Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

COVARRUBIAS

En la cuna de Castilla

La villa burgalesa celebra este fin de semana la Fiesta de la Cereza que llega a su XXXI edición. Una excusa perfecta para descubrir su belleza y rica historia

HENAR MARTÍN
12/07/2019

 

Entre los bosques de sabinares que bañan la zona sur que se extiende en la provincia de Burgos, en el conocido como Triángulo del Arlanza, se encuentra Covarrubias, una de las villas que ha sabido mantener en el tiempo su increíble legado histórico. La carretera que conduce a esta localidad incluida entre los Pueblos más Bonitos de España discurre un poco elevada sobre el río Arlanza, mostrando una impresionante panorámica de la villa y su valle.

La imagen del pueblo a la vera del río con el gran puente que lo une al barrio del Arrabal es realmente seductora e invita a no pasar de largo. El municipio se prepara para acoger durante este fin de semana la trigésimo primera edición de la Fiesta de la Cereza. Se trata de una cita en la que, además de exhibir las bondades de esta fruta, se organizan en torno a ella una serie de actividades donde destaca el Mercado Medieval con más tradición en la provincia burgalesa.

Organizado por el Centro de Iniciativas Turísticas de Covarrubias, allí podemos encontrar casi de todo: desde un té ‘moro’ hasta una gran variedad de quesos o de embutidos. Pero sin duda la gran protagonista lo ocupa la cereza.

La localidad es famosa por la calidad de esta fruta que posee un tamaño más pequeño de lo normal. En este día la gente del pueblo se engalana con sus trajes de época y saca a la calle las cerezas recogidas durante los días anteriores para ofrecerlas a los miles de visitantes que en ese fin de semana se pasean por la Villa, considerada históricamente como la ‘Cuna de Castilla’. En este mercado se involucra todo el pueblo, desde empresarios, hasta restauradores y vecinos.

No es raro contemplar luchas entre caballeros medievales, representaciones teatrales o caballeros paseando por las calles y plazas durante todo el día, acompañados por la música de fondo y una ofrenda a la Virgen de la Cereza. Son algunos de los múltiples actos que se organizan en el ‘día grande’ de esta fiesta estival y que tiene otro de sus momentos álgidos con la entrega de la Cereza de Oro y Cereza de Honor en la Casa de Doña Sancha. A lo largo de los 30 años de historia el Centro de Iniciativas Turísticas de Covarrubias ha reconocido a personalidades como Camilo José Cela, que fue personalmente a recogerlo en 1989, Moncho Alpuente o Luis Carandell.

La Fiesta de la Cereza invita a adentrarse a descubrir la riqueza histórica y cultural de la conocida como la’ Villa Rachela’. Los habitantes explican con orgullo a los visitantes que preguntan por el origen de este apelativo, que el significado del nombre proviene del hebreo y significa ‘mujer guapa’.

En cada piedra de Covarrubias se ha escrito una parte de la historia de Castilla. La villa presume de haber sido la primera ciudad con licencia de fortificación independiente al del reino de León. Esto se logró gracias al fuero que estableció el Conde Fernán González, que fundó la villa en el año 978 y que obtuvo del rey Ramiro II de León. Gracias a este fuero, Fernán González tuvo el permiso para construir fortalezas sin necesidad de licencia real.

El torreón, fechado en el siglo X, es uno de los ejemplos de la arquitectura militar defensiva mandada construir en para protegerse de las tropas de Almanzor. Resulta imprescindible visitar este monumento lleno de magia pues, según cuenta la leyenda, allí fue asesinada Doña Urraca por orden de su padre al tener un romance con un pastor.

Para disfrutar de un paseo entre sus calles hay que hacerlo con lentitud. Esta pequeña villa, con aire y espíritu medievales, es de esos lugares por donde hay que pasar varias veces, ya que siempre hay algún detalle, algún rincón que dejan poso y vuelven a merecer que dediquemos otra mirada. El Archivo del Adelantado de Castilla sirve de puerta de entrada al visitante. Se trata de un gran edificio renacentista mandado construir por Felipe II que cumplió las funciones de Archivo hasta su traslado a la villa de Simancas (Valladolid). Hoy lo ocupa la sede de la Oficina de Turismo. Desde allí el camino nos llevará hasta la Plaza del Ayuntamiento.

El entramado de las calles de Covarrubias es el típico que se encuentra en los pueblos castellanos. Su casco histórico fue declarado Bien de Interés Cultural. Gran parte de sus casas, ahora restauradas, conservan las fachadas originales, blancas con vigas de madera. Uno de los mejores lugares para admirar su belleza se encuentra en las Plazas de Doña Sancha y del Obispo Peña. Los soportales con tejados a dos aguas jalonan de mayor encanto a este escenario que tiene su máxima expresión en la Casa de Doña Sancha, del siglo XV.

Lo histórico y lo novelesco se funden a la par entre las callejuelas de piedra de este pueblo que impresiona al descubrir las múltiples rutas y caminos con la historia de por medio que lo atraviesan. Covarrubias pertenece al Camino del Cid, un itinerario turístico cultural que atraviesa España de noroeste a sudeste y sigue las huellas literarias e históricas de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. Partiendo desde Vivar del Cid (Burgos), la ruta sigue los pasos del famoso caballero medieval del siglo XI hasta llegar al Mediterráneo. Covarrubias se encuentra en el primer tramo del Camino del Cid, el del Destierro.

VÍNCULOS CON NORUEGA

Entre los miles de visitantes que acuden a visitar a este pequeño pueblo con gran historia no es extraño que encontremos a numerosos noruegos atraídos por otra de las historias cargadas de romanticismo y nostalgia que forman parte de la identidad de Covarrubias. La localidad está hermanada con el país escandinavo. Ambos territorios comparten vínculos históricos que se remontan al siglo XIII cuando la princesa Kristina, hija del rey Haakon, emprendió un largo viaje desde el puerto de Bergen hacia tierras castellanas para desposarse con el Infante Felipe, hermano del rey Alfonso X. La belleza nórdica falleció a los cuatro años sin dejar descendencia. Los restos de la joven, que tan sólo tenía 28 años cuando falleció, fueron trasladados a Covarrubias donde reposan desde hace siglos en la Colegiata de San Cosme y San Damián.

En 2011 la localidad burgalesa le rindió un sentido homenaje con la construcción de la capilla de San Olav, (patrón de Noruega) de tipo vanguardista, en un paraje conocido como el Valle de los Lobos, a 1,5 kilómetros del casco histórico de Covarrubias y que, con el tiempo, se ha convertido en un lugar de culto religioso y centro de peregrinación para numerosos noruegos. El santuario, que se pierde en un idílico paraje entre bosques frondosos, forma parte del Camino de San Olav que, tomando la Catedral de Burgos como punto de partida, recorre sesenta kilómetros a través de varios pueblecitos del legendario Alfoz de Lara, llegando a dicha ermita, en un valle que se abre desde la sierra de Mamblas hacia la vega del Arlanza pasando por Tierras de Lara.

UNA RICA GASTRONOMÍA

La gastronomía es otro de los atributos de esta comarca que pertenece a la Denominación de Origen del Arlanza. Sus ricas tierras y las condiciones climatológicas propias de la zona han dejado cmo resultado unos vinos lustrosos de calidad. Otra delicias gastronómica que bien merecen un reconocimiento es la olla podrida, un guiso típico de la zona donde se emplea la alubia roja local. El cerdo ocupa también un lugar destacado en la mesa rachela.

Llegado el invierno se celebra la Fiesta de la Matanza, donde se sacrifica un animal y se reparten chorizos, chichas, morcillas y tocino en una fiesta que concita a vecinos y forasteros y que se ha convertido en todo un reclamo turístico. Para aquellos a quienes les gusta probar la repostería de cada lugar, no deben dejar de probar los ‘besos’, nombre que reciben los dulces típicos de Covarrubias y que elabora como nadie la pastelería Raquel del pueblo.

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria