Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GASTRONOMÍA | POSADA DUCAL

Aires de mesón y porte palaciego

 

Eon cualquier punto de la provincia de Burgos -hablando siempre de la cocina tradicional, popular o local, dejo el término al gusto del consumidor-, es evidente que no pueden faltar una buena morcilla, un asado de lechazo y un Ribera del Duero. Todos ellos amparados, por fortuna, por figuras de calidad. Tampoco, una ración de queso fresco de Burgos y un buen plato de queso de oveja. Si a esto unimos las carnes rojas, las chuletillas, los escabechados de caza, unas buenas alubias rojas o raciones y platos tradicionales que van desde la tortilla o la ensaladilla a un buen ramillete de ensaladas, caracoles y sopas, estamos, sin duda, ante una comanda de un restaurante de cocina rural burgalesa. En definitiva, es lo que vamos a buscar cuando visitamos localidades que aparecen en todos los libros de arte, en todas las rutas culturales y, en especial, en la actual ruta del vino de la DO Ribera del Duero.

Cuando hace unos años Óscar García Siguero, nieto del que fuera el dueño del molino de Hontoria de Valdearados, decidió entrar en Peñaranda de Duero, acertó. La Posada Ducal era la mejor respuesta a un conjunto histórico artístico del potencial que tiene la villa medieval peñarandina. Óscar, al que todos conocen por ‘Salaverri’ acertó en el diseño, apostó por lo rústico y, a pesar de la resonancia de Palacio Ducal, ha sabido mantener la esencia y el aire de viejo mesón. Que es lo que encaja con el lugar que se ve desde el comedor y desde las ventanas de la posada, posiblemente uno de los espectáculos más fascinantes de la provincia de Burgos. En lo alto, el viejo castillo roquero; en frente, la picota, el rollo jurisdiccional; a la izquierda, el palacio de los Zúñiga y Avellaneda, con los artesonados más originales de Burgos; a la derecha, la colegiata de Santa Ana y, en el entorno, un trazado de calles entre las que se encuentra la farmacia de los Ximeno, con cuatro siglos ininterrumpidos de actividad.

Lo mejor es que Óscar, el nieto del molinero, no se ha salido de la linde. En su casa se puede comer por 25 euros de media por cubierto. Un buen negocio para los tres: para Óscar, para Peñaranda y la ruta del vino de la Ribera del Duero y, por supuesto, para el comensal.

 

Última hora

© Copyright Editorial Castellana de Impresiones SL
C/ Manuel Canesi Acevedo, 1. 47016 Valladolid. España
Contacte con nosotros: local.va@dv-elmundo.es

Editorial Castellana de Impresiones SL se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria