás defendiendo lo tuyo y que estás haciendo lo que puedes para seguir adelante. Aprendes, Hay veces que te confundes y metes la pata, pero creo que hemos hecho bien. Además, la calle Avellanos es una maravilla. Ahora entran más turistas. Antes, en la Plaza Mayor, la gente pasaba por allí pero iban de camino a otro sitio. Aquí la gente pasea. Viene mucho turista nacional, mucha gente del camino de Santiago y mucho turista extranjero que se queda sorprendido de ver una librería tan antigua».

Además de la faceta de librería en el más estricto sentido de la palabra, desarrollan otras muchas actividades con la literatura como epicentro. Junto a su tienda del Centro Comercial Camino de la Plata realizan periódicamente presentaciones, cuentacuentos e incluso, exposiciones fotográficas.
El secreto para seguir adelante después de casi 170 años es el «amor por el libro y el respeto por las generaciones anteriores y por el trabajo que hicieron, por no dejar que eso se pierda. Somos la única librería que sigue siendo de la misma familia», como explica Lucía. «Leer da mucha libertad y crecer rodeada de libros es un privilegio».

Como señalan tanto Mercedes como Lucía, aunque el futuro se ve un poco gris, igual que cualquier comercio, ellas van a seguir adelante «mientras podamos y Burgos nos siga comprando y siendo fieles. Esperemos que haya Santiago Rodríguez para rato».

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria