Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EMBUTIDOS | RIOSERAS

El secreto de una buena morcilla

Materias primas de la máxima calidad, elaboración cuidada manteniendo la tradición y mucho amor por el producto

DAVINIA ANDRÉS
13/09/2019

 

Si de algo se puede estar seguro, es que en Burgos la morcilla es mucho más que un simple producto de matanza y cada persona sabe perfectamente cuál es su favorita. Porque no hay un sólo tipo de morcilla, sino casi uno por cada pueblo. A unos les gusta más picante, a otros menos; a unos con más pimentón o con menos especias; a otros con más arroz, con menos cebolla… En conclusión, hay morcillas para todos los gustos.

Pero no todas las morcillas son iguales y, obviamente, el proceso de producirlas, tampoco es el mismo. En Embutidos Rioseras tienen una máxima: la tradición en los procesos. Manteniendo la misma forma de elaboración que tenían los abuelos en la matanza, atando las morcillas una a una, a mano; utilizando tripa natural y sin utilizar nada que desentone de la sangre, el arroz, la cebolla, el pimentón, la pimienta y, por supuesto, la tripa natural. Sin colorantes, ni conservantes. Todo en un proceso artesanal y con un cuidado extremo por la calidad de las materias primas.

La historia de Embutidos Rioseras empieza en 1972 cuando los fundadores, Fernando Díez y Candelas Sedano, comienzan a regentar una tienda de alimentación con una pequeña sección de carnicería en la calle Rey Don Pedro de Burgos. Allí, sus clientes comienzan a demandarles morcillas y es entonces cuando deciden empezar a elaborarlas ellos mismos. Para ello, cada uno aportó la manera de hacer las morcillas de su pueblo, en este caso las localidades de Villaldemiro y Rioseras. Fueron muchas las pruebas que hicieron contando con la colaboración de los propios consumidores, hasta que consiguieron dar con la morcilla que más gustaba a sus clientes y con esa receta secreta han seguido hasta hoy.

La demanda de sus morcillas se hizo cada vez mayor y finalmente empezaron a producirlas en su propia fábrica situada en Rioseras. Sus hijos comenzaron a echar una mano en el negocio familiar y abrieron un pequeño puesto en el Mercado Norte de la capital burgalesa, hoy regentado por su hijo mayor. Pasaron los años y llegó el momento de la jubilación y con ello se tuvieron que plantear un relevo generacional en la empresa, pero sus hijos mayores no estaban por la labor. Finalmente, en 2016, cuando Fernando y Candelas habían decidido poner a la venta el negocio, su hija pequeña, Ana María, decidió dar un paso adelante y hacerse cargo de la fábrica, y con ello, continuar el legado que habían comenzado sus padres.

A partir de ahí, como explica Ana María Díez, han conseguido dar un giro de 180 grados. «Hemos crecido mucho en estos últimos años, hemos hecho una renovación general de la marca, pero ha sido duro. Estoy muy contenta con lo que hemos hecho y toca seguir en la misma línea. Además, todo esto no sería posible sin un equipo comprometido. Somos una familia».

El secreto de las morcillas de Rioseras es su gran sabor y una textura suave, que las caracteriza y las hace únicas. Como hace hincapié Ana María, su producto es «ecológico y la gente lo tiene muy en cuenta. Antes la gente no valoraba la calidad porque venían de una cultura en la que todo era natural y casi artesanal. Ahora eso está cambiando y se valora mucho más que sea natural, casero, artesano y lo más saludable posible. Eso nos está beneficiando mucho porque no echamos aditivos a nuestros productos. No llevan conservantes, gluten, lactosa o soja». Pero esto no sería posible sin la exhaustiva búsqueda de las mejores materias primas entre productores de la zona, «intentamos que sean materias primas de kilómetro cero para minimizar así la huella de carbono y tomamos todas las medidas que podemos en el ámbito de la responsabilidad social corporativa».

Esta máxima la llevan a cabo con todos sus productos. Aunque la morcilla tradicional en tripa de vaca es su producto estrella llegando a producir más de 150.000 kilos al año, Embutidos Rioseras también elabora picadillo; chorizo fresco; chorizo curado en versión normal y picante; lomo, costilla y panceta adobados; y también preparan productos frescos como careta adobada o tira de costilla adobada para asar, entre otros.

Además, la apuesta por la innovación también es uno de los objetivos propuestos en el nuevo rumbo de Embutidos de Rioseras. La búsqueda de nuevos productos, como la morcilla de ciego de cerdo que lanzaron a principios de año y que está teniendo una gran acogida o el praliné de morcilla que llevaron al Salón Gourmet de 2017, son parte esencial del día a día de la empresa.

El trabajo bien hecho y la preocupación por mantener unos estándares de excelencia en todos los procesos, tiene su recompensa. Embutidos de Rioseras se alzó como ganador del 1er premio Cata A Ciegas de Morcilla de Burgos organizada por el Bar –Gastrotiendas El Pez en 2015 por su morcilla tradicional. Además, también han conseguido diferentes reconocimientos como la Estrella de Oro del Instituto para la Excelencia Profesional (Instituto Europeo de Normalización Empresarial) o la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo de la Asociación Europea de Economía y Competitividad.

El futuro de Embutidos Rioseras pasa por seguir ampliando su presencia fuera de Burgos. En estos momentos hay puntos en los que se venden sus productos en la costa mediterránea, País Vasco y Cantabria. Además, están estudiando la posibilidad de empezar la distribución próximamente en Madrid y expandirse hacia el sur, así como fuera de España. También las nuevas tecnologías son clave para ello y ya están preparando una tienda online donde adquirir sus productos, además de poner en marcha la posibilidad de implantar franquicias para conseguir ampliar su mercado.

En Burgos, donde la morcilla es parte de la cultura y la tradición, es muy importante encontrar un hueco en un mercado con productos tan parecidos, aunque ninguno igual al otro. Como dice Ana María Díez, «la gente que las prueba, repite y ya no quiere otra» y eso es algo para estar orgulloso.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria