Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Bodega Vicente Sanz

Vicaral y las vías del tren

JAVIER PÉREZ ANDRÉS
13/04/2018

 

Hace un cuarto de siglo, Vicente  Sanz decidió apostar por la viti vinicultura en su pueblo, Valdestillas, un término vallisoletano marcado por la presencia de las vías del tren, las cañadas, el Camino de Santiago de Madrid, tres puentes sobre el río Adaja y decenas de caminos históricos y rurales. Incluso este pueblo fue citado por Cervantes y Delibes. Pepe, el perro que está siempre en la bodega, ladra cada vez que pasa el tren. El caso es que este can de raza ‘white terrier’ de pelo blanco ya se ha convertido en uno más de la familia, e incluso aparece en el staff de la empresa. Sin embargo, al final de su largo camino, Vicente se ha visto obligado a construir su nueva bodega lejos de su pueblo.

El majuelo de uva verdejo de Vicente y Alberto, su hijo –a su vez, biznieto de Santiago, un antiguo vinatero muy famoso de Villanueva de Duero- se ha quedado atrapado entre dos caminos de hierro: una paralela que dibuja la línea del AVE y el trazado del tren tradicional. Ambos cruzan por el término municipal de Valdestillas, en Valladolid, dentro del ámbito geográfico de la Denominación de Origen (DO) Rueda. Lo curioso es que, justo en medio, están las viñas que Vicente Sanz plantó en el año 2014 de la variedad de uva verdejo en espaldera. Son cinco hectáreas a las afueras del pueblo.
Aunque en Valdestillas su familia ya elaboraba vinos, Vicente entró a formar parte de la DO Rueda en 1991, como bodega y como viticultor. Desde entonces y hasta la fecha, es la única bodega que elabora vinos con DO en el pueblo y que está dentro del Consejo Regulador. Ahora, con la incorporación a la bodega de su hijo Alberto Sanz, Vicente se plantea la modernización de las instalaciones. Y resulta que sus cepas y el lugar donde pensaba construir la nueva bodega se han quedado ancladas entre dos vías de tren. Solo los viajeros pueden contemplarlas desde las ventanillas de los vagones.

Un total de 10.000 cepas cumplen su ciclo vegetativo cada cosecha en un claro y rotundo clima ferroviario. Por ese motivo, la nueva bodega -en la que entrarán las uvas de la vendimia de 2018- estará en el término municipal de Serrada; es decir, fuera de Valdestillas. La nueva firma se llamará Vicaral, como la marca principal de la bodega, que nace de los tres nombres de la familia: Vicente Sanz; su mujer, Carmen Garrido; y su hijo Alberto. La empresa familiar entra en una nueva etapa, aunque el viñedo propio -cerca de 50 hectáreas- seguirá en el término de Valdestillas, lindando con Serrada, en los pagos de El Monte y La Abuela, entre las vías. Alrededor de 40 hectáreas son de verdejo, con 23 años de edad media; seis hectáreas son de sauvignon blanc; cinco son viura y unas dos son de tinto, tempranillo y cabernet, que dejó de forma testimonial de una plantación mayor, injertada de uva blanca. Vicente Sanz ha crecido lentamente.

Todo empezó hace 20 años con alrededor de 50.000 botellas. Una década después, la cifra se triplicó y hoy comercializa alrededor de 350.000 botellas, de las que exporta un 10%, la mayor parte a Estados Unidos. De momento, este será el techo de producción de una bodega familiar que dará el salto en la próxima vendimia, con las nuevas instalaciones, que conseguirán sobrepasar el millón de botellas en los próximos años.

Para renovar definitivamente el proyecto vitivinícola, Vicente ha esperado la incorporación de su hijo Alberto. Durante estos años ha sido capaz de diversificar y, aunque la marca principal es Vicaral para los varietales de verdejo con DO, se suma una partida de verdejo que lleva el nombre su hijo, el verdejo Alberto Sanz; también el tinto Cañada Real y Miralba, de tempranillo y cabernet. Y un curioso vino blanco, elaborado con viura, verdejo y sauvignon blanc, que se comercializa como Vino de la Tierra de Castilla y León, al no aceptar el reglamento del Consejo Regulador esta trilogía varietal. El blanco, que está destinado a restaurantes chinos y consumidores de corte oriental, se llama Ihsus. Además, esta bodega de Valdestillas fue de las que apoyaron la elaboración de vinos espumosos, un tipo de elaboración que se incrementara en la nueva bodega.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria