Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GASTRONOMÍA

Las revolconas de San Antón

Restaurante Rural San Antón

JAVIER PÉREZ
05/08/2018

 

Es el único lugar de toda la vieja Vetonia (Salamanca, Ávila y Cáceres) donde a las patatas meneás o revolconas les ha salido una variante nueva, que hace plato y reconforta aún más: acompañándolas de un huevo frito con puntillas y una buena rodaja de lomo de la olla. Y, aunque no es una creación para alucinar, al menos muestra un interés por potenciar esa textura de patata machacada, de ahí lo de machaconas. Loli Jiménez es la autora de esta interpretación. Está claro que no ha inventado nada, solo ha añadido elementos comprensibles a la receta tradicional. Ella misma lo argumenta así: “Solo quiero que el que llegue hasta Villanueva de Campillo, al que hay que animar a venir, no se quede con hambre”.

Loli tenía claras tres cosas cuando, junto a su pareja, Jesús García, decidió poner en marcha un proyecto de turismo rural en su pueblo. La primera de ellas era que, de este modo, creaba una infraestructura de hostelería en Villanueva del Campillo. La segunda, que era la oportunidad de quedarse y apostar por vivir en su pueblo, creando puestos de trabajo. Por último, quería que el restaurante reflejara platos de la cocina tradicional abulense, pero también el potencial ganadero de su pueblo, que mantiene una buena cabaña de vacuno y unos cuantos rebaños de ovejas. Casi lo ha conseguido, aunque el restaurante no está abierto todo el año. En verano sí, aunque condicionado a la clientela de los alojamientos anejos al restaurante. El resto del año, solo los fines de semana, aunque conviene contactar antes para reservar y ser mejor atendido.

Las carnes rojas son la referencia de la cocina local. Loli dice a sus clientes que se asomen a la ventana y vean las vacas pastando en los prados; y, en la plaza del pueblo, el toro de piedra más grande de todos los verracos celtíberos de la Península Ibérica. Nunca falta un estofado de legumbres con alguna variedad de El Barco de Ávila y, casi todo el año, el cocido, algún queso de la zona, ensaladas, sopas, carrilleras, rabo, chuletones y postres elaborados. “Tengo algún tinto de garnacha”, dice Loli, “pero el problema es que no se piden”. Aquí se puede comer por 20 euros de media.

DIRECCIÓN: Villanueva del Campillo (Ávila).

TELÉFONO: 920 235 362.

PRECIO: 20 €, aproximadamente.

WEB: www.ctrsananton.es

Un plato y un restaurante

Revuelto de polifenoles

Cuestión de semántica. Está llegando el momento de comer a lo claro, de aclararnos sobre lo que comemos o, sencillamente, de que se aclaren de un vez quienes cobran por hacer comida. Acudo a un ejemplo con aires románicos. Es una gloria leer o escuchar a un experto en arte cuando describe sobre esa planta de cruz latina –y extiende sus brazos para explicarse mejor- , ese pícaro canecillo, el revoltijo figurado de una arquivolta, el ajedrezado de un capitel o señala el lugar donde sobresale la espadaña.

Con un poco de atención, sin entender de arte, si estás atento y tienes un mínimo de sensibilidad, puedes interpretarlo y valorarlo, creciendo culturalmente. Todo ello proporciona placer, satisfacción y sensaciones únicas.

Toda sensación de este tipo debe venir de algo que se comprenda y se entienda. Cuando alguien dice: “Ahí dan bien de comer”… empezamos bien. Expresión rotunda: dar de comer, que de eso se trata, como dar cultura viendo románico. No podemos seguir asistiendo a una escena que raya el ridículo. En algunos restaurantes de supuesta vanguardia, sentarse a la mesa es someterse a un examen que siempre suspendes, pues nadie, ni los más familiarizados, desciframos toda la retahíla de términos, técnicas, productos exóticos, hierbas y flores que nos ponen delante. Y no digamos el jueguecito de magia sensorial cuando dicen: “Que cada cual experimente, obtenga sensaciones e imagine, que es divertido”. Cada día desconfío más de la práctica totalidad de texturas, esas que no ofrecen fiabilidad de inmediato sobre la procedencia del alimento de donde dicen proceder. Trampantojos no, gracias.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria