Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Mesón Quevedo

Sensaciones portillanas

JAVIER PÉREZ ANDRÉS
14/09/2018

 

Se llama Cristina Alonso Quevedo y es portillana. Cada día abre las puertas de su establecimiento de hostelería en Arrabal de Portillo, cuyo caserío forma parte de la otra mitad de esa población vallisoletana que se asienta en el llano –arriba está la parte murada y el castillo-, rodeada de los célebres alfareros y sus hornos. No muy lejos de la cocina del Mesón Quevedo, que así se llama su local, abundan las tierras de labranza, muchas destinadas a la producción de ajos, entre otras hortalizas. Sin embargo, mucho más cerca del mostrador del Quevedo están los obradores, que siguen elaborando los célebres mantecados de Portillo.

Cristina lleva cinco años al frente del Mesón Quevedo. Sucedió en el negocio a sus padres, Rosa María y Francisco Javier –ya retirados-, de quienes aprendió buena parte de lo que hoy ofrece a sus comensales. Entre todos los platos, raciones y pinchos destaca la especialidad por la que el Quevedo es muy popular: el ‘marisco de Arrabal de Portillo’. Lo sorprendente es comprobar que, en el plato, conviven calientes y crujientes torreznillos con contundentes ajos fritos sin pelar. El resultado es una magnífica ‘sensación de placer y una divertida experiencia gastronómica’, que dirían los frívolos cantores de la ‘cocina del colorín’.

Lo cierto es que este es un bocado delicioso y, aunque parezca obvio, es curioso que a pocos se les haya ocurrido hacer algo semejante. Teniendo en cuenta que Portillo es célebre por sus ajos, lo más lógico y consecuente es que tenga protagonismo en las cocinas locales. Cristina lo practica con éxito. Sigue fiel a la cazuela de barro y ofrece de postre de mantecados. También son muy apreciadas sus anchoas crudas y aliñadas, así como un amplio repertorio de raciones de casquería: asadurilla, callos y morro, además de salchichas y morcillas. Todas las carnes –también los torreznos- provienen de la carnicería local. Aquí se puede comer por entre diez y doce euros con platos de cocina casera, algo que ya empieza a ser exótico por la dificultad de encontrar una comanda como la de Cristina en el Quevedo.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria